Por culpa de mi novio me cogió un viejo

Hola a todos, mi nombre es Daniela, tengo 19 años soy una chica tranquila o bueno era hasta que todo esto sucedió y me enredo en una serie de acontecimientos, soy estudiante de Universidad, soy físicamente delgada, mi tono de piel es clara y me gusta cuidarme en cuanto a ejercicio y así.

Desde hace 2 años salgo con Jaime, él es 4 años mayor que yo, tiene 23 años y me llevo muy bien con él y todos en mi casa (mama, mi papa) le tienen confianza en todos los sentidos. Mi relación con él es buena, hemos hecho algunas locuras y cosas excitantes, pero nada fuera de lo normal, me sentía muy cómoda con él, y a pesar de no tener mucha experiencia, los dos hemos ido descubriendo diferentes cosas que nos gusta.

Por alguna razón a Jaime le empezó a llamar la atención todo tipo que me viera de una manera fuera de lo normal, me desvistieran con la mirada y así, cada que nos veíamos y salíamos me pedía ponerme ropa pequeña, o que dejara poco a la imaginación, cosa que casi siempre hacía para él. Y con esto siempre me mencionaba quien se me quedaba viendo casi siempre señores y tipos que estaban como pordioseros, y yo siempre le marcaba que estaba muy loco, frases así siempre me decía Jaime, y cuando teníamos relaciones sacaba el tema preguntándome si no me gustaría estar con otro hombre y así.

Así estuvimos un par de meses hasta que un día salimos a ver una película al cine, al salir ya estaba obscuro entonces caminamos hacia donde habíamos dejado el carro, en el camino estaban dos franeleros, uno como de 35 años que se veía delgado, de piel morena por el sol, y mal vestido (sucio) y otro como de más de 40 años, gordo con ropa sucia igual que el otro tipo. Llegamos al carro, subimos y Jaime empezó con sus cosas de – ¿Viste cómo te quedaron viendo?, deberías dar tu obra de caridad y enseñarles más- y yo le respondía que estaba loco con risa picarona. En eso estábamos debatiendo y jugando cuando me dijo, -Ahora que me acuerdo olvide mi chamarra en la sala- y me dijo vamos, pero yo le dije ahí no yo te espero aquí, se bajó y fue corriendo.

Entonces ahí estaba, viendo banalidades en mi celular cuando tocan la ventana del carro, era el viejo gordo que me estaba ofreciendo dulces y la verdad a mí me gustan mucho las golosinas, me baje y comencé a escoger, a la hora de pagar me dijo que no era nada, -No es nada niña, me conformo con ver ese fabuloso cuerpo y la carita de ángel que tienes- yo me sonroje y di las gracias, y no se ni porque nos pusimos a conversar del por qué mi novio bajo y así, estuve ahí como 10 minutos en los que paso caminando el otro tipo con el que estaba este señor y le dijo -Que suerte tienes Misael, con una chavita- y se puso a reír, yo para ese momento me sentía ya como acosada, y me iba a subir ya al carro cuando sonó mi celular, era un mensaje de Jaime que decía -Quien te viera, ya ligando, veamos hasta dónde puede llegar-, una sensación de nervios me paso por el cuerpo.

Jaime al parecer me estaba viendo, el señor que hasta ese momento escuche que su nombre me dijo, -que suerte debe tener tu novio, yo lo aprovecharía para estar contigo si tuviera la oportunidad-, en ese momento no sé qué me paso, no sé si fue lo que siempre me decía Jaime y que me daba un morbo enorme, y el darme pauta a hacer más, pero de mi boca salió un -Eso me gustaría verlo-, Misael no esperaba eso, quizá esperaba una cachetada o no sé qué me dijo -No juegues conmigo niña, que no aguatare provocaciones- yo me reí y le dije -Enserio, no es juego-, y Misael me respondió -Así que te gusta ser calientapijas, no?-, yo para ese momento ese tono de conversación me hizo prenderme, y ante la situación creo que a Jaime le gustaría, entonces me decidí en como dijo mi novio, hacer una obra de caridad, y le dije a Misael -No lo soy, a mí me gusta acabar y resolver eso, dame 2 minutos para decirle a mi novio que no lo esperare y vamos a donde tú quieras-, eso en definitiva el señor no esperaba esa respuesta mucho menos, y muy entusiasmado dijo – Ok niña yo encantado, solo no me hagas esperar iré por mi mochila y te espero atrás por la calle de allá- Señalando una calle que da hacia un lado de la Plaza comercial.

Entonces pensando en que Jaime me veía, le marque de inmediato, tomando mi bolsa del carro e iniciando a caminar entre los carros, y deteniéndome detrás de una jardinera, contesto Jaime – ¿Qué pasó? ¿A dónde vas?, y yo le dije – Mira, antes que digas algo, te diré que hare lo que me dijiste de hacer una obra de caridad, y que quería saber hasta donde era capaz de llegar, así que espera y te lo diré-, se quedó callado un momento y me dijo – ¿Es una broma Daniela?, te esperare 5 minutos aquí, y si no daré por un hecho que te iras con ese tipo y si es así espero aunque sea una foto de regalo-.  Me quedé detrás de una jardinera durante los 5 minutos, y vi cómo se encendió el carro y empezó a avanzar, y pensé bueno ya estoy aquí.

Camine y llegue con mucho nervio a donde me menciono Misael, estaba recargado en un poste, me vio y se le dibujo una sonrisa, -Así que era verdad, esta noche será muy divertida-, y comenzamos a caminar, no pregunte a donde solo me deje llevar, llegamos a la esquina y le hizo la parada a un taxi, se detuvo y me dijo sube. Me subí atrás y el en el asiento de adelante, dio la dirección y empezamos a avanzar, yo con nervios iba escuchando como platicaban el chofer y Misael, y como de presumir y hacer alusión de lo que quizá pasaría Misael le dijo al chofer -Mira que esta noche me comeré algo muy sabroso de cena-, el chofer se echó a reír y dijo – que suerte hermano, de tener dinero suficiente para contratarte una puta- y los dos se carcajearon.

Eso solo alimentaba mi morbo y mi calentura, llegamos a nuestro destino y bajamos. Misael me dijo que esa era su casa, era un cuarto al fondo de un terreno, caminamos por una orilla y llegamos. Lo poco que podía ver por la falta de luz era mucha basura y hierbas largas, abrió su puerta y tenía todo tirado, había un olor muy fuerte y desagradable que venía del baño, y su cama era un catre viejo. Entonces yo sabía que no había ya vuelta atrás algo pasaría. Me dijo -Veamos si eres muy provocativa aquí- y me sujeto muy fuerte de mi cabello para acercarme a él y besarme de una forma muy ruda, después de un tirón, me hizo ponerme de rodillas y con la otra mano comenzó a desabrocharse el pantalón, yo en ese momento olvide todo lo que había alrededor (mal olor y suciedad) y me sentía tan indefensa, y eso me excitaba, saco de su pantalón su gran pene, y así sin erección se veía demasiado grande, lo tomo y me hizo meterlo en boca, su sabor era desagradable, olor y sabor a orines, pero tanta era mi excitación que poco me importo, mientras yo estaba chupándole su pene, escuchaba a Misael, -Que rica tienes esos labios y boquita!- Eres una Puta muy rica-, y yo sentí como tras cada chupada como crecía y se ponía duro su pene en mi boca.

Estuve así hincada, y siendo follada por la boca por ese viejo señor, cuando estaba demasiado duro y me provocaba ahorcajadas, me hizo levantarme y volvió a besarme y mientras lo hacía me metía mano por todos lados, y claro yo ya perdida y super mojada por todo lo que sucedía, después se separó y camino y saco una cerveza de entre sus cosas y yo ahí estaba parada solo viéndolo sin decir nada, se acercó y me ordeno quitarme la chamarra que traía puesta, y después me quedo viendo y de un tirón me arranco los botones de la blusa,  y me ordeno quitarme la ropa, me desvestí y quede en ropa interior frente a él y comenzó a reír, diciendo -Vaya vaya, estas tan mojada que puedo ver como choreas por ser cogida-, y como poseída me acerque para seguir chupando su verga, después de unos 10 minutos haciéndole oral, me levanto y me puso de espaldas sobando mis pompas y tocando todo a su alcance.

Yo estaba tan excitada que gemía como loca, y obvio me sentía muy húmeda, de repente me hizo apoyar sobre una mesa, de forma que con mis manos apoye sobre esta ensuciándome de comida regada y rezagada, mientras Misael me comenzó a besar desde el cuello bajando hasta que llego a mis pompas, besando y mordiéndome, cosa que se sentía muy rica, después de un jalón bajo mis bragas dejándome expuesta frente a su cara, cerré mis ojos mientras sentía su respiración entre mis piernas y mi parte, sentía como me olfateaba como si fuera un animal, y me dijo -Que rico hueles putita, carne fresca y en celo-, cada cosa que me decía y me hacia me provocaba una sensación tan rica y satisfactoria que no podía ser real, una chica como yo a disposición de un tipo mayor y sin ninguna posibilidad de estar así.

Me comenzó a lamer desde mis piernas hasta introducir su lengua y boca en mi parte intima, me provoco que me perdiera entre gemidos por tan bien que lo hacía, me hacia un oral como loco, y yo perdida en ese proceso, me provoco un muy rico orgasmo, que hasta me dejo mis piernas temblando, de repente termino sus chupadas y yo solo estaba sobre la mesa con mi parte intima a su disposición, y aun sin levantarme aun recuperándome del gran orgasmo cuando sin avisarme me clavo su enorme verga en mí, cosa que hizo que pegara un grito de placer.



Sentí un super empujón, entro sin ningún problema por lo mojada que me tenia y por las lamidas que me dio, se quedo quieto un momento diciendo -Estas super apretadita niña, esto será muy rico, y te lamento decir que te partiré de las metidas que te daré, cuando tu novio te coja te sentirá mas abierta, te lo aseguro-, al terminar de decirme eso me sujeto con una mano de mi cintura y con la otro tomo mi cabello y comenzó a follarme, se sentía tan rico, no podría describir lo que sentía con tan fuertes embestidas que tenía sobre mí. Me sujete de las orillas de la mesa por lo fuerte que lo hacía, quizá tenía mucho que no cogía (cosa que después confirme). Después de un rato en el que yo gemía de placer y de Misael se escuchaba como hacia un ruido como gruñido cada que me lo metía, después de un rato así, me dio vuelta y me puso sobre la mesa y me volvió a coger así, ahora podía ver su cara llena de sudor y poniendo mis manos sobre su cuello pegándome más a él y el cogiéndome durísimo.

En el transcurso yo tuve muchos orgasmos, no se cuantos  exactamente pero estaba muy bien con todo lo que sentía, me llenaba de una manera increíble, se sentía tan duro y tan rico la manera en la que entraba y salía dentro de mí, después me levanto y me aventó sobre su catre para después ponerse sobre mí y volvió a poner su enorme miembro dentro de mí, dándome una vez mas un orgasmo, en esa posición yo solo escuchaba como entraba y salía de mí, y un rechinido por su catre. Después de unos minutos comenzó a gritarme – ¡eso! ¡Puta! – y así instantáneamente sentí descargarse un chorro caliente dentro de mí.

Después de sacar todo su semen dentro de mí, y darme una sensación muy satisfactoria y riquísima, se recostó a lado de mi y me dijo -Tenia años de no coger así-, y yo sin poder decir palabra alguna me quede como recuperándome de todo, no sabia que hora era, ni nada yo solo tomaba aire hasta quedarme dormida y Misael igual. No se cuanto tiempo paso, me desperté e inmediatamente percibí el olor a sudor muy intenso proveniente de mi viejo amante, el ya estar consiente me hizo percibir todo nuevamente, Misael seguía durmiendo y se escuchaban sus ronquidos, me levante y recogí me comencé a vestir, me sentía toda mi piel como pegajosa llena como de grasa y sudor, entonces busque mi celular, tenia 2 llamadas perdidas de mi papa y varios WhatsApp que no escuche por todo lo antes acontecido.

Me puse nerviosa, pero en uno de esos mensajes era Jaime, y su mensaje decía, -Tus papas te están buscando, espero que estés de lo mejor en tu cita, pero en cuanto puedas comunícate conmigo, les eh dicho que te quedaste conmigo y se quedaron tranquilos- eso me tranquilizo y proseguí a contestarle por una nota de voz -Esta bien, ya voy para mi casa, te amo! -, cuando voltee vi a Misael riéndose y me dijo -Vaya que pendejo es tu novio-.

No conteste nada, porque me sentía rara y como que toda la culpa que sentía había caído ya sobre mí, me puse la blusa y me di cuenta que ya no traía ningún botón debido a que me la había arrancado antes, entonces la guarde en mi bolso y me puse la chamarra nada más, y le dije -Bueno Misael, no creas nada ya, solo fue un resbalón y no quiero que se me vuelva a acercar, ¿entendió?- el se echo a reír y dijo -Hay putita, no hará falta tú volverás por más, te lo aseguro-. Yo aun no entendiendo nada, salí de la casa y camine un par de calles para pedir un Uber e ir a casa, llegue a mi casa, y me bañe inmediatamente, me sentía tan sucia y aparte lo estaba, se notaban manchas en mi cuerpo, mientras lo hacia recordaba lo rico que la pase en la noche y volví a mojarme.

En la tarde vino Jaime, saludo a mis papas y entro, estuvimos un rato sin decir nada al respecto, hasta que salimos a la tienda por chucherías, entonces me dijo – ¿Qué tal la pasaste ayer? -, y entonces toda apenada le platique todo. Cuando acabe en comentarle todo, me pregunto si volvería a hacerlo, y yo le dije que no lo haría, cosa que en el fondo sabia que no era cierto. Ya que se presentaron otras situaciones con ese viejo tan depravado que me hizo tan adicta a su durísima verga, que le contare en otra ocasión.

danielita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *