Red Sexonet

Hablemos de sexo

  • En esta web, como su nombre indica, hablamos de sexo y publicamos fotos eróticas.
  • Aunque NO es un sitio de porno, no recomendamos su lectura a menores de edad ni personas con sensibilidad negativa a estos temas.
  • En esta web, como su nombre indica, hablamos de sexo y publicamos fotos eróticas.
  • Aunque NO es un sitio de porno, no recomendamos su lectura a menores de edad ni personas con sensibilidad negativa a estos temas.
Relaciones Pareja

8 señales para saber si no le atraes sexualmente a tu pareja y qué hacer

¿Evita el contacto físico o solo se deja llevar en la cama? Entérate qué hacer si tu pareja muestra estas y otras señales, en las que profundizamos a continuación.

El sexo, parte fundamental de las relaciones de pareja para muchas personas, superpone sus connotaciones de placer y de miedo, pues puede llegar a parecer el fin del mundo si no le atraes sexualmente a tu pareja.

No obstante, es importante saber leer las señales —entre ellas la ausencia del interés en innovar en la cama— que indican la falta de deseo y no confundirlas con un descenso de la actividad sexual por otras causas, como el estrés. Aquí te ayudaremos a resolver tu inquietud, mediante la enumeración de dichos indicios con una breve explicación.

Señales que indican que no atraes sexualmente a tu pareja

El deseo de sentirse correspondido por la pareja se extiende también al ámbito sexual. Por eso, cuando los encuentros se reducen o cesan, es habitual sentir angustia y dudas sobre la presencia de la chispa del principio en la relación. Si estás en una situación como esta, echa un vistazo a estos indicativos de falta de deseo sexual.

1. Tu pareja no es quien inicia las interacciones íntimas

Ya sea un encuentro sexual o algún juego de seducción, un indicio es que seas tú quien toma la iniciativa. Es importante saber si en realidad aquí se ha dado un cambio, pues, si habéis establecido una dinámica donde con frecuencia eres tú quien se lanza, sería algo propio de vuestra forma de interactuar.

Ahora bien, si tu pareja ha dejado de buscarte para estas interacciones, es posible que sí te encuentres ante un descenso del interés sexual por ti. En este caso, sería importante analizar el resto de su comportamiento y ver si también te rechaza cuando inicias tú o se muestra distante.

2. Si tu pareja evita el contacto físico, quizá no le atraes sexualmente

De nuevo, observar un cambio en este aspecto es relevante. Una persona que pasa de cogerte de la mano a caminar a cierta distancia, por ejemplo, podría sentir rechazo al contacto físico contigo.

Debes fijarte en los pequeños detalles que implican contacto y evaluar si se han reducido.

3. No participa demasiado en los encuentros sexuales

Cuando se ha dejado de sentir atracción por la pareja, la participación en las relaciones sexuales tienden a reducirse al mínimo. Es posible que, a menudo, seas tú quien lleva el ritmo y propone las diferentes prácticas, mientras que tu pareja se limita a dejarse llevar. También podría rechazar juegos sexuales o posturas que antes parecían gustarle.

4. El sexo no es su prioridad

Si ya no atraes sexualmente a tu pareja, es muy posible que intimar desaparezca de su agenda o se quede en los últimos puestos de sus prioridades. Entonces llegan las excusas, sugerir otro tipo de actividades o, como se exponía más arriba, rechazar tus iniciativas.

5. Desaparece el interés por innovar en la cama

Si bien hay parejas con más curiosidad por probar cosas nuevas que otras, por lo general, se busca algo de innovación para no caer en la rutina de pareja. Sin embargo, si ya no le atraes sexualmente, este interés se apaga y se limitará —si no te rechaza— a las prácticas que ya sabéis que dan resultado.

6. Te hace demasiadas críticas: otra de las señales de que ya no atraes sexualmente a tu pareja

Cuando el sexo con una persona ya no te gusta como antes, es natural que lo que te solía excitar ya no lo haga. Esto se puede interpretar como que la otra persona no lo hace bien y se critica.

Si tu pareja ha empezado a expresarte que no le gusta cómo te desenvuelves en la cama, y lo hace a menudo o de malas formas, es una señal de que la atracción brilla por su ausencia.

También, puede ocurrir que tenga actitudes hostiles contra ti, incluso cuando no hay intimidad. Por ejemplo, criticar tus actitudes o culparte por todo.

7. Ya no te hace cumplidos

Esta afirmación hay que tomarla con precaución, pues la percepción de los demás es algo muy subjetivo. De nuevo, lo significativo aquí es observar un cambio en el que tu pareja pasa de alabarte y mostrar admiración por ti a dejar de hacerlo.

8. Algunas interacciones parecen por compromiso

Cuando los gestos de cariño se devuelven con desgana y los encuentros sexuales han disminuido, tu pareja podría acceder solo por complacerte. Es posible que te lo exprese así, pero también notarías una falta de excitación genuina por su parte. Como si fuera un ritual, más que una forma de estrechar la intimidad.

¿Qué hacer si ya no le atraes sexualmente a tu pareja?

Esta pregunta es la que aparece de forma inmediata después de constatar algunas de las señales mencionadas arriba. ¿Es el momento de terminar la relación? ¿Hay alguna manera de recuperar ese interés?

En todo este asunto del rechazo sexual se omite, a menudo, otro de los pilares maestros de las relaciones: la comunicación efectiva en la pareja. Saber identificar indicios de falta de deseo es útil, pero nunca algo de lo que fiarse al 100 %.

Por eso, ante la duda, exprésate con honestidad y tacto. De igual forma, deja que tu pareja tenga un espacio seguro para responder.

Por otro lado, también puedes probar cosas nuevas y dejar volar tu imaginación. Es posible que la rutina haya apagado un poco la llama de la pasión y tu pareja necesite un empujoncito.

Asimismo, no descartes acudir a una consulta con el especialista para evaluar los síntomas de una posible disfunción sexual en la pareja y abordar tanto causas como consecuencias. La intervención de un experto puede ser beneficiosa para considerar los múltiples factores que afectan la dinámica de tu relación amorosa.

El sexo no lo es todo

Cuando el sexo se deteriora en una relación, a veces las personas dejamos que cunda el pánico. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que este solo es una parte de todo lo que se comparte con una pareja.

El estrés, una época complicada, enfermedades físicas y mentales, medicaciones y más factores influyen en el deseo sexual. No tiene por qué ser una falta de correspondencia amorosa.

Por eso, enfatizamos el papel de la comunicación en la pareja, así como la importancia de cultivar también otras áreas, entre ellas la convivencia o el amor no sexual. Cada persona es un mundo y debes conocerlo si quieres compartir su vida y su cama.

Sara González Juárez.