Con casi todas

Si lees esto y eres hombre conocerás la típica frase tanto por decirla tu o por oírsela a otro espécimen de tu mismo género: “necesito follar/echar un polvo esta noche/hoy como sea, me vale cualquier tía” o similares.

Si lees esto y eres mujer habrás dicho, pensado o sentido alguna vez la anterior frase o alguna similar (cambiando tía por tío) o, por lo menos, habrás aguantado y/o rechazado a algún baboso o salido sea amigo/conocido/desconocido en el trato diario, en alguna madrugada de fiesta e, incluso, por alguna web de contactos. Si no en tu caso personal seguramente porque viste la situación con una amiga.

Este texto quería escribirlo para reflejar mis impulsos sexuales respecto a las mujeres en general. Simplemente decir de mí que soy un chico español y, como bien está en mi perfil de autor, rondo la medianía de edad de entre los 20 y los 30 años.

No quiero ofender a nadie y perfectamente podría ser hombre o mujer y reflejar mis pensamientos sobre mi homosexualidad. Pero en mi caso soy hombre y reflejo los de mi heterosexualidad.

El título de esta entrada (“con casi todas”) quiero creer que resume bastante bien mi pensamiento sexual sobre las mujeres: practicaría sexo con casi toda mujer que veo en mi vida diaria.

Para no caer simplemente en esta típica frase que más de uno (o de una) seguramente habrá pensando y/o comentado alguna vez, quiero profundizar, por lo menos yo, en las razones/explicaciones del porqué afirmo eso.

Empiezo por aclarar lo de “casi”. Siendo realista y sincero ese “casi” excluye a más mujeres de las que haría referencia el título del texto. Sinceramente no puedo conocer a todas las mujeres, españolas o de fuera residentes en este país, de cualquier edad y empezar a clasificarlas en “sí”, “tal vez” y “no”.

Mi frase se refiere a las mujeres que veo cada día, no solamente conocidas sino también desconocidas, pero las de mi ámbito territorial más próximo al fin y al cabo. Dicho esto, puedo afirmar que la inmensa totalidad de mujeres con las que me cruzo de 70 años para arriba, 60 para arriba, 50 para arriba, 40 y hasta 30 para arriba no me las follaría… pero existen bastantes excepciones en esas edades.

Con esto quiero dejar claro que puede interesarme tanto una chica de mi edad, o más joven, o una mujer de 50-60 años siempre que tenga “algo” que me atraiga de forma sexual.

Es a esta altura de la explicación a la que quería llegar con lo de “con casi todas”: me follaría a toda mujer (de cualquiera edad) que despierte en mí algún interés sexual. Lo que se definiría como morbo (en su acepción sexual).

Explicar que el morbo, “mi” morbo, es simplemente el interés sexual que le tengo a una persona, en mi caso heterosexual, a una mujer.

La mayoría de personas que lean esto pensarán de mí que soy un salido o cosas peores… y puede ser, no lo niego. Pero lo pienso fríamente y lo que siento es lo que he dicho: “interés sexual por una mujer”.

Pienso en las mujeres más próximas a mí: ¿qué es ese “algo” que me atrae sexualmente hacia ellas? He sentido deseos hacia chicas/mujeres delgadas sin grandes pechos, con grandes pechos, guapas, normales, feas; chicas/mujeres con curvas sin grandes pechos, con grandes pechos, guapas, normales, feas; chicas/mujeres gordas sin grandes pechos, con grandes pechos, guapas, normales, feas…

¿Las edades? Adolescentes, chicas de unos años más jóvenes que yo, de mi misma edad, de unos años más mayores, de 30 y pico, de 40 y pico, de 50 y pico y alguna otra de 60 y pico…

Después de todo esto, os estaréis preguntando: ¿Cómo?, ¿Por qué?, ¿Qué me atrae de esas mujeres? Lo confesaré… 3 detalles (separados o juntos): físico, personalidad y/o curiosidad.

No soy el típico chico que necesita unos requisitos mínimos para querer acostarse con una chica/mujer. Por ejemplo: delgada, guapa de cara y buenas curvas (incluyendo buenas tetas y caderas). Otros dirán actitud provocadora, de pecho cualquiera pero con buen culo y fáciles de ligar. Otros elegante, madura y con buen cuerpo. Otros…

Para mí simplemente debe cumplir un requisito, una sola cosa que despierte en mí el morbo para tener ganas de practicar sexo con esa persona.

Cosas concretas, venga.

Lo primero, el físico. A mí, una chica con la que me cruce, si tiene una buena figura (piernas, caderas y pechos más/menos compensados) ya me atrae. Con lo de buena figura no es 90-60-90. Simplemente una buena figura, una figura normal en la que destaque algo como bien puede ser el bulto de sus pechos o unas buenas caderas o un culo que sobresalga.

También puede ser una cara bonita. Cara igual a ojos, labios, pelo y poco más. La chica puede estar gorda, tener unas caderas muy exageradas y pocos pechos que si tiene una cara que para mí es bonita, esa chica ya me tiene morbo.

Un buen pecho y, aún mejor, con un buen canalillo.

Un buen culo vestido por un buen pantalón vaquero apretado.

Dejando ya el tema físico. El segundo detalle: la personalidad.

Una de mis prioridades son las chicas tímidas. Las que se que son tímidas o las que presiento que lo son me atraen mucho y, si ya me atraen, pasan a mi lista de morbo.

También me pasa al contrario: chicas/mujeres que por como actúan y/o por lo que dicen y/o por las fotos que suben/cuelgan en sus redes sociales son (o parecen) lanzadas en el tema sexual… me atraen, me dan morbo.

Por último, chicas/mujeres que no tienen para mí ningún detalle físico y/o de personalidad destacable… Lo único que me queda en esos casos es mi curiosidad, en concreto, mi curiosidad por saber como estarían desnudas, como serían sus pechos, como sería su coño, su culo… y, sobre todo, como se comportarían en la cama: sumisas o dominantes, mucho grito o mas bien silenciosas, muy mojadas o mas bien secas… En definitiva, curiosidad por como follarían.

En resumen, hay pocas mujeres con las que me cruzo, a diario o semanalmente, que no las incluyo en alguna de estas 3 categorías o en varias a la vez.

Ya para ir finalizando, no penséis que soy un guaperas que liga todo lo que quiere ni tampoco me consideréis un “fracasado” en el tema sexual: he tenido mis experiencias con distintas chicas, algunas acabaron en sexo, otras en líos y otras en nada, como (supongo) todo el mundo.

Si le preguntarais a las chicas que me conocen, de vista o por trato, dirían o que soy guapete o normal, vulgar y/o corriente y otras feo. Habría de todo. Muy pocas (creo yo) o mas bien ninguna, confesaría, de primeras, que se liarían conmigo, mas que nada, por no quedar como unas guarras, frescas o como una mujer “fácil”.

Yo, en cambio, para el tema sexual o, tan siquiera, para la atracción hacia el sexo contrario, siempre que tengan algo que me atraigan, despertarán en mí un interés.

Por último, espero querido/a lector/a, que sea usted hombre o mujer, heterosexual u homosexual, se sienta, aunque sea, un mínimo identificado con lo que ha leído en esta confesión.

Un saludo.

riesgo69

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.