Por culpa de mi novio me cogió un viejo II

Esta es la continuación de mi relato, lo morbosa que me converti para poder volver a caer, y lo puta que a salido a relucir.

Después de todo lo que paso con Misael, me volví creo yo más morbosa y se notaba mucho cuando platicábamos Jaime (mi novio) y yo, o teníamos sexo. Lo que paso con ese señor regresaba a mi cabeza de manera que despertaba en la noche recordando lo bien que la pase aquel día, y aunque le mencione a ese señor que sería la primera y última vez en el fondo quería volver a repetir esa cogida.

Paso aproximadamente 1 mes y medio, y Jaime se iría de vacaciones con su familia, me dijo que se iría 1 semana y aunque yo estaba invitada no podía ir por que mi mama necesitaba ayuda en el negocio que teníamos. Como ya expliqué mi novio no estaba y la idea de volver a repetir con Misael se hacía presente y más porque al despedirse Jaime me dijo -Espero que tengas algo bueno que platicarme cuando regrese-. Yo solo pensé está loco, pero para mi sorpresa es que con el paso de los días me sentí más necesitada y con ello fantasee de sobre manera ese día en la noche y acabe masturbándome como loca. Al terminar decidí “tengo que buscar de nuevo a Misael”.

Me dormí pensando en eso, y al otro día me levante un tanto convencida y le dije a mi mamá que si me prestaba su camioneta para ir a la plaza a comprar unas cosas, y me dijo que no había problema que me apurara a ayudarle a acomodar unas cosas y que fuera con calma, cuando termine eran como las 4 pm, comí algo y me bañe, y con nervios me imaginaba todo lo que podría pasar pero tenía un problema tendría que ser algo rápido para poder regresar sin tantos regaños.

Me arreglé, me puse un interior de encaje y una blusa tipo top de un solo hombro y una falda color vino a media pierna y claro unos tenis. Sali de casa en la camioneta de mi mama y me dirigí a esa plaza con los nervios a tope, llegue y me estacione muy cerca de donde lo había visto por primera vez, pero no alcance a verlo por lo que me baje y me dirigí a comprar un helado.

Cuando estaba de regreso y aun con nervios, cuando de pronto me dijeron -Mira nada más que cosa tan rica vuelvo a ver-, volteé y ahí estaba Misael, no pude evitar ponerme rojita de la cara como siempre pasa cuando me avergüenzo, y volví a caer, le dije -Hola Misael, ¿Cómo ha estado? – y el me respondió -Yo sabía que regresarías por más- y se sujetó su miembro por encima del pantalón, yo ya muy excitada. Volteé muy nerviosa para ambos lados y le dije -Sígueme, por favor-

Comencé a caminar hacia la camioneta, cuando llegué la abrí y el estando detrás de mí, le volví a decir -Sube-, al verlo pude notar como ya se le había puesto dura y me calenté aún más, se le notaba en el pants que traía puesto, subimos y ya adentro comenzamos a hablar.

Misael -Vaya puta, regresaste para que vuelva a dar tu ración de verga, ya te habías tardado hasta pensé que de verdad no te volvería a ver-, a lo que yo conteste llevando mi mano hacia su verga encima de su pantalón, y él dijo -Eso es putita-, y yo le dije -Ya por favor hazme algo, no tengo mucho tiempo-. Entonces el volteo a los lados y sonriendo dijo -Mira que zorra saliste, pero está bien, vamos mueve la camioneta, yo te diré dónde te pares-.

Encendí la camioneta, y me dirigí dentro del mismo estacionamiento por donde el me indico, al fondo, y paramos bajo un árbol que estaba, en ese lugar no había carros era el lugar más lejano para entrar a la plaza comercial, entonces en cuanto apague la camioneta me sujeto del cabello, y me beso de la manera más morbosa que conocía hasta el momento, mientras que yo como poseída ya tenía mi mano sobando su verga sobre su pantalón que ya la sentía super dura.

Y entonces me dejo de besar, me tiro hacia abajo y sacándose su verga jalo mi cabeza para hacerle oral, lo hice muy animada y caliente, me olvidé de que nos podían ver. Mientras tanto Misael llevaba el control, como si se estuviese masturbando con mi boca controlaba el movimiento de mi cabeza sobre su verga, yo estaba super excitada y me calentaba más el solo escuchar el sonido de mi saliva chocando con él en mezcla con sus gemidos.

Volví a perder la noción de todo estaba muy perdida saboreando su gran verga, después de un rato que me estuvo follando me dejo libre, me enderece y me dijo -Ven acá puta te voy a coger ya- y quitándome mi ropa interior, y subiéndome mi falda me subí sobre el e introduciéndome su verga comenzó a follarme, volví a sentir como entraba y me llenaba que me perdía de lo rico que sentía.

Misael me decía -Que bien te mueves putita-, y yo solo gemía y me movía follandome toda, y el tocando por todos lados, en esos momentos tuve un orgasmo por lo fuerte que entraba en mí, en eso estábamos cuando vi que las luces como de una patulla y en un salto regresé a mi lugar y los dos nos acomodamos la ropa, en ese momento pensé que estaba cruzando la línea.



La patrulla pareció dar su vuelta de rutina y solo se quedó un momento parada y se fue, al verla irse sentí un alivio y le dije por el susto -Misael ya bajase, creo que fue suficiente no quiero problemas- tenía un susto pegado enorme, y él me respondió -No putita no me vas a dejar así- y me volvió a sujetar mi cabeza y me la llevo a su verga, y dijo -Abre la boca puta-, ya para ese momento no podía oponerme e hice lo que pidió y volvió a follarme la boca, esta vez no fue mucho tiempo porque de repente me sujeto fuerte y sentí salir todo su semen en mi boca, tanto salió que no pude mantenerlo en mi boca, pero ni así me soltó.

Su semen está caliente, de sabor amargo y un tanto desagradable (quizá por el susto que tuve y se me quito la calentura) cuando expulso todo me soltó y me dejo enderezarme tenía toda mi boca llena de semen y parte de mis mejillas, el acomodándose su ropa nuevamente me dijo -Mi amigo Sebastián creo te va a querer conocer- y riendo señalo hacia mi ventana a la cual yo le daba la espalda, voltee y era otro señor que me vio toda llena de semen y no se desde que momento estuvo viendo, me quede helada.

Entonces Misael volvió a hablar -Mira putita te dejare mi número porque sé que regresaras por más verga- y en una libreta que había ahí en el tablero de la camioneta apunto su número, y yo completamente callada por todo lo que paso, tratando de asimilarlo, Misael bajo de la camioneta y su amigo (Sebastián) dijo -Gordo, me toca a mí cogérmela- y Misael le respondió -Tranquilo vendrá por más, y ahora te tocara a ti-, y tomando mi calzón se lo aventó a Sebastián retomando su dialogo -Ten para que te la jales, la próxima dejare que te la mame a ti-

Me apresuré a limpiarme y sintiendo la mirada de los dos, encendí la camioneta y me fui rápidamente a mi casa, entre y me dirigí directamente al baño a darme una ducha y después a ponerme ropa interior limpia, todas esas cosas me volvían con ganas de más. Me sentía la más Puta de todas y me estaba gustando.

Ya más relajada entro una llamada de Jaime preguntando como estaba, y claro yo le oculté todo diciéndole que todo estuvo tranquilo que estuve en casa, no sé si hice bien o mal. Pero todo lo que sucedió hasta el momento quizá le hubiese gustado escucharlo.

Debido a todo esto como mencione algo en mi se transformó, me volví muy morbosa y caliente a sobremanera, y gracias a las redes sociales di con esta pagina y poder recrear lo que me paso, platicar con personas con situaciones un tanto cachondas

danielita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *