Baile de dos amantes

Mientras yacía en la bañera, dentro del agua caliente, en un baño calmante, sintiendo como los músculos se relajan, rendida, presiento que me alguien me está mirando, seductoramente, como un gato preparándose para saltar. Mis músculos se contraen en nerviosa excitación. De repente saltas de tu escondite con un destello animal en tus ojos. Aterrizas con un splash de agua colocando tus brazos alrededor de mí. La humedad, la desnudez  de nuestros cuerpos  es como la seda resbaladiza. Metí mi lengua entre tus labios entreabiertos, y compartimos un beso apasionado. Y mientras mis pensamientos se pierden en la profundidad de tus ojos, tus manos se meten en el agua… y exploran… Llegan al objeto de tu deseo que te desea a ti y dejo escapar un gemido satisfecho. Nuestros cuerpos se funden en uno, parecen flotar, ir y regresar. Suavemente muerdes mi cuello, tu sientes la presión de mis uñas en tu espalda. Es “La Danza de los Enamorados”, que hemos aprendido muy bien juntos. No hay palabras que decir, el instinto y el deseo primordial tomar las decisiones. Me besas en el pecho, el izquierdo y el derecho. Nuestros movimientos se intensifican, golpeas dentro de mí una y luego otra vez y otra vez. Esta pasión que hemos creado en este momento está más allá de las palabras, más allá de cualquier cosa.  El Baile de los Enamorados continúa. Y acabamos juntos, liberados, en nuestra bañera compartida, queda poca  agua dentro. Nos tomamos nuestro tiempo para salir, no queremos perder el momento. Me llevas, toda mojada a la cama. Acostada sobre mi espalda quiero entregarme de nuevo, mantener nuestra conexión. No puedo cambiar de opinión, ya me has penetrado. Se crea un ritmo, una serie de movimientos.


Te ván a gustar…


Echo la cabeza hacia atrás de placer, y la habitación gira. Me estremezco, siento una explosión muy dentro de mí mientras me sigues poseyendo. Luego, empezar de nuevo. Sin una sola palabra, llegamos a ser incluso más animales, volando de la cama hacia el suelo. La pasión se intensifica a medida que nos movemos, con movimientos salvajes, llegando hasta la pared. Continuamos mientras me pongo cara a la pared. Das vueltas dentro de mí, agarras mi cabello y echas mi cabeza hacia atrás, aprietas mi pecho… A medida que empezamos nuestra danza de los Enamorados de nuevo.Sentimos en las piernas la fatiga, pero nos negamos a ceder. Ladanza dura varios minutos más, sigues girando en mi, entonces, acepto mi liberación. Queremos compartir algo más y una vez más caemos sobre la cama. Acostados, abrazados, con mimos y caricias mientras nuestros cuerpos se calientan. Y a medida que escuchamos con atención, por un momento, los ritmos individuales de nuestros corazones se unen como uno solo. Muy pronto, el viento relajante nos hará caer en un sueño… y vamos a dormir. Y dentro de ese sueño, la Danza de los amantes continúa. Nunca sabré a ciencia cierta cuando era un sueño y cuando no lo era. La noche dará paso al día, pero cuando la oscuridad regrese, iré a nuestro lugar secreto y nuestro próximo baile comenzará…

Ros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *