La mascota de la clase

Tengo 32 años y doy clases a chicos con problemas digamos sociales, chicos que bien por las malas compañías o bien porque sus padres no se han preocupado mucho de ellos se han descarriado un poco y el estudiar y el futuro no es lo primordial en sus vidas. Todo lo contrario, lo único en lo que piensan son en ir de fiestas, en mujeres y muchos de ellos en la bebida y en la droga. Tengo pues una pequeña academia donde doy clases a once chicos con estos problemas.

 

Ahora hablare de mi, hace ya unos cuatro o cinco años que dispongo de Internet y gracias a eso tras curiosear en paginas ges y chata e descubierto la verdadera tendencia sexual que se ocultaba en mi. Lo dicho, conocí hace tiempo chats de tipo sexual, sobre todo de dominación, humillación y exhibición. Durante todo este tiempo e podido conversar con mucha gente sobre todo mujeres y entre ellas muchas casadas o con novio las cuales ocultaban a sus parejas sus gustos sexuales. Mujeres jóvenes y no tan jóvenes en la q en sus fantasías eran tratadas como perras, humilladas, tratadas como objetos sexuales y considerándose putas y guarras dispuestas a que otros hombres hicieran con ellas lo que se les antojara.

 

A casi todas ellas en el fondo les gustaría probar como se sentirían al tener una situación real pero también a casi todas les falta valor para llevarla acabo por el miedo porque las puedan descubrir. Tengo contacto con varias de ellas de las cuales una, Maria se ha convertido en mi puta perra y tras usarla y disfrutar de ella por medio de otras formas al final accedió a tener contacto real y ya hemos tenido varias sesiones en las cuales aparte del sexo normal como penetraciones o felaciones a predominado la humillación, la he llamado de todas formas posibles humillándola, la h e azotado, usado sus agujeros a mi antojo, abofeteado y escupido en la cara, tirado de los pelos mientras era sodomizada y otras muchas vejaciones.

 

Hemos disfrutado, yo tratándola como una autentica perra y a ella haciéndola sentirse como lo que le gustaría ser, un objeto para que la usen y disfruten de ella.

 

Maria. Vive en una ciudad a cien kilómetros de donde yo vivo por lo que aquí no la conoce nadie y aparte de disfrutar de ella en la intimidad he podido exhibirla por la calle, hacerla vestir como una autentica puta pero a horas en las que la gente sale a pasear con sus parejas o familias, hacerla pasar por delante de obras para que los obreros les dijeran frases obscenas, entrar a sexshop en los que los clientes se extrañaban y pensaban q solo una mujer bien guarra entraría a esos sitios de esa forma.

 

Maria tiene treinta y un años, casada hace siete con un hombre cuatro años mayor que ella con el cual casi no tiene relaciones sexuales con el ya que el sexo «normal» ya no le produce ninguna excitación y la cual decidió ya hace algún tiempo sacar la zorra que siempre ha habido en ella. Ella es morena, mide 1.70cm, y sus medidas son 88-92- 98. Desde q se convirtió en mi perra ha habido varios cambios en ella de los cuales yo e sido participe. Por petición MIA se ha hecho dos tatuajes uno encima del pecho y otro encima de su coñito el cual ahora lleva limpio de ningún bello, y un piercing en el ombligo. Tiene prohibido usar otro tipo de ropa interior que tanga y siempre tiene q vestir con ropa que deje ver su piel lo máximo posible así como calzados de tacón.

 

Así pues un día tuve una brillante idea que me seria útil para solucionar dos problemas de vez, uno era q la perra maria daba para mucho mas juego y la humillación hacia ella podía ir a mas y de esa forma me ayudaría para que mis alumnos pusieran mas interés en mis clases, iba a hacer de la perra maria la mascota de mi academia.

Así pues me puse en contacto con ella y la hice saber que iba a tener que avisar a su marido que iba a ponerse a trabajar pero sin decirle exactamente como iba a hacer de ella la mas perra y guarra de todas, le entusiasmo la idea y me dijo q acataría lo que yo, su Dueño tuviera preparado para ella. Así mismo les hice saber a mis alumnos que iba a tener una ayudante para mis clases que seguro les iba a gustar y ya tuve que oír las primeras frases como si estaba buena, que viniera en minifalda e incluso alguno dijo q si se la podrían follar. Lo decían en broma pero no tenían ni idea del tipo de ayudante que tendría a partir de ahora.

 

Llego el día y le dije a la puta maria como tenia q venir vestida y arreglada.

 

La hice recogerse el pelo en un moño y pintarse de forma elegante, sin sujetador y con un tanga minúsculo, un traje con la falda muy corta y unos tacones altos.

 

Estaba dando clase cuando llamo a la puerta y la hice pasar. Sabia que venia a mi academia ya que alguna vez le había hablado de ella, pero al abrir la puerta no se esperaba que estuviera dando clase y se quedo algo cortada mirando a los alumnos de las que salieron varias voces «venga guapa entra» «joder que buena q esta, q callado se lo tenia el profesor» a lo que le dije que ya lo había oído, que entrara.



Levantándome se puso a mi lado de pie mirando a la clase y en voz baja dio las buenas tardes que no se oyeron entre lo bajo que lo había dicho y los alumnos que no paraban de hablar entre ellos y decirle cosas a maria. Grite a los chicos que se callara y después me dirigí a maria diciéndole que era una estupida y que quien le había dicho que hablara dicho lo cual los alumnos se callaron de repente al oír mis palabras y maria bajo la cabeza al suelo y me pidió perdón.

 

Hubo un silencio en la clase debido a lo duro de mis palabras con la zorra callada mirando al suelo y los alumnos expectantes a lo que pudiera seguir. Me puse a la izquierda de la perra y empecé a explicarles que Maria era la ayudante que iba a tener a partir de ahora, pero que no iba a ser como ellos esperaban para ayudarme a explicar las lecciones sino que les explique que Maria estaba casada pero que era una pedazo de guarra y que estaba aquí para obedecer, que solo estaba para servir a los demás y poder disfrutar de su cuerpo y que los demás lo usaran para su placer. Al principio hubo un silencio en la clase pero pronto empezaron a decir q si estaba loco, que si eso no podía ser verdad etc. cuando entonces le pregunte a la cerda Maria si era verdad a lo que contesto que si que lo era pero volvió a decirlo en voz baja ante lo cual le di una bofetada del revés que le hizo girar la cara y luego volvió a mirar al suelo y ya en voz alta dijo que era verdad, que era muy puta y que su único placer era que disfrutaran de ella y que así era feliz, dicho lo cual se empezaron a oír vítores de los alumnos y frases como q vaya cerda y que guarra q era pues y uno de ellos se levanto y dijo que si se lo podía demostrar a lo cual accedí.

 

Me puse detrás de ella y le solté el pelo, pase mis manos por sus pechos estrujándolos para que los alumnos lo vieran al mismo tiempo que veían como le cambiaba la cara a la cerda pero que intentaba disimular. Después dirigí mis manos a los botones del traje y estire haciendo saltar los botones al suelo tras después quitárselo y dejar sus pequeños pechos al la vista de todos que ya empezaban a gritar exaltados y decir improperios hacia Maria la cual empezaba a ponérsele la cara roja de vergüenza y humillación. Luego la hice poner inclinada encima de mi mesa ofreciéndome su culo, le baje la faldita y deje al aire su culo con el tanga y girándome a los alumnos les dije que les iba a dar pruebas de lo cerda y puta que era Maria, empuje sus tetas y su cara contra la mesa y con mi mano empecé a azotar el culo de la zorra al principio flojo para ir dándole cada vez mas fuerte.

 

Los alumnos ya estaban descontrolados, no paraban de insultarla, decirme que me la follara, que le diera mas fuerte etc.le dije a la zorra maria que se pusiera en posición de respeto la cual se puso de rodillas mirando a la clase y les dije a los chicos que se podían acercar pero solo a mirar, que podían decir lo que quisieran pero sin tocarla cosa que hicieron al instante.

 

Así estábamos, maria de rodillas mirando al suelo, con lagrimas a punto de salir de sus ojos, siendo observada por los once chicos a dos metros de ella, humillada y dispuesta a la próxima orden que yo le diera. Les dije que por si acaso no estaban ya seguro de todo lo que les había dicho les iba a dar la ultima prueba así que le dije a m

Maria que les demostrara que todo que les había dicho era verdad y que era para lo que servia, para usarla y vejarla. Dicho esto se dio la vuelta, se puso de rodillas dándoles la espalda apoyando la cabeza en el suelo de forma que pudieran ver mejor su culo en pompa del cual arranco el tanga y con sus manos se lo abrió para que vieran sus agujeros, su ano y su coño que ya estaba muy mojado.

 

Los chicos estaban ya excitadísimos, de los cuales mientras miraban el espectáculo que estaba dando la cerda maria ya empezaban a acariciar sus vergas por fuera del pantalón y al percatarme le dije a maria q era tan zorra que les había puesto cachondo a todos y que para que les acabar de demostrar lo cerda y puta que era que les diera la ultima muestra de lo viciosa que era. La cual empezó a meterse un dedo por su ano mientras que con la otra mano acariciaba su clítoris y empezaba a gemir como perra en celo acabando de excitar del todo a los chicos de lo cuales tres o cuatro ya no se contuvieron mas y sacaron sus pollas y empezaron a pajearse mientras veían el espectáculo que Maria les daba.

 

Sentado en mi mesa viendo como iban acelerándose los acontecimientos le di orden a la perra de que evitara que se manchara nada y pusiera solución al problema la cual obediente y sumisa se dio la vuelta y cuando algún chico le avisaba que se iba a correr se encargaba que nada cayera al suelo con su lengua y boca de cerda y puta.

 

Ya ha pasado un mes desde la presentación de mi perra a la clase y su primera humillación en grupo. Las clases siguen pero con la novedad de la perra Maria, entre todos pusieron dinero y le compraron un collar y cadena de perro así como un cojin en el cual ahora todos días de clase Maria se sitúa en el entre mi mesa y la de los alumnos. A veces desnuda, otras con botas, con medias o solo ropa interior pero siempre dispuesta a cuando cualquier alumno o yo mismo requerimos de sus servicios bien para que nos chupe las pollas, follarla, meterle dedos o algo en sus agujeros o simplemente para azotarla o recordarle lo zorra, puta, guarra cerda o asquerosa que es. Maria se ha convertido en la MASCOTA DE LA CLASE.

DominanteZGZA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *