Maria jovencita tetona. Chantaje y violación.

Viernes, 2 de la madrugada, finales de junio,  en un pisito reformado del barrio de La Barceloneta,  está María recostada en el sofa. Su novio Carlos como todos los viernes queda para cenar y tomar unas copas con los compañeros de trabajo y siempre suele llegar sobre las 4 o 5 de la madrugada con unas copitas de más. A ella no le importa, a sus 21 años está preparando los exámenes finales del grado en fisioterapia y quiere dejarle espacio a su novio Carlos, para que no se agobie más de verla todo el día estudiando.

A las 12 de noche pensó “ya vale por hoy, qué diablos, necesito desconectar”, “hoy voy a tomarme yo también una copita” se dijo abriendo el congelador y sirviendo un vaso con hielo y vertiendo un buen chorro de Ron Añejo que le había regalado su amiga Puri al regreso de Santo Domingo, “veras como te gusta, es dulzón, pasa fácil, pero ten cuidado, se sube enseguida” le había dicho su amiga, dio un largo sorbo, mmm “joder que rico esta esto”,  “tu te vienes conmigo, serás mi pareja esta noche” se dijo cogiendo la botella con una mano y el vaso con la otra.

El apartamento era pequeño, salon-cocina separados por una encimera que hacía de barra desde el lado del salón, un dormitorio, un baño y su pequeño cuarto de estudio, la entrada daba directamente al salon, muebles sencillos de IKEA, un sofá amplio y un gran espejo de pared junto a la entrada, se quedó mirándose frente a él. ojerosa por las horas de estudio, de madre colombiana y padre español ha heredado los rasgos latinos de su madre; “no estoy mal” se dijo, morena de larga melena rizada, bajita, apenas 1.60. de pecho muy voluminoso, demasiado para su gusto, siempre ha tenido complejos al llamar demasiado la atención de los hombres, su cinturita delgada le hacía resaltar sus curvas y su culito redondo y marcón hace que ella a diferencia de los hombres prefiere verse de espaldas que de frente, “es lo que hay” se dijo.

“Buff, vaya bochorno de calor” se dijo viendo como le caían gotas de sudor por la frente,  llevaba el vestido rojo, de tirantes, veraniego, con un generoso escote de pico, ceñido a la cintura que le hacía resaltar sus curvas.

Se sentó en sofá y puso un disco de reggaeton, “pero que bueno esta esto, dios mío” se dijo apurando el licor del vaso y sirviéndose otro.  Después del tercer vaso noto como un sopor que le invadía, estaba sudando y un poco mareada, se notaba que no estaba acostumbrada a beber, pero qué diablos “un día es un día” se dijo.

Estaba contemplando las reformas del pequeño piso,”ha quedado bonito” pensó, apenas 60 metros, la puerta de acceso daba directamente al salón-cocina y desde allí se accedía al dormitorio, al baño, a un cuartito pequeño que utilizaba para estudiar y a una pequeña terracita donde aprovechaba para tomar el sol. Estaba en un edificio antiguo de dos plantas, con dos apartamentos por planta. Carlos, su novio, había encontrado curro de albañil en una pequeña empresa de reformas y su jefe Don José que había comprado el de al lado, le ofreció la oportunidad de comprarlo y reformarlo con su ayuda, fuera de horas de trabajo,  para que le saliese más barato y así lo hicimos, después de 1 año trabajando noches y fines de semana por fin teníamos nuestro nido de amor. En aquel momento no imaginaba lo caro que le iba a salir tener su nidito de amor pero una llamada se lo recordó, eran justo a las 2 en punto de la madrugada cuando le sonó el móvil a Maria;

-”¿Don Jose ocurre algo? ¿Carlos está con usted?”

-”Tranquila guapa, todo bien, Carlitos se ha emborrachado este viernes antes que otros” se oían risas al otro lado del telef. de un grupo de hombres “Quieres que te lo pase para hablar con el?”

-“Si, por favor “ pidió María, mientras al otro lado del telef. oida a Don José que le decía a Carlos “Carlitos, ponte que es tu novia, dile que te llevamos a casa ya que vas muy pedo”

Carlos se puso al telef. pero al momento María se dió cuenta que iba borracho perdido, apenas podía hablar “Caaarrii que vooyy muu pedooo, perdonaa” y le dejo de nuevo el telef. a Don José que siguiera la conversación;

-”Sigues ahi guapa?” escuchando la afirmación de María, “Pues ya le oyes como va,” se oyó la risa burlona de Don José “Te llamo porque lo tenemos que llevar a casa, va muy mal, y yo solo no puedo, asi que le he pedido a los chicos que me acompañen a llevarlo”

“Gracias Don José “  respondió María, que estaba un poco asustada, temerosa de este hombre, se había visto obligada a pagar con favores sexuales parte de las reformas del pisito, estaba atrapada, Carlos no sabía nada de eso y le aterraba que se enterara.  Normalmente los viernes cuando salía Carlos con sus compañeros y su jefe Don José, volvió bebido a casa, ella estaba convencida que Don José era el responsable de eso y cuando se quedaba dormido tenía que pasar al apartamento de al lado, el de Don José para “desahogarlo”, normalmente llegaba también con unas copas de más y enseguida se daba por satisfecho, muchas noches ni se le levantaba.

-“Sigues ahi bonita?” escucho de nuevo la voz de Don José,  “si, si” respondió María, espera un momento que salgo a la calle que hay mucho ruido aquí dentro “Ya estoy fuera Maria,  veras guapa te aviso antes de llevarte al cornudo de tu novio porque hoy me apetece verte muy sexy cuando te llevemos a tu novio, , es un caprichito, ya sabes que me conformo con poca cosa, verdad? Y tu me debes mucho si no queréis perder vuestro pisito, no es asi?”

Maria seguía mareada por el alcohol que había bebido, pero estaba asustada, Don José siempre se había conformado con verla, tocarla, que le hiciese una paja o una chupadita, le costaba mucho empalmarse y en 20 o 30 minutos se quedaba satisfecho, pero venir a casa con Carlos y los compañeros de trabajo era una cosa muy distinta;

-”Mire Don Jose, los dos le estamos muy agradecidos por el trabajo de Carlos y lo que nos ayudó con el piso, pero firmamos la hipoteca con usted en lugar de con un banco porque nos prometió que nos ayudaría. Sabe que cuando estamos a solas yo soy todo lo amable que usted quiere, pero Carlos no tiene que saber nada de esto, se lo pido por favor, nos vamos a casar en dos meses y nos queremos mucho, más tarde cuando Carlos se quede dormido en casa sabe que si usted quiere yo paso a la suya y le dejó contento, no se preocupe”

-El tono de la voz de Don José después de escucharla subió considerablemente “Escúchame bien ZORRA, el cornudo de tu novio va tan borracho que te prometo que no se va a enterar de nada si haces exactamente todo lo que te diga y sabes perfectamente que prefiero mirar para hacerme una paja que follar y ya me canso de hacerme pajas viendo siempre lo mismo, lo has entendido ZORRA?!

-Maria estaba pasando de tener un susto a la sensación de pánico “Como usted diga Don José, si me dice que Carlos está tan borracho y no se dará cuenta de nada, me pondre muy sexy para cuando venga, no tendrá queja, se lo prometo” Maria lo decía casi implorando, la rabia y la impotencia la estaban haciendo llorar.

Don José al otro lado del telef. se sonreía sabía que la tenía pillada y haría todo lo que le pidiese, estaba en sus manos, y el viejo pervertido se daba cuenta que podía pedirle mas, mucho mas, todo lo que quisiera y estaba dispuesto a comprobar esos límites esa misma noche;

-”Bien, eso está mejor Putita, ya se que te vas a poner muy sexy porque te vas a poner exactamente lo que yo te diga, sin rechistar, lo has entendido PUTA?  Si lo has entendido di lo que dices siempre cuando entras a mi casa, sino lo has entendido ves haciendo las maletas.”

Maria no tenía elección sino quería perder el piso y a su novio y cuando acepto el chantaje al que la sometia Don Jose, le dijo que cumpliria exactamente el contenido de la frase:

-“Señor, MARIA, LA PUTA TETONA DE LA VECINA, está aquí para lo que quiera, cuando quiera, como quiera y donde quiera”

-”Así es Zorrita, asi es, pues bien hoy me apetece que te pongas la camiseta blanca de lycra  que te regale, esa que te queda ceñida como una media, pero pontela sin sostén, para lucir mejor esas tetazas, veamos qué más, si ya se, la minifalda de colegiala de cuadritos rojos y negros le combinara perfecto y para ir a juego ya sabes que me gustas con medias negras altas al muslo, con encajes, que cojones todas las que tienes las he comprado yo así que cualquiera, y de zapatos tienen que ser rojos o  negros con esa falda y esas medias así que optaré por los rojos de tacón de aguja….mmm creo que se me olvida algo, veamos ….. ahh si ya se, no te pongas bragas, tienes un precioso felpudo negro que te tapa toda la raja. Eso es todo, ves que sencillo?. Ahora solo quiero oir la frase que dices siempre cuando te mando algo, nada más, ni una palabra más, ENTENDIDO?. Estaremos en casa en 30 minutos”

Maria estaba temblando, no era lo mismo vestirse así para el viejo en su casa que estar asi en casa cuando llegara su novio por muy borracho que fuera con sus 3 compañeros de trabajo y el jefe,  que iban a pensar de ella los compañeros de trabajo de Carlos? y si le decían algo después?, bueno quiza solo lo dejen en la puerta y se vayan enseguida, pensó, seguro que Don José solo quiere asustarla, estaba un poco quejoso últimamente porque no se le levantaba y le echaba la culpa a ella, todo esto pasaba en cuestion de segundos por su cabeza mientras Don José esperaba su respuesta y la respuesta sólo podía ser una;

-”Señor, SU PERRA está para obedecer  y complacer en lo que quiera”

Maria no obtuvo más respuesta, el pitido del telef. le avisaba que habían colgado y que tenía 30 minutos para prepararse, fue corriendo a coger la escalerita plegable que tenían para llegar al altillo del armario donde escondía una caja grande con todas las cosas que Don José le regalaba de ropa, lencería, juguetes, la caja era voluminosa, repleta ya de cosas, tenía que dejar los zapatos en bolsas aparte porque ya no le cabía. Ahora mismo no pensaba en nada más que en estar exactamente como le había pedido Don José para que no se enfadase, eso seria peor, mucho peor.  Después de un rato de bajar las cosas, seleccionar lo que necesitaba y volver a dejarlo todo como estaba tenía la camiseta de lycra, la minifalda, las medias y los zapatos rojos sobre la cama.

El mareo del alcohol parecía que se le había pasado con el susto, incluso el dolor de cabeza, se quitó el vestido que llevaba, el sujetador y las bragas, lo dejo todo sobre una silla que tenía en el dormitorio, comenzó a ponerse la camiseta de lycra, era elástica pero tan ceñida al cuerpo  que se le pegaba por el sudor, estaba sofocada por los nervios, “tengo que tranquilizarme” pensó.

Consiguió colocarla y se sentó en la cama para ponerse las medias negras, eran altas casi hasta la ingle con una banda encaje ancha de unos 4 dedos, bueno ya solo quedaba la minifalda de colegiala, no se la había puesto nunca, se la había regalado el viernes pasado cuando se marchaba de casa de Don José de Madrugada como la mayoría de los viernes,

Horror, le entró el pánico de nuevo, la minifalda era tan estrecha que si la abrochaba en la cintura donde le daba de sí, no alcanzaba ni para taparle de frente el coño por completo “maldito culo, todo me pasa por tener este culo y estas tetas tan grandes! Se acordo que tenia unos cuantos imperdibles grandes con los cuales quizás pudiese, sin emplear el botón de la cintura, bajar un poco la minifalda para que le tapase el sexo por completo, mirando de frente.

Se puso manos a la obra, busco la caja de los imperdibles y encontró uno que parecía suficientemente largo para que diera de si, lo paso por ojal del botón y lo cerró a la altura del botón, había ganado unos 3 centímetros que fueron de oro, la falda bajo lo suficiente para cubrir el sexo, bueno eso le pareció a simple vista, se puso los zapatos rojos de tacón de aguja de 10 centímetros “jodidos tacones” pensó, pero se los puso y se fue al cuarto de baño, Don José no le había dicho nada al respecto pero siempre quería que fuese con los labios pintados de rojo muy fuerte.

Fue al baño, se pintó lo más rápido que pudo y miró el reloj, “Dios mío, ya ha pasado la media hora, no puede ser”, le entró el pánico de nuevo, fue a mirarse al espejo de pared que tenía junto a la puerta de entrada.

La visión fue dantesca para ella “Dios mío, ayúdame”, se decía mientras se miraba al espejo, era lo más parecido a una puta de polígono o de carretera, la camiseta de fina lycra era de manga larga, el escote era generoso pero tenía un pase, pero se le pegaba al cuerpo como una media, sus sostenes por el  tamaño de sus pechos eran con refuerzos porque tenia todo grande, no solo la teta, sino unas aureolas oscuras que destacan en la lycra blanca como dos galletas maria y unos pezones puntiagudos y pronunciados que se marcaban como si llevase dos dedales en las tetas y por si fuese poco estaba sudando y la lycra tan fina con el agua se transparentaba, era como ir con las tetas al aire, no se quería agobiar, no quería sudar, pero cuanto más lo pensaba peor.

Tenía tendencia natural a inclinar el cuerpo hacia adelante por el volumen de sus pechos, pero con los tacones eso se acentuaba, por eso le daba la sensación que por delante la minifalda le alcanzaba para tapar el sexo pero cuando se giro se dio cuenta que por detrás ni siquiera le alcanzaba a tapar el culo por completo, no necesitaba  inclinarse un poco para enseñar el coño por detrás, un coño muy poblado de abundante vello negro, al estilo de los años 70 y todo porque a Carlos no le gustaba que se lo afeitarse ni siquiera recordarlo, temblaba para al más mínimo movimiento sus tetas se bamboleaban como si fuese un actriz porno de las películas de Russ Meyer, después de Supervixen, Megavixen y las que fuesen ahora estaba Maria Vixen.

“Tranquilízate María”, se decía “verás como llaman dejan a Carlos y se van, te harán pasar un mal momento y listo” se consolaba con estos pensamientos cuando sonó el timbre y se oían voces al otro lado de la puerta, estaba junto a la puerta pero tuvo un momento de indecisión, pero la insistencia del timbre le hizo decidirse, cogió la manija y abrió la puerta.

Conocía perfectamente a los 3 compañeros de Carlos, habían trabajado muchas horas en el piso durante el último año, y allí frente a ella estaba Carlos en el centro, borracho perdido, lo sostenían uno por cada brazo, Edu y Fer dos chavales de unos 25 años, detrás de ellos estaban Don Jose y Manu su hombre de confianza, un cuarentón de mal genio que hacía las veces de encargado de cuando no estaba Don José en el tajo.

Notaba los ojos de todos clavando sus miradas  en su cuerpo, pero nadie dijo nada, fueron unos instantes eternos.

Hasta que Don José tomó la palabra “Que pasa joder, apártate de la puerta para que entremos, no?” “Encima que le traemos el novio se queda ahí parada en medio de la puerta como una imbécil”

A Maria solo le ocurrió decir “Perdon, perdon, gracias por traerlo, dejadlo en el dormitorio sobre la cama y ahora le acuesto cuando os vayáis”

Los 5 estaban ya en el centro del salón, y Don José volvió a tomar la palabra “Que cojones, nada de eso, dejad a este inutil sentado en el rincón del sofá, con la borrachera que lleva no se despertara en bastantes horas” “Encima de traerlo no nos vas a ofrecer ni  una copita? Pero tu sabes la de horas que hemos metido todos de curro en esta casa?, Desgraciada, eres una desagradecida, me entran ganas de mandaros a la puta calle esta noche mismo, sabes que lo puedo hacer, cuando quiera, cuando me dé la gana, lo firmasteis, los dos, y os avalasteis mutuamente. No me toques los cojones que os quedais sin casa y sin trabajo esta noche mismo. Bueno este inutil seguro que no encuentra pero tu, MALDITA ZORRA DESAGRADECIDA, seguro que podrías trabajar de PUTA, la ropa ya la tienes. No os parece chicos?”

Todos rieron las palabras del jefe, Edu y Fer mientras habían colocado a Carlos en una esquina del sofá, María estaba pálida, sudaba, no se imaginaba algo así por parte de Don José delante de sus empleados, hasta la fecha había sido muy discreto. Maria no atinaba qué decir ni hacer “Perdone Don José, no quise molestarle, le estamos muy agradecidos , que quieren tomar, no tenemos muchas cosas pero lo que hay es suyo”

Don José se le notaba crecido, imaginaba que la tenía atemorizada pero no tanto, y esa misma noche cuando sus empleados le habían reclamado lo que les debía, se le ocurrió la idea de contentarlos con Maria, y de momento su plan funcionaba bien, ellos se habían olvidado de la pasta, como dice el refrán “tiran más dos tetas que dos carretas” y tetas, lo que se dice tetas Maria las tenía como cantaros. Asi que siguio marcando el territorio

-”Así está mucho mejor, eso me gusta más. Claro que todo lo hay en esta casa es mio, y no lo olvides, TODO. Joder, si hasta para tomarme un whisky en esta casa os he tenido que regalar yo varias botellas, Pon 5 vasos, 4 con hielo y uno sin hielo y trae un par de botellas, Vosotros tres acercaros unas sillas frente al sofá, poned la mesita de madera baja en el centro y dejadme el sofá para mi y la señora de la casa, con el inútil ya no cabe nadie más”

-”Por supuesto, Don José, ahora mismo lo preparo! atino a decir María, que a paso ligero se dirigió a zona de cocina, los pechos se le bamboleaban de lado a lado, pero ella solo pensaba en lo que le había pedido, abrió el congelador y sacó unas bolsas con hielo, preparó un bandeja, puso 5 vasos anchos y lleno 4 hielo, cogio dos botellas del whisky reserva que les había regalado Don Jose para cuando fuese a su casa, a Carlos y a ella no les gustaba, Carlos prefería el gin-tonic y ella el ron.  Ni se había percatado que Don José había ido tras ella cuando oyó su voz “Tienes unas tijeras?”, Maria vio las del pescado que tenía en la fregadera y le dijo “Estas le valen?”

-”Si pueden valer” dijo Don José cogiendolas al tiempo que con la otra mano se llevaba uno de los taburetes altos de la cocina, del lado exterior que hacia de barra de bar. Él fue delante de ella hacia el sofá y le dijo “Deja la bandeja sobre la mesita”

Carlos dormía la borrachera,  en el rincón del sofá, plácidamente, ajeno a todo lo que estaba pasando, los tres empleados en tres sillas frente al sofá, Maria ni se percataba de que el sudor le había empapado completamente la camiseta de lycra y se le transparentaba completamente el pecho. La visión de los tres teniendo a Maria inclinada delante de ellos dejando la bandeja con esas tetazas transparentandose los tenía babeando pero  Don José queria mas y se oyó su voz de nuevo, estaba de pie en el centro, y María se había quedado de pie después de dejar la bandeja en la mesa, delante de los otros 3.

-”Maria quiero que les digas lo mismo que dices cada vez que vienes a mi casa”

Maria, temblorosa y sudando no era capaz de articular palabra, miró a la cara a Don José como implorandole, pero temiendo su respuesta dijo;

-“Señor, MARIA, LA PUTA TETONA DE LA VECINA, está aquí para lo que quiera, cuando quiera, como quiera y donde quiera”

-“Eso es, lo tienes claro, no?”, maria asintió “Bien, sabes que les debes mucho a los compañeros de tu novio, han trabajado mucho en vuestro pisito, incluso tienen pendiente el cobro de una parte,  porque vosotros nos debéis mucho dinero, es así, verdad?”

-“Sí señor, les estoy muy agradecida” respondió Maria

-”Así es, y hoy vas a ser buena chica y les vas a pagar un poquito de lo mucho que les debes, verdad?”

-”Señor, no tenemos dinero, apenas nos alcanza para llegar a fin de mes con lo que nos queda después de pagarle a usted” apuntillo Maria

-”Lo sabemos  Maria, lo sabemos, por eso no quieren dinero hoy, tan solo ver que eres agradecida, amable y que reconocen su esfuerzo tambien, asi que les vas a decir lo mismo que me dices a mi pero en plural, y decirlo no por decir, decirlo porque lo vas a cumplir, lo has entendido Maria?

Maria asentía con la cabeza, sin decir nada, “estan jugando conmigo, solo se quieren divertir a mi costa” se decía y de nuevo la mirada con Don José le pedía una respuesta

–“Señores, MARIA, LA PUTA TETONA DE LA VECINA, está aquí para lo que quieran, cuando quieran, como quieran y donde quieran.”

Don José sonreía, se le veía feliz “Veis chicos, ya os decía que María era muy servicial”, “Ven aquí guapa, antes de servir las copas,tengo que hacerle unos retoques al vestido,  esa camiseta para salir por la calle te favorece pero en casa te sujeta demasiado las tetas y unas ubres como las tuyas hay que verlas colgando, que es como mejor se aprecian”

Maria pensaba, “que mas da, se me transparentan por completo, igual me da enseñarlas así que al aire” y dio el par de pasos que le separaban de Don José, este con las tijeras en la mano comenzó a cortar la fina tela de la camiseta desde el cuello, para ir dando forma a un exagerado escote que apenas le tapaba a la altura de los pezones dejando prácticamente las tetas al aire.

-”Mucho mejor así, te veo más guapa”mientras con el dedo índice y pulgar de cada mano, pinzó ambos pezones, haciendo que Maria se retorciera de dolor, “no te quejes tanto joder que se que te gusta” y dirigiéndose a sus empleados dijo “vais a ver que esta putita no tiene pezones, tiene dos pitones tremendos, duritos, mmm que chupetes mas ricos” dijo bajando la boca para lamer uno tras otro, mmm y después de chuparlos volvió a pinzarlos con los dedos y tirar hacia abajo, María estaba de pie frente a Don José y justo de espaldas a los otros 3, “Vais a ver que cosa mas rica esconde entre las piernas” dijo tirando de los pezones hacia delante y hacia abajo al mismo tiempo “Separa bien la piernas, PUTON, más, un poco más, ASÍ, ahora levanta bien el culo, yo te sujeto de las tetas, no te caes tranquila, enséñales bien el culo a los chicos y ese chocho peludo de GUARRA” Maria retorciéndose de dolor por lo fuerte que le retorcía las tetas  el viejo, con sus dos manazas, levantaba el culo todo lo que podia “Ni se te ocurra moverte PUTA, quieta así” le dijo, “Y vosotros a que esperais, acercaros joder, ese felpudo hay que palparlo para darse cuenta lo GUARRA que es esta ZORRA” “Venga coño revisad bien los agujeros y me decis si esta PERRA va mojada o no” “y tu PUTA,anímalos diles que te gusta que te soben, diles que lo hagan” Don José estrujaba con más fuerza si cabe las tetas de Maria mientras lo decía y esta dijo todo lo que se le ocurrió para cesase el dolor

-”Es verdad, soy una PERRA SALIDA, me gusta que me soben, que me toquen el culo y el coño, me mojo si lo hacen, SOY UNA GUARRA Y UNA CERDA por descuidar tanto mi coño, magreadlo de una vez por favor, pero me duelen, me duelen mucho las tetas, por favor, por favor tocadme, tocadme de una vez “

Los 3 se pusieron tras ella , dos a los costados y uno en la parte central, y 6 manos comenzaron a sobarle, el culo, el coño, los dedos entraban y salían, Pepe cogió la botella de whisky y regó las nalgas con él, mientras lo hacía metía los dedos de la otra mano en el ano y el coño alternativamente diciendo “La tenemos que desinfectar, a saber lo que se habrá metido por estos agujeros la muy PUTA”, mientras Don José había soltado las tetas y la sujetaba apoyado en sus hombros que tenía a la altura de la cintura” Vosotros dos, mientras le revisan los agujeros, podéis sobarle las tetas, veréis que ubres más ricas” Maria respiraba aliviada al librarse de las manazas de Don José que le habían causado un tremendo dolor en las tetas, los magreos de estos dos le parecían caricias en comparación.

Durante unos minutos estuvieron sobándose a su antojo, hasta que Don José lo corto “Esta buena esta GOLFA ehh, vaya tetazas, vaya culo, y menudo  felpudo , no tendréis queja cabrones, venga parad ya “

“y tu PUTA,  ya puedes servir las copas”, los tres volvieron a sus sillas y María volvió hacia la mesa y cogió la botella y fue a llenar los vasos, pero estaba un poco de lado y sonó de nuevo la voz del jefe “Así no joder, ponte enfrente de ellos , inclínate bien y sirve despacito, muy despacito, no seas tan inútil como tu novio, joder” y subiendo el tono de voz “o te tengo que explicar que quiero que te vean bien las tetas, ostia”

Como era de esperar en el momento que se inclinó para servir las copas, las tetas saltaron fuera de la camiseta  y quedaron colgando, Maria intentaba servir despacio como le habían ordenado, se bamboleaban como si fuesen ubres de una vaca y fue lo que faltó para poner la polla de los 3 de las sillas a reventar, los 3 se las frotaban por encima del pantalón y Don José se percató enseguida y puntualizo

-”Muy bien, ZORRITA, has conseguido ponerles la polla dura a los tres, se nota que tienes madera de PUTA” “Pero se les nota cortados, ninguno se atreve a sacarse la polla y hacerse un paja, les da vergüenza, sin embargo se han hecho cientos de pajas en tu honor durante todo el año, te lo aseguro Zorrita, deberías estar orgullosa” “Deberías animarlos, diles las cochinadas que me dices a mi, diles lo que te gusta, como si estuviese yo solo, ya sabes lo que me gusta oir” Maria iba a empezar a hablar pero de nuevo la corto la voz de Don José “No tenemos prisa, ven aqui, sientate en este taburete estaras mas comoda, me he dado cuenta que el sofá es demasiado bajo y teniendo la mesa delante no te verán bien”

Don José había puesto el taburete de la cocina justo enfrente de los 3 a su lado, Marie se sentó y Don José se puso a su espalda, pegando su cabeza a su nuca para susurrarle indicaciones

-”Ábrete bien de piernas PUTA, quiero que te vean bien el coño, los pies apoyados en el peldaño del taburete, las manos sobre las rodillas, el cuerpo inclinado hacia adelante, quiero que te cuelguen bien las tetas” Maria ya no pensaba, había dejado de temblar, completamente expuesta como un jarrón al que se le mueve y cambia de lugar al antojo de alguien solo esperaba que aquello terminara pronto.

Don José comenzó a susurrarle al oído y Maria simplemente repetía

-”Quiero que sepais que me gusta estar así, calentar a los hombres, me gusta saber que pongo las pollas duras mirandome, soy una GOLFA, una CERDA SALIDA que le gusta que la soben en sitios públicos. Mi novio es un CORNUDO porque yo soy una PUTA SALIDA, me gusta que me digan cosas asi, me pone cachonda, soy una GUARRA, estoy mojada como un PERRA EN CELO y me gusta servir para que os pajeis viendome, soy una CALIENTAPOLLAS, por eso necesito que me digan lo que tengo que hacer”

Don José había comenzado a magrear las tetas con fuerza a dos manos sin dejar de estar pegado a su espalda;

-”Veis chicos, le gusta que le digan cochinadas, pero solo es una calientapollas si no se le dice lo que tiene que hacer, lo que pasaba cuando currabais en su pisito, ella se pavoneaba delante de vosotros, moviendo el culo y las tetas con esos pantaloncitos cortos que llevaba y esas camisetas ceñidas y vosotros con la polla dura os teníais que hacer una paja después” “Si se lo hubieseis dicho seguro que os había estado haciendo pajas y mamadas todo el año para que trabajáis más” “A que no me equivoco Maria, te gusta hacer pajas y mamadas?”

El silencio de Don José le hizo  responder a Maria “Si, me gusta mucho hacer pajas y mamadas, me encanta comer pollas, soy una mamona y sobre todo me pone cachonda hacer pajas con las tetas, soy un PUTON”

Le salió de carrerilla, de tantas veces que se había tenido que decir a Don José en su casa, pero lo dijo tan seria, sonó tan convincente sin tener que repetir lo que le decia al oido Don José,  que Manu el encargado, ya no pudo mas , se levanto y se bajó los pantalones y el calzoncillo para comenzar a pajearse de pie, los otros dos al verlo, hicieron lo mismo, ver como le masajeaba las tetas Don José y tenerla allí desnuda expuesta mostrandoles de esa forma su coño peludo les ponía a cien.

-”Asi me gusta chicos, que os vayáis animando, pero la noche es larga tenemos mucho tiempo y aquí nadie bebe, relajemonos, empecemos por algo sencillo, pedid cada uno algo que os apetecería  que no sea contacto directo de momento, es decir nada de follar, mamadas, ni pajas” “Empieza tu Fer, por ejemplo que te gustaria ati ahora?”

Quizá el más joven de los tres y hasta hoy puede que el mejor amigo de Carlos, parecía que lo tenía claro

-”Bueno yo la verdad que si no se puede follar lo que más me gustaría ahora sería poder hacerle fotos, estoy harto de pajearme con sus fotos del instagram, hace mucho que no pone nada interesante”

Maria puso cara de pavor, fotos, “eso ni hablar” pensó, pero no se atrevio a decir nada esperando la respuesta de Don José

Don Jose la verdad es que no tenia ni puta idea lo que era instagram y Fer saco el movil y abrio la pagina en un un minuto para enseñarselo al jefe, ve Don José, con poner aquí el nombre de Maria en internet, pones @mariaruizred y salen sus fotos y Don José viendo las fotos que le iba pasando su empleado en la pantalla dijo

-”La verdad María que eres una GOLFA, sales medio desnuda en todas, enseñando las tetas, el culo, joder si fueses mi mujer en lugar de ese cornudo, te mato a palos,  pa luego te dejo salir así y que te vea cualquiera para hacerse pajas. Yo creo que tienes que estar agradecida y si los chicos se llevan unos recuerdos de esta noche para hacerse unas pajas despues, no pasa nada, pero solo para vosotros chicos, nada de pasarlas por ahí, verdad chicos?”

Maria solo se atrevió a pronunciar un “Pero…..” y no le dio tiempo a decir más, Don José atacó de nuevo;

-”NI PERO NI OSTIAS,, JODER” “ Si al chico le apetece hacer unas foticos para hacerse una pajilla despues, no veo ningún problema, que les has dicho antes, para que dijiste que estaba MARÍA, LA PUTA TETONA? “……”Pidele perdon ahora mismo a Fer  y dile para que esta la PUTA TETONA DE LA VECINA” “Pero si les acabas de decir que te encanta que se pajeen contigo, ACLÁRATE DE UNA VEZ ZORRA, o no dormirás en esta casa esta noche, por mi vida que os dejo desnudos a los dos en la calle ahora mismo”

Maria casi se hecho a llorar pero se contuvo

-”Perdona Fer, me gusta que te pajees con mis fotos, LA PUTA TETONA de MARIA está para lo que quieras”

Don José puntualizó-”Cuando quiera, donde quiera y como quiera, no lo olvides PUTA, se lo has dicho antes tu misma”

Fer comenzó ha hacer fotos y video desde todos los ángulos, mientras Don José le preguntó a Edu “y ati Edu que se te antoja?”

Edu, un fornido chavalote de 27 años, alto, rubio, con brazos de boxeador de trabajar duro, se quedó pensativo,

-”Buff, no sé, quizás me pondría mucho verla mear en la calle bien espatarrada y con las tetas al aire”, es lo único que se me ocurre, pero esa fantasía me pone mucho.

Don José se rio, “tranquilo chaval, te entiendo bien, a estas horas no pasa casi nadie por la calle, ya sabes zorrita si te entran ganas de mear luego, bajamos a la calle, pero como no lo  digas y te mees encima ya sabes, no me quiero repetir”

Maria fue oir eso y le recordo que realmente tenia ganas de mear hacia rato, de hecho iba ha hacerlo justo antes de la llamada de teléfono. pero con el susto se había olvidado,  ahora tenía que aguantarse , para evitar tener que bajar desnuda a la calle.

Don José miró a Manu que era el que faltaba, “Que te apetece a ti?”

Esta parecía que lo tenía claro y respondió al instante;

-”Ami me gustaria verla masturbarse metiendose cosas por el coño y el culo, cuando me pajeo pensando en ella , pienso en cosas así”

Don José se frotaba las manos, a él ya le apetecía hacerse una paja tranquilo mirando, y ver a María haciendo poses y  masturbarse mientras Fer hacía fotos y videos y los demás se pajeaba y bebían tranquilamente le pareció un buen comienzo.

-”Bien chicos, pues que empiece el show, pero antes que la chica beba algo para animarme un poco, esta un poco sosa” cogió el vaso de vacío de la mesa y lo llenó de whisky “Tu no muevas las manos zorra, abre la boca y traga, y que no se caiga nada, yo te voy dando” y sin más esperas le puso el vaso en los labios y la hizo engullir sin pausa hasta vaciarlo por completo.

A Maria le daban arcadas, tenía ganas de vomitar, hacía esfuerzos por no hacerlo, el lingotazo de alcohol le hizo recordar los mareos que tenía hacía apenas 1 hora por el Ron, por un momento pareció que mareaba, pero consiguió recuperarse de momento.

Don José se sentó en el sofá y empezó a dirigir como un director de cine, mando a Manu a buscar hortalizas y este regresó al instante con un buen pepino y dos zanahorias hermosas. A Fer que le gustaba la fotografía le encargó que escogiese las poses y a Edu lo mando al armario de Maria que buscase alguna prenda que le apeteciera que se pusiera para posar. El por su parte sentado en el sofá al lado del novio cornudo que dormía profundamente,  se había bajado el pantalón a los tobillos, era barrigón, bigotudo y de amplias cejas, se tocaba la polla intentando ponerla dura pero no lo conseguía y con la otra mano sujetando el vaso iba dando sorbitos al whisky, se dirigió a Maria

-”Tu PUTA, ven aquí, arrodíllate entre mis piernas como me gusta,las tetas entre mis piernas y me vas ha hacer una chupadita mientras me tomo la copita”, Maria, sumisa se arrodillo a sus pies, “Levanta mas el culo ZORRA, enseñaselos bien, que les tienes que calentar las pollas, y separa más las piernas que se vea bien el felpudo que tienes en las fotos”

Maria comenzó a dar chupadas a aquella polla pequeña, flácida mientras Fer daba vueltas a su alrededor haciendo fotos y videos cortos de la mamada y todos los ángulos, sin perder detalle del culo en pompa, aquel felpudo se merecía unos primeros planos y también las tetazas juntas tapando la pequeña polla que desaparecía entre ellas.

Don José estaba jodido que no se le levantaba, cogiendo la cabeza de Carlos completamente dormido le pidió al fotógrafo que hiciese una foto

-“haznos algunas que se vea al cornudo a mi lado y la puta chupando, que nos veamos los tres bien ehhhh y tu PUTA gira la cabeza que salga bien tu cara, así con la polla en los labios , que se vea que tienes ganas de chupar, joder, SONRÍE ZORRA, SONRÍE”

Maria que hacía esfuerzos para no vomitar por el alcohol y el sabor a orín de aquella polla nauseabunda, forzó cómo pudo una sonrisa, que podía hacer.

Manu estaba como un pasmarote con el pepino y las zanahorias en la mano , al lado mirando,  y Don José le sentía incómodo de que no se le levantara y todos pendientes asi que decidio adelantar los acontecimientos, cogió la cabeza de Maria con las dos manos y le metió el pene flácido en la boca “Chupa y que no se salga de tu boca, JODIDA ZORRA”, a continuación miró a Manu “Tu, deja eso para luego, no te apetece follartela mientras me la chupa, venga no esperes mas, metemela, por donde quieras, el coño lo tiene jugoso el culo me parece que este inutil no se lo folla, pero haz lo que quieras”

Maria se retorció entre las piernas de Don José, al escuchar aquellas frases y este respondió apretándole la cabeza con las dos manos contra su cuerpo mientras le decía;

-”Estate quieta PUTA, aun no te ha quedado claro que te vamos a follar lo que queramos esta noche? y tu, ZORRA, darás las gracias, ENTIENDES, por tu bien que más te vale que nos vayamos contentos todos de aquí esta noche.

Manu se había colocado ya detrás de ella, con la polla en la mano,  lucía un hermoso rabo de 18 o 20 cm. y buen grosor “ Yo soy muy tradicional prefiero un buen coño como este a un culo, A pelo puedo?” le pregunto a Don José

-”Claro joder, ya se toma la píldora para que no la preñe su novio…”

Manu no espero más y la embistió sin miramientos, sin darle tiempo ni lubricar el coño de María  que sin embargo la absorbió entera sin problemas, hasta la empuñadura de una sola embestida. El gemido de María fue imposible de evitar a pesar de las dos manos que aplastar su cabeza, pero el mete saca fue la continuación, golpes secos de pelvis que sacan la polla hasta la punta y la metían de nuevo hasta el fondo, sin parar una y otra vez,

-”Asi, asi, sigue Manu, mmmm que rico mmm como me pone que la jodas bien, me la has puesto dura mamona, CHUPA CON MAS GANAS, QUE ME VOY A CORRER ZORRA, CHUPA A asiiii asiiii ahhhhh”

Don José se había corrido en un momento, una corrida no muy grande, que Maria habia tragado por completo como la tenía acostumbrada.  “mm que rico, que bueno ha sido” decía Don José que seguía sujetando con las dos manos la cabeza de Maria mientras está aguantaba las embestidas de Manu. Pero este no aguanto mucho mas, un par de minutos después se estaba vaciando en el jugoso coño de Maria, al momento sacó la polla flácida goteando semen mientras chorretones le salían del coño deslizándose por los muslos.

“Aparta PUTA, déjame levantar” le inquirió  Don José, ella quedó arrodillada en el suelo pero al momento noto las manos de Edu que la cogian por las caderas y la arrastraban hacia el centro del salón poniendo el culo en pompa, mientras Fer la cogia de la cabeza y le acercaba una hermosa polla, no demasiado gruesa pero si bastante larga “COMETE UN RABO DE VERDAD” le decía Fer, mientras Edu traía un tarro de vaselina que había encontrado en el baño y tuvo la delicadeza de un untar dos dedos bien de crema para introducirlos en el ano de Maria.

Ella se ahogaba obligada a comerse una polla mucho más larga que la de su novio, que le llegaba a la campanilla y cuando se dio cuenta noto el quemazón por detrás de la enculada, gracias a la vaselina Edu no consiguió meter algo más de la punta en la primera embestida, pero con movimientos secos y enérgicos consiguió clavarla hasta el fondo, pocos instantes después su boca y culo eran perforados hasta el fondo, en movimientos bien coordinados, los dos amigos ya tenían alguna experiencia en follarse más de una chavala conjuntamente.

Durante las siguientes 3 horas, todos repitieron al menos una vez follándola, cuando no estaba mamando una polla, estaba siendo follada boca arriba sobre la mesa del comedor o enculada a 4 patas en el sofá o en suelo, y Fer no dejaba de hacer fotos y videos, incluso cuando nadie se la metía en algún agujero Fer la hacía posar de todas las formas que se le ocurrían, con ropa de calle, bikinis, lenceria, cientos de fotos que colapsaron la memoria del último iphone que se había comprado y que tuvo que pedir el telef. de Edu para hacer un último video de Maria meando en el portal en cuclillas, bien abierta de piernas y con las tetas aire.

Fue en ese último reportaje en el portal de casa cuando Don José consiguió correrse de pie echando la leche en las tetas de Maria mientras meaba, un último video de auténticos profesionales del porno con el que se dieron por satisfechos.

Maria subió a gatas a su casa, destrozada, chorreando semen por todo su cuerpo y metió en la ducha, para después, a duras penas y con mucho esfuerzo, recoger toda la casa, con ropa tirada por todos los sitios, vasos rotos, botellas vacías y Carlos seguía dormido, derrotada de cansancio se abrazó a él en el sofá y se quedó dormida.

Pero su pesadilla con los compañeros y jefe de su marido solo empezaba y en dos meses había anunciado a sus familiares y amigos  que se casaban.

Pero todo eso será motivo de otros relatos si queréis seguir conociendo su historia.

Un beso para todos los lectores de todo relatos.

mariaruizred

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *