Daniela y el pervertido viejo de su vecino.

Por fuera parecían una de las típicas parejas que parece que todo les sale bien, Jorge tiene un cargo importante en una empresa de renombre, actualmente tiene una relación con Daniela que es 8 años menor que el, la chica era muy hermosa y con una figura de envidia, pero a pesar de estar viviendo juntos un buen tiempo a lo único que se dedicaba era a sus estudios universitarios y su creciente carrera e el mundo del modelaje, tenía un gran corazón para ayudar a los demás pero los quehaceres del hogar no se le daban muy bien, obviamente Jorge ya sabía cómo era ella y a él solo le bastaba con que su mujer se vea lo más linda posible para presumirla en todo lugar, además que con lo que ganaba podía cubrir sus necesidades de limpieza y comida fácilmente.

Daniela tiene 23 años, bendecida con un cuerpo espectacular a la que periódicamente se dedica a mantenerlo en el gimnasio, sus largas piernas y su bien trabajado trasero eran sus partes favoritas y con lo que conquisto a Jorge, pero sus demás atributos físicos no se quedaban atrás ya que era poseedora de un  buen par de pechos que bamboleaban majestuosamente  cada vez que trotaba en la caminadora del gimnasio , su piel era clara, sus ojos de color avellana y su largo cabello que le llegaba hasta la cintura la hacían ver como una modelo profesional a pesar de que todavía era una novata en ese ámbito, su forma de ser coqueta y juguetona le resultaba de gran utilidad para salirse con la suya muchas veces, su bello rostro inocente hacía que muchos tipos tanto en el gimnasio como en la universidad quisieran algo con ella, pero a pesar de que su comportamiento les diera la idea de que era una chica fácil, siempre se hizo respetar cuando la situación lo ameritaba.

A pesar de su apariencia y de sus increíbles atributos, cualquiera pensaría que su experiencia con los hombres era inmensa, pero en su caso era todo lo contrario , Daniela era una principiante en el tema amoroso, antes de Jorge solo había estado con un chico y fue una experiencia fugaz, así que básicamente Jorge ha sido el hombre de su vida , ya tenía con el cerca de 4 años de relación y desde el segundo año se fue a vivir con él a su casa que si bien no era muy grande, era lo suficientemente acogedora para que vivan ellos dos.

Los primeros meses de convivencia fueron los más gratificantes para ambos, se vivió mucho amor y el sexo nunca falto, pero conforme pasaba el tiempo Jorge iba escalando de posición en la empresa, en poco tiempo ya estaba a cargo de un grupo de personas y debido a eso tenía que hacer ciertos sacrificios en su tiempo libre, descuidando  mucho a su despampanante novia, poco a poco las relaciones íntimas fueron disminuyendo y para una jovencita tan ardiente y curiosa como ella era algo frustrante no llegar a hacerlo mínimo una vez al día, ella de alguna manera entendía lo cansado que puede llegar a ser el trabajo de su querido pero aun así quería poner de su parte para que regresen esas noches de pasión, muchas veces intento animarlo esperándolo con provocativos conjuntos que le quedaban a la perfección y si bien los primeros días funciono de maravilla, pronto se volvió algo rutinario y el cansancio del hombre era más, llegando a disculparse y decirle que tal vez mañana lo podrían hacer antes de caer rendido en la cama, hiriendo el orgullo de la jovencita,  a la pobre y caliente no le quedo otra que satisfacerse a sí misma.

los meses pasaban y parecía que la cosa no iba a mejorar, pronto autosatisfacerse no era suficiente para ella, se hizo algo adicta a las paginas porno caseras, le gustaba ver como las chicas de los videos gozaban sin tener que aparentar nada como lo hacían las estrellas porno, pronto descubrió y le agarro un gusto a los videos donde tipos sin nada de gracia entre maduros y viejos cogían con mujeres mucho más jóvenes y hermosas, le gustaba ver esos rostros horribles disfrutar del momento, las chicas de los videos en su gran mayoría gozaban sin ningún tapujo ya que en la gran mayoría de videos caseros no tenían idea de que había una cámara que las esté grabando o tal vez simplemente se desfogaban ya que en su vida normal no tenían la oportunidad de pasarla bien como en ese momento, poco a poco Daniela adquirió una adicción por este tipo de porno en particular  ya que pensaba que las chicas de esos videos pasaban por lo mismo que ella, que tenían esposos muy ocupados dejándolas insatisfechas y solo un maduro con toda su experiencia podía llevarlas hasta ese éxtasis con tanto anhelaban.

La jovencita muchas veces se ponía a pensar si fuera ella la que estuviera en ese tipo de situaciones, ver a la cara a esos viejos tristes y solitarios y darles una alegría que nunca olvidaran o por el contrario, ser sometida por esos maduros-viejos “malos” doblegándose a todo lo que le pidieran por más humillante que fuera y que la hagan llegar hasta el más profundo orgasmo, solo pensarlo le ponía la piel bastante sensible y sus pezones la delataban, sabía que con su físico podía hacer realidad todo eso , pero a la vez sentía remordimiento y algo de vergüenza en pesar esas cosas teniendo a su pareja que se mata por ella en el trabajo, pero su  calentura era más y muchas veces se perdía en sus pensamientos morbosos.

Una mañana, luego de despedir a su novio y pasar varias horas en la laptop viendo porno, decidió caminar por la ciudad y despejar un poco su mente, se puso un polo de color celeste el cual no era muy ajustado, pero dado sus encantos, era imposible esconder sus pechos copa C, un leggin de color negro que le resaltaba bastante sus largas piernas y su bien tonificado trasero, unas zapatillas blancas, lentes de sol, se hizo una cola de caballo y se fue con dirección al centro de la ciudad.

la figura de la jovencita no pasaba desapercibido por las personas que le lanzaban silbidos, cumplidos y hasta piropos subidos de tono, cosa que ella ya estaba acostumbrada y solo tenía que ignorarlos, decidió desviarse un poco antes de llegar al centro, no paso mucho cuando empezó a caminar por un lugar no muy agradable a la vista, el típico rostro de la pobreza, suciedad y la desigualdad que había en toda gran ciudad, paso por la parte de atrás de un gran mercado popular, la triste vista junto al fuerte olor a basura y licor barato eran imposibles de ignorar, miraba en una esquina gente de mal vivir jugando cartas en una mesa improvisada y bebiendo algún licor artesanal, la joven por su seguridad decidió pasarse al otro lado de la acera pero aun así los chiflidos no se hicieron esperar, sus lentes de sol ayudaban a no delatar hacia donde dirigía su vista, miraba como los horribles sujetos se la devoraban con la mirada, la mayoría eran tipos de la calle de mínimo 50 años para arriba, todos andrajosos y no hacía falta acercarse para percatarse de que no habían tomado un baño en semanas, miraba también personas tiradas debido al exceso de licor y uno que otro anciano mendigando algunas monedas, en general una escena lamentable.

De pronto como una idea fugaz se le ocurrió que podría alegrarles la mañana a alguno de ellos, a pesar de que muchos aparentaban rudeza ella pensaba que también necesitaban recibir algo de afecto y que mejor que ella para darle un poco de eso y tal vez recibir algo delicioso a cambio por su buena acción, recordaba que en los videos de la internet, la mayoría de las chicas gozaban con encuentros casuales con tipos nada agraciados y bastante mayores como los que veía, por un momento se imaginó estar sentada en las piernas de alguno de ellos recibiendo una que otra caricia descarada a la vista de todos los demás, mientras seguían con su juego de cartas. Un pequeño impulso le animaba a acercarse a esos tipos, tal vez preguntarles algo inocentemente, ganarse la confianza de alguno de ellos y ver que podía pasar luego, pero el miedo y la vergüenza eran más fuertes y solo siguió su camino.

Luego de retirase en ese lugar siguió su paso firme hasta llegar al centro, trato de distraerse recorriendo los centros comerciales comprando algo de ropa y maquillaje, luego de mucho caminar, decidió descansar un rato en una pequeña plazoleta antes de regresar a casa, se encontraba exhausta luego de todo lo que había comprado, antes de sentarse en los banquitos se acercó al triciclo de un humilde vendedor de helados artesanales y le pidió que le diera un cono con dos bolas de chocolate, el heladero que era un hombre de rasgos andinos bastante marcados, una piel morena producto del inclemente sol a la que estuvo expuesto todos estos años y una estatura por debajo del promedio no perdía de vista a la escultural jovencita, el viejo que debía rondar los 65-70 años daría lo que fuera por tenerla  solo un par de horas para gozarla y volver a sentirse joven , por su parte Daniela a pesar del cansancio y del calor sofocante se percató de las lascivas miradas hacia sus bien formados pechos, se sentía muy caritativa ese día y dado que con los otros viejos no hizo nada por vergüenza y miedo ya que eran muchos , ahora sentía que debía hacer algo  ya que a comparación de los otros , este solo era un viejito inofensivo pensaba, así que al momento de recibir el helado  se inclinó lentamente de forma que el anciano tuviera una buena vista del nacimiento de sus bien formado pechos y un poco más.

Satisfecha con el pequeño regalo que le había dado al viejo heladero le regalo una tierna sonrisa, le pago y luego se alejó de el en dirección a una banca con sombra, moviendo sus caderas lo más provocativo que podía.

Una vez sentada por fin se dispuso a disfrutar de su helado, sentía que había hecho una buena acción hacia un viejo y humilde vendedor de helados, la juguetona jovencita sabía que había alborotado al viejito cuando se dio cuenta que este había movido su triciclo de helados al otro extremo de la pequeña plazoleta intentado actuar como si esperara más clientes, pero su intención era clara, el viejo quería seguir deleitándose con el cuerpazo de la universitaria y observaba no muy lejos de donde estaba ella. La necesidad de darle otra golosina al viejo comenzaba a encenderla y sacar su lado más juguetona, se percató que no hubiera nadie más cerca, entrecruzo sus piernas y comenzó a lamer el helado de una forma bastante erótica, como si se tratara de una verga, el viejo miraba embobado como esa hermosa jovencita se acomodaba su cabello y ligeramente movía su boca de una forma bastante provocativa, pasando su lengua por todo lado y embarrarse sus labios con todo el helado,  la cereza del pastel en el juguetón plan de la jovencita fue cuando a propósito hizo caer un poco de helado a la altura de sus pechos, escurriéndose un poco de helado dentro, haciendo que ella saque un pequeño pañuelo para limpiarse, primero la parte superior, luego estiro un poco el polo hacia abajo y empezó a limpiarse todo lo que se había derramado y había escurrido por sus pechos, sabía que el viejo la estaba mirando así que bajo un poco más su polo y se tomó su tiempo limpiándose.

Ahora si se encontraba satisfecha, sabía que su viejito pervertido lo había visto todo así que como ultimo regalo dejo el pañuelo con el que se había limpiado sus pechos en el asiento y se retiró de igual manera moviendo rítmicamente esas caderas, sabía que ahora él podría tener algo en que pensar en las noches y recordarla siempre. Pasado unos minutos de que se fuera la sexy jovencita, el vejete fue hasta el asiento donde había estado su joven musa, tomo el pañuelo y antes de guardárselo le dio una gran aspirada a este sintiendo el aroma a rosas que seguramente usaba como perfume, luego de eso se lo metió al bolsillo y con una gran sonrisa se montó en su triciclo a seguir vendiendo sus helados.

Daniela regreso a su casa y empezó a recordar la experiencia que había pasado con el viejo heladero, a pesar de sentir que había hecho algo bueno por un viejo de aspecto triste, sentía un poco de remordimiento por lo que le podría decir Jorge si se enteraba ,sabía que no debía pensar en eso más, pero la idea y todo el porno que había visto las ultimas semanas ya estaba metida en ella y con un novio que no la satisfacía como antes, se le hacía difícil pensar con claridad, la universitaria decidió tomar un largo baño para meditar todo lo que había pasado, mientras se relajaba en la bañera escucho el timbre de la puerta, al principio no le tomo importancia, pero era tanta la insistencia que tuvo que ponerse su bata y salir a ver quién era el que tocaba de esa manera.  Para su sorpresa se trataba del viejo Rómulo, el vecino más veterano de la urbanización.

Don Rómulo era un viejo de 62 años, un poco más bajito que Daniela llegándole a la altura de los labios, su piel era cobriza con unas arrugas y ojeras bien marcadas que denotaban que había tenido una juventud bastante difícil desde la pobreza extrema que sufrió en su infancia hasta los malos pasos por los que estuvo encaminado un tiempo en su juventud-adultez, su contextura era delgada, aunque ya se le estaba notando algo de barriga producto de la cerveza, sus ropas consistían básicamente en una camisa de color blanco bastante percudida la cual la tenía abierta enseñando el típico bividi dentro y un pantalón de tela bastante gastado y holgado, a pesar de su horrible aspecto y sus malos hábitos el viejo aún tenía fuerza suficiente para joder a los demás vecinos con cualquier cosa, era el tradicional viejo gruñón de la urbanización, aunque su comportamiento cambiaba cuando se trataba de alguna chica bonita, comportándose de la mejor manera para ver si alguna caía en sus manos, cosa que no tenía mucho éxito por su apariencia, edad y su escaso dinero.

Daniela y su novio habían conocido al señor desde que se mudaron, en una época en donde los vecinos casi ni se saludan, él había sido uno de los vecinos que mejor la había tratado y la había ayudado a ella y a Jorge en más de una ocasión cuando la necesitaban. Era un viejo hábil ya que en su juventud tenía que valerse y aprender muchas cosas para sobrevivir y no regresar a la mala vida del robo y demás cosas. Daniela sentía que él era como un tío para ella y amaba su naturaleza gentil, claro que esa gentileza que irradiaba don Rómulo solo era hacía ella, ya que con su novio las cosas cambiaban y habían tenido más de una discusión por cosas triviales, vivía en una de las casas más humildes de la urbanización, la modesta casa pertenecía en si a su esposa que era la que trabajaba cuando aún estaba con vida, el por su parte siempre se la había pasado holgazaneando desde que se casó, ya habían pasado cerca de 15 años desde que su esposa falleció, su único hijo nunca tuvo buenos recuerdos de él y hace mucho que ya no lo visitaba, a estas alturas de su vida y debido a su forma de ser, prácticamente a nadie le importaba su situación, era solo un anciano solitario triste que si algún día caía muerto a nadie le iba a importar.

Daniela a pesar de estar solo en bata le dio una tierna sonrisa y le pregunto que deseaba, pero para su sorpresa ese día el viejo se encontraba bastante ofuscado quería desfogarse con Jorge ya que la mascota de la pareja tenía la fama de escaparse y en esa ocasión había dañado casi todas las plantas de su frentera, pero al solo estar la dulce joven, se tuvo que contener y tomar un tiempo para procesar la situación de ver a la joven ama de casa en bata de baño, luego de un momento  fugaz de aclarar sus ideas, volvió a recordar su jardín y le explico bastante irritado todo lo que había pasado, luego de explicarle la situación la jovencita solo atino a disculparse y a ofrecerse a reponer todas las flores que había dañado su mascota, le pidió un momento para cambiarse e ir a revisar junto con el que tanto había sido el daño. Luego de un rato la tierna jovencita salió con un vestido floreado típico de verano que le llegaba un poco más arriba de la rodilla, unas sandalias blancas y un sombrero típico panameño que estaba de moda en ese entonces fueron sus acompañantes finales.

Al llegar a la casa del viejo noto que su perro había hecho realmente un desastre y esto no le tomaría solo un día, así que le prometió que vendría en las mañanas para reponer su jardín y además ayudarlo con algunos quehaceres básicos ya que veía que la casa estaba bastante descuidada ya que al viejo poco le importaba la limpieza y el orden, su único pasatiempo era su jardín y nada más.

Dada su inexperiencia en jardinería a Daniela le tomo varios días arreglar todo el desastre de su mascota, todos los días venia con ropa deportiva. Don Rómulo nunca perdía detalle del hermoso cuerpo de la jovencita, cada vez que la jovencita venía a su casa este se echaba en su vieja hamaca y ayudado con unas gafas negras podía mirarla sin ningún problema de incomodarla, al terminar el trabajo del día, el viejo le ofrecía alguna bebida pero se negaba a ayudarla en el jardín ya que sentía que ese era el deber de ella, cuando ya estaba a punto de irse se sentaban a charlar un momento, a Dani le caía realmente bien el viejo, no le importaba que este no le ayudara ya que sentía que todo esto era su culpa por no controlar a su mascota, por lo que tampoco le dijo a Jorge lo que hacía en las mañanas, la joven estaba verdaderamente a gusto arreglando y aprendiendo sobre la jardinería, por su cabeza no pasaba usarlo para sus nuevos fetiches por miedo a destrozar esa bonita amistad.

Al tercer día el jardín estaba casi terminado y don Rómulo le pidió que le ayudara a mover unas cajas.

-No hay problema, señor Rómulo. Muéstreme el camino — respondió Dani y siguió a Don Rómulo por las escaleras, donde le señaló varias cajas cargadas de viejas posesiones. El anciano observó a la joven agarrar la primera caja y subir las escaleras. Él la miró por detrás mientras ella subía por la escalera. El arrugado tipo notó lo grande y firme que era ese joven trasero cubierto por ese apretado leggin de color negro, mientras él se quedaba abajo, la observaba atentamente como esta subía a paso firme.

Él afortunado se quedó mirando mientras ella ahora bajaba de nuevo, sus pechos rebotaban suavemente dentro de su camiseta deportiva con cada paso que daba demostrando que a pesar del buen tamaño que tenían se mantenían firmes producto de la juventud. Dani parecía ajena a la mirada de Don Rómulo, todavía lo veía como un viejo amigo y le prestó poca atención mientras ella volvía por otra caja. A medida que Dani avanzaba en la tarea, disminuyó un poco la velocidad, lo que le dio al viejo tiempo extra para admirar ese gran y hermoso trasero moverse con cada peldaño que subía la jovencita.

Pronto, Daniela movió todas las cajas. Un ligero sudor le cubría el rostro, levantó la parte inferior de su blusa para limpiarse la frente mientras don Rómulo miraba. Su camiseta deportiva se levantó para revelar un estómago firme y plano. El polo deportivo fue levantado hasta el punto que mostraba los bordes del brasier, luego regresó la prenda a su lugar y sonrió al encontrarse con los ojos del viejo.

– ¡Vaya! Todo listo Sr. Rómulo. ¿Algo más que pueda hacer?

–Oh, no querida, eso es todo. Qué placer verte trabajar. Quiero decir, bien ya sabes … umm

– ¿Qué pasa, señor? — Preguntó la muchacha, intrigada por el tartamudeo del viejo.

–Bueno, Daniela, me disculpo si mi mirada te resulto incomoda estos días, ha pasado tanto tiempo desde que vi el cuerpo de una mujer, especialmente uno tan hermoso como el tuyo, Espero que no te moleste que te lo diga

– ¿En serio, señor Rómulo? No, para nada. ¡Ni siquiera me di cuenta!  Jajaja…esteee… ¿cree que tengo un buen cuerpo? — preguntó Daniela y subconscientemente pasó las manos por los costados hasta pasarlas por las caderas y sobre su estómago.

–Oh sí… realmente eres muy hermosa. Me pregunto si podrías hacerme un pequeño favor. Umm, algo como … no olvídalo … ni siquiera debería preguntar … lo siento

Daniela hizo una pausa y observó al anciano desviar su mirada por un segundo, alejándose y murmurando un poco incómodo y avergonzado.

– ¿Qué es señor Rómulo?, usted me ha ayudado tanto todo este tiempo, ¿qué tipo de favor puedo hacer por usted?, Realmente puedo intentar ayudar.

–No, Dani … no debería haber dicho nada … es solo que cuando te vi trabajando hoy, me di cuenta de cuánto tiempo había pasado desde que había visto a una mujer hermosa y poder admirar su cuerpo.

-Ay muchas gracias señor Rómulo, pero dígame, ¿qué favor me quería pedirme? dígamelo con confianza

–Oh, me siento tonto ahora … es solo que esto días te he visto con tu ropa deportiva que por cierto te queda muy bien, pero … pensaba si tal vez pudiera verte con otro tipo de ropa … ya sabes, algo más ligero, típico del verano y típico de una mujer tan joven y bella como tú, tal vez un shortcito … o una minifalda o algo así. Sería una forma de recordar y apreciar cómo se ve realmente una mujer ya que como sabes mi esposa falleció hace 15 años y desde entonces no he estado con otra mujer.

Daniela se sorprendió un poco, no se había percatado de que el viejo la había estado mirando todo este tiempo y es que con los lentes oscuros que usaba don Rómulo, era difícil saber hacia dónde dirigía su mirada

– ¡guau!, señor Rómulo, no sé … eso es un favor diferente … se lo digo porque no creo que a mi novio le agrade la idea de que yo use ese tipo de ropa cuando no estoy con el..

–No, está bien, ni siquiera debería haberlo preguntado. Por favor, olvida que incluso dije algo … No quiero que pienses que soy un viejo imbécil … lo siento.

-Oh, no se preocupe Don. En realidad, su comentario no me molesto para nada, es solo que no tengo nada así, aunque supongo que no es muy diferente a los shorts deportivos que uso cuando voy al gimnasio, Empecé a usarlas este verano, pero fuera del gym no las uso.

–Pequeña, tu cuerpo es muy lindo deberías comprar algunas cosas como las que te mencione … ¿o podría?… ¿Quieres algunos atuendos bonitos?, Te diré qué, por todo el trabajo que has hecho en el jardín y dentro de la casa, como agradecimiento puedo comprarte algunos de esos conjuntitos para ti y puedes usarlos cuando quieras acá.

-ummm, bueno, supongo que no sería nada malo variar un poco mi ropa para no estar con lo mismo siempre, no es que me falte, pero un conjunto nuevo de ropa nunca cae mal jeje, está bien acepto, Anotaré mis tallas para usted, para serle sincera Estaba pensando en comprar algunas ahora que empieza el verano

–Bueno, si te compro algo … ya sabes … de buen gusto, tal vez podrías modelarlo aquí, solo por unos minutos– Sugirió con algo de miedo obteniendo la aprobación de la jovencita que movió la cabeza de forma positiva.

“Realmente esto era un poco extraño, El viejo señor Rómulo acaba de pedirme que modele alguna minifalda para que le recuerde cómo es una mujer joven, Supongo que realmente debe estar solo y han pasado muchos años desde que su señora estaba viva, Bueno, qué malo puede ser, estamos empezando el verano y lucir un poco las piernas no haría daño “– pensó la jovencita

-Bueno, sería lindo tener un atuendo o dos, así que … ¿por qué no?

–Listo entonces, eso lo resuelve, elegiré algo más tarde en alguna tienda del centro y podrás tenerlo para ti muy pronto, ¡piénsalo como un regalo de mi parte para este verano! y también por ser una vecina responsable que se hace cargo de las travesuras de su mascota.

– ¡De Acuerdo! — declaró Dani, agarro un bolígrafo sobre la mesa y anotó las tallas que usualmente usa en ese tipo de prendas de vestir.

El viejo miro el papel, se hizo una idea de las tallas, sonrió al imaginarse como se vería la jovencita con el tipo de ropa que el elegiría por ella y luego de un silencio incomodo el viejo volvió de sus pensamientos y le ofreció un poco de té.

-No, está bien, señor Rómulo. Realmente debería irme

Daniela se dirigió a la puerta de salida, el vejete la siguió de cerca, mirando aún más de cerca ese delicioso trasero, antes de irse la joven se acomodó una de las zapatillas en frente del viejo, mientras se agachaba, el anciano observó como la camiseta deportiva caía un poco dejándolo ver parte de esos hermosos pechos que se bamboleaban cuando se movía para abrocharse las zapatillas. Cuando la joven se puso de pie, el viejo desvió rápidamente la mirada y observó a la sonriente muchacha decirle adiós y salir.

Esa misma tarde Don Rómulo llego hasta una tienda de ropa juvenil, su nerviosismo era evidente, pero la vergüenza de entrar a esa tienda a ver ropa de mujer siendo el un anciano sabía que iba a valer la pena, cuando entró, una joven detrás de la caja lo saludó calurosamente.

-Hola señor, adelante ¿busca algo en especial para algún familiar?

–Bueno, quisiera comprar unos regalos…para mi nieta — respondió el viejo y sacó la hoja de papel con las tallas de la joven

-Oh, sí, tenemos muchas cosas de esa talla.

la mujer le mostró un estante con todo tipo de ropa donde había desde la más mojigata hasta las más atrevidas

-Eche un vistazo y me avisa si necesita ayuda – dijo alegremente la vendedora y luego regresó a la caja.

El viejo examinó el estante y encontró algunas prendas que pensó que se verían geniales en la muchacha. Primero sacó una pequeña microfalda, combinado con una blusa de color negro con un generoso escote, también vio unos shorts bastante pequeños los cuales seguramente no llegarían a cubrir completamente las imponentes nalgas de la jovencita, el viejo no quería llevar las cosas demasiado lejos la primera vez, no quería parecer demasiado pervertido. Pero el solo imaginarla con alguna de esas prendas lo hacía babear.

El viejo siguió buscando, ya tenía algunas prendas preseleccionadas, Le llamo la atención unas blusas ceñidas, notó que la tela blanca era un poco transparente a plena luz, sabía que tenía que llevar si o si esa prenda

Ya de noche en la casa de la jovencita, Jorge una vez más se había quedado dormido apenas había llegado del trabajo dejando a la pobre universitaria con ganas de un poco de sexo, ya en la cama la nena pensó en todo lo que había pasado en el día y lo que podría usar mañana, por un momento se le vino a la mente esas imágenes de su computadora donde  tipos horribles disfrutan de cuerpos jóvenes como el suyo, a pesar de ellos se negaba a pensar que su buen vecino se prestara para esas cosas, a lo mucho pensaba que era un poco pervertido pero no lo culpaba ya que había pasado mucho tiempo desde que su esposa falleció, pero de ahí a que se sobrepasara con ella era imposible, de alguna manera estaba ansiosa de ver qué tipo de ropa le había comprado su viejo vecino.

Al día siguiente, Dani se presentó de manera puntual como todos los días, llevaba una vez más sus leggins negros, pero ahora tenía un pequeño polo ceñido escotado de color rosado, como hoy no iba a trabajar en el jardín, pensó que podría usarla y ver la reacción de los tipos que pasaban por su lado hasta llegar a la casa del viejo. Era un cálido día y la joven se preguntaba qué tipo de ropa habría comprado el viejo para ella.

Apenas estuvo en la frentera, don Rómulo le abrió la puerta, el viejo la estaba esperando ansioso desde las primeras horas de la mañana, el anciano había separado los conjuntos que había escogido y los tenía en bolsitas sobre la mesa del comedor. Una vez que la jovencita estuvo dentro, el viejo se ocupó de preparar algo de té y de escuchar todo lo que había hecho la jovencita durante la tarde de ayer.

Habían pasado unos cuantos minutos, el viejo no prestaba atención a la historia de Daniela, solo quería llegar al momento donde ella se fuera a cambiar, apenas podía contenerse, así que le empezó a cambiar la conversación poco a poco hasta llegar a la parte de los regalos. Le dio la bolsa que contenía un pequeño short corto de mezclilla de cintura baja de color blanco junto a una blusa veraniega con un generoso escote, vio la marca y noto que era de una tienda reconocida por lo tanto no era nada barato lo que tenia en sus manos, se sintió algo culpable ya que sabía que su vecino no contaba con mucho efectivo y encima le había comprado ropa de marca, lo mínimo que podía hacer era modelársela y agradecerle el gesto.

– ¡Oh, que bonito, gracias don!

Ella vio el atuendo y lo sostuvo contra sí misma. Pensó que no sería tan revelador cuando lo usara, de hecho, estaba un poco decepcionada, ya que pensaba usarlo algún día para provocar otra vez a esos viejos ebrios del mercado, aun así, estaba muy entusiasmada con el atuendo.

La jovencita llevó la bolsa con ella al baño y se puso el atuendo nuevo. Le gustó cómo se veía y notó como ese escote resaltaba sus pechos, luego siguió con el pequeño y bastante ajustado short el cual no le llamo mucho la atención al principio, pero a la hora de ponérsela noto que era mucho más pequeño y llamativo de lo que había pensado, se dio varias vueltas en el espejo del baño antes de salir, la primera impresión que tuvo de la ropa la había parecido normal, pero una vez puesta ,se veía realmente espectacular en ella, le sorprendía lo bien ajustado que le quedaba y es que lo que no sabía es que el viejo había recibido ayuda de la recepcionista de la tienda para escoger la mejor prenda de acuerdo a las medidas anotadas por ella, solo había un detalle y es que sentía que sus zapatillas no combinaban con la ropa, luego de meditarlo por un momento decidió quitárselas así como sus medias y salir así, le gustaba más salir descalza que salir con unas zapatillas que no combinaran con la bonita ropa que le había comprado su viejo vecino.

El vejete esperó impacientemente en su sofá, apenas capaz de contenerse, Empezaba a imaginarse la escena de la universitaria cambiándose, finalmente oyó la puerta del baño abrirse y la cabeza de Dani se asomó por la esquina.

-Sr. Rómulo …. No estoy muy segura de esto … es solo que yo mmm … ya sabe.

–tranquila niña, está bien, estoy muy seguro de que te ves hermosa, me tome el tiempo para asegurarme de que fuera de la talla que me anotaste en el papel, pero si aun así no te queda me dijeron que podían cambiármelo, pero no creo que sea el caso, estoy seguro de que le atine y que te ves genial.

-Bueno, está bien, supongo … la joven universitaria pensó que tal vez todo esto no era una buena idea, pero, aun así, Don Rómulo era un tipo tan gentil con ella y realmente parecía tan inofensivo que, si alguien debería verla usando esos pequeños shorts aparte de su novio, debería ser su viejo vecino, así que salió del baño y entro a la sala

El horrible viejo vio a la jovencita salir tímidamente del baño vistiendo el atuendo. El pervertido no podía creer lo que veía. El escote era más grande de lo que había previsto y le daba una buena vista de esos amamantables pechos sin que ella se agachara, lentamente bajó la vista y pudo ver esas bien torneadas piernas totalmente depiladas, el detalle de estar descalza le había gustado ya que resaltaba aún más sus largas piernas, el viejo se quedó embobado unos segundos admirando a la jovencita, fue entonces cuando se percató que se estaba creando un silencio incomodo y miró a Dani,  notó que ella tímidamente desvió la vista hacia abajo y con sus manos hacia atrás como si esperara su aprobación.

–¡oh por Dios!, ¡eres toda una hermosura!, …es, es… wow, ese atuendo te queda fantástico. Es perfecto.

-jiji gracias, le confieso que no estaba muy segura al principio, hace mucho que no me ponía un short tan pequeño y apretado.

–fue hecha para ti Dani, vamos regálame una vueltita

La jovencita lo dudo un segundo, pero gracias a los ánimos del viejo, se dio la vuelta lentamente, como si lo estuviera modelando.

–Bueno, Señorita Daniela, se ve genial. Estoy seguro de que volverá loco a su novio cuando la vea usando esa ropa, será el chico más feliz del mundo

-Gracias, señor, realmente me gusta el conjunto que eligió.

–Bueno, no estés tan tensa niña, suéltate un poco, Camina de un extremo al otro. Intenta dar una vuelta o dos como si fuera la pasarela de modas a la que estas acostumbrada — sugirió el viejo queriendo que la jovencita gane mucha más confianza

Dani sabía que el viejo exageraba ya que aún era una novata en el tema de desfiles y solo había participado en un par, pero aun así se sintió envalentonada por el halago y se volvió más segura al momento de modelarle. El viejo apenas apartó los ojos de ella en todo ese tiempo, no quería incomodarla mirándola fijamente , pero era imposible apartar la miraba de ese gran trasero cuando la chica le daba la espalda, pronto comenzó a aplaudir para darle ritmo a la caminata, ella reaccionó poniendo un poco de influencia en sus pasos , contorneaba sus caderas como si realmente estuviera desfilando en unos de esos concursos de belleza, Ella siguió ganando confianza deteniéndose un poco más cerca de él cada vez hasta que casi rozó su trasero contra el afortunado pervertido que se encontraba sentado en el sofá.

–Bueno, Dani. Creo que con ese conjunto serás la envidia de todas las chicas.

Daniela le respondió con una leve sonrisa, un poco sonrojada por sus movimientos, pero dándole a entender que se estaba divirtiendo

–esto…Dani. Conseguí un par de atuendos más para ti, quizás también te guste este de acá es un poco más de verano, así que puedes probarlo ahora o más tarde, pero creo que te hará lucir realmente sexy, toma la bolsa, depende de ti, pero si quieres probártelo, le harías un gran favor a este viejo viudo

Daniela tomó la bolsa y miró dentro para encontrar una microfalda de esas que con un leve movimiento no te aseguran que te vaya a cubrir el trasero por completo y una blusa bastante curiosa. Este era el tipo de ropa que realmente había pensado ayer, pero parecía demasiado atrevido para modelárselo, por fin entendió que el viejo no era tan inocente como pensaba, pero no podía culparlo hace mucho que su mujer había fallecido así que alegrarle un poco la vista no haría daño a nadie, además que poco a poco esta situación se estaba pareciendo a los videos que le gustaba ver, por un momento le dio un poco de vergüenza continuar pero luego de un rato decidió seguir con el juego. Una vez dentro del baño procedió a cambiarse,  empezó con esa microfalda de color negro, le tomo algo de esfuerzo ponérsela y ajustarse bien el cierre, noto que a las justas y le cubría todo su imponente y bien trabajado trasero, pero al inclinarse solo un poco ya empezaba a mostrar más de la cuenta, luego procedió con la blusa que le había llamado la atención cuando lo vio en la bolsa y ahora que se lo había puesto noto que no se había equivocado, la tela era levemente transparente y para su mala suerte ese día llevaba un brasier negro de media copa  el cual resaltaba bastante con esa blusa, miró de nuevo todo el conjunto, poso unas cuantas veces en el espejo contemplando la naturaleza reveladora de las prendas, por un momento se imaginó pasando con esa ropa cerca de los vagos que jugaban cartas o provocando otra vez al viejo heladero del triciclo, su mente comenzaba a volar aunque sabía que Jorge nunca le iba a permitir salir sola con ese tipo de atuendos tan “vulgares”, por lo que tendría que ingeniárselas para salirse con la suya.

Cuando la jovencita dejo de imaginarse cosas que no debería, se volvió a preguntar si debería modelar el atuendo, de pronto escuchó al horrible viejo preguntar si todo encajaba bien.

-Sí, señor Rómulo, bueno…eso creo.

–Vamos linda sal y lo comprobaremos con seguridad

El tono amable del viejo hizo que la jovencita encontrara el valor para salir del baño. «Supongo que no hay nada malo en modelarle un poco, Sin duda es más revelador que el otro atuendo, pero es solo el Sr. Rómulo, así que no puede ser tan malo que se gane un poco este viejito pervertido jiji». — Pensaba la sexy jovencita que no se daba cuenta de lo excitado que se encontraba el anciano en esos momentos solo de esperarla

-Ok, señor Rómulo, supongo que puede echar un vistazo

Ella abrió la puerta lentamente, nuevamente, con una leve vacilación, la universitaria cruzó la puerta y encontró al horrible viejo de pie esperándola, Ella notó como se le abrieron los ojos cuando salió y la vio con ese diminuto atuendo,

la vista era impresionante, el viejo tuvo que sentarse un momento, no podía creer su suerte mientras veía a Daniela salir del baño con el atuendo más sexy que podía imaginar. El conjunto resaltaba a la perfección las curvas de la nena, cuando entró en la sala, la blusa transparente mostró ese brasier de media copa que sostenía esos senos llenos de vida. Con cada paso de la sexy universitaria se podía notar el ligero balanceo de sus pechos y unas pequeñas protuberancias que sobresalían producto de todo lo que había estado pensando Daniela antes de salir del baño y que no se había percatado. Cuando ella se acercó más vio que los ojos del viejo se perdían en sus pechos es cuando se dio cuenta de que sus pezones se habían puesto duros y estos se notaban claramente a través de la prenda, por lo que cruzo sus brazos tratando de taparlos.

El viejo noto la expresión de la jovencita y pensó: «tengo que controlarme, si la sigo viendo de esa manera esta zorrita se pondrá incomoda y todo se ira a la mierda, ella no debe saber cuántas ganas tengo de cogérmela, tengo que aguantar…al menos hasta que agarre más confianza»

–Epaaaaaaaa señorita Daniela, eres increíble, es un placer para un anciano tener la oportunidad de apreciar este hermoso espectáculo

-Sr. Rómulo, realmente no estoy muy cómoda con esta blusa transparente … lo siento … no estoy segura de esto.

–Oh, está bien preciosa, solo quería ver cómo te quedaba y sin duda esas prendas están hechas para ti, vamos regálame otra modelada como la anterior

La universitaria dudo un poco, pero aun así se puso a modelar aun con sus brazos entrecruzados, la transparencia de la prenda superior la tenía algo atontada de la vergüenza y se había olvidado de la pequeña microfalda que al inclinarse un poco le regalaba un espectáculo indescriptible al asqueroso viejo de sus increíbles y apetecibles nalgas

El arrugado tipo no estaba preparado para tal acontecimiento, pero vio lo suficiente para darse cuenta de que acababa de ver el culo más hermoso de toda su penosa vida y estaba solo a unos pocos metros de sus ojos y no era para menos, ya que el trasero de la jovencita era su mejor atributo.

–Daniela, se te ven genial

Sin saber si don Rómulo se refería al atuendo o a alguna parte de su cuerpo, se dio la vuelta para mirarlo, la sexy jovencita se quedó quieta mientras el viejo examinaba su cuerpo. Poco a poco se empezaba a relajar, “lo peor ya había pasado” pensaba ella mientras veía como el viejo la examinaba sentado en el sofá, sin duda don Rómulo estaba disfrutando mucho de esto y bueno, ella también estaba empezando a gustarle el morbo que estaba ocasionando.

“Esto no es tan malo”. “de alguna manera estoy ayudando a una persona solitaria” pensaba ella, la jovencita estaba feliz de poder darle un poco de alegría a un viejo solitario.

–Intenta caminar de nuevo como si fuera un desfile de modas, pero ahora sin las manos entrecruzadas

La jovencita con más confianza de tener la situación controlada obedeció e hizo la misma caminata por el pasillo de la sala, dejando que sus pechos se movieran libremente con cada contorneo que ella hacía, girando al final y regresando.

El pervertido aprovechó al máximo esto y miró sus perfectas nalgas y el bamboleo de esos juveniles pechos que rebotaban con cada paso mientras ella se acercaba.

La joven ya más desinhibida escuchó nuevamente al viejo comenzar a aplaudir lentamente y después de un viaje por el pasillo, tomo el ritmo de los aplausos y volvió a mover sus caderas al ritmo de los aplausos.

Pronto la situación le hizo acordar a uno de los videos que había visto en su computadora donde una jovencita le regalaba un striptease a un arrugado y asqueroso tipo, la situación le estaba empezando a calentar.

«Uno, dos, tres y cuatro, Uno, dos, tres y …» hablaba el horrible viejo mientras los aplausos eran de lo más sonoro para que Daniela siguiera el ritmo. La jovencita continuó el acto del desfile y cada vez se acercaba al viejo que se encontraba parado, Luego comenzó a rozarse intencionalmente contra él mientras giraba y como su trasero solo estaba cubierto por esa fina tela y su pequeña ropa interior de color negro, el vejete pudo sentir la suavidad de esas carnes cuando se acercaba.

El suertudo tipo vio como la universitaria se le acercaba de nuevo levantando la mano, Cuando se giró, esa juguetona mano rozó todo el ancho de esa arrugada mejilla.

Un par de pasos más y la nena se detuvo, se giró para mirar al señor Rómulo ,parecía estar esperando alguna instrucción, el viejo le pidió un desfile más y ella asintió con una sonrisa y un leve movimiento afirmativo de su cabeza, con cada viaje que hacía, parecía relajarse y disfrutar más de su exposición, Ni siquiera le importó tanto que parte de su trasero era visible cuando hacia el giro, Podía ver el efecto que estaba teniendo en el viejo pervertido y le gustaba tener en esa situación a  aquel anciano que nunca podría obtener en ningún otro lado el espectáculo que le estaba regalando ella, luego de un par de modeladas estaba frente al viejo otra vez, un poco fatigada por su desfile por el pasillo.

Todo lo que había pasado el viejo hasta ahora era como un sueño, veía a Daniela mucho más segura que antes, sentía que tal vez la jovencita podría estar dispuesta a mostrar más si se lo pedía de la forma correcta

–Sabes pequeña, todo esto ha sido hermoso, me has regalado un rico espectáculo, han pasado tantos años desde que vi un cuerpo tan perfecto y femenino como el tuyo… ¿Hay alguna manera de que te sientas cómoda mostrando …tal vez… ¿un poco más? Prometo no hacer nada, es que tu cuerpo es tan… tan perfecto.

La atrevida proposición del anciano sorprendió a Daniela, sabía que lo correcto hubiera sido negarse y salir de ahí, pero en ese momento recordó aquellos videos pornográficos donde muchas veces empezaban de esa forma y luego terminaban abruptamente en la mejor parte dejando con ganas de más a la pobre jovencita. Quedó congelada en el lugar unos segundos pensativa. ¿Qué tan lejos podría llegar en esta situación?, Su situación era muy parecida a la de algunos videos que a ella le gustaba ver, ¿podría continuar?, Realmente esto había comenzado como un pequeño favor al probarse los atuendos que compró el “amable” viejo, pero esto ya era un poco diferente

-Ummmh, señor, ¿realmente quiere ver más? ¿Me refiero a mí en ropa interior? ummm, eso ya es un poco más difícil, ¿no le parece?»

–No, niña, está bien, lo siento, pregunté porque creo que cualquier hombre querría verte un poquito más descubierta si tuviera la oportunidad, eres tan hermosa… cualquier hombre caería a tus pies.

El viejo ahora sentado en el antiguo sillón de la sala, se preocupó un poco por la forma como se mandó con su proposición, comenzó a tartamudear en su respuesta, además tenía otro problema y es que su erección estaba en su punto más alto debido a todo el espectáculo recibido, afortunadamente la nena no se había dado cuenta ya que el hombre se sentó, disimulando su enorme erección.

–Si… si pudieras hacerme este favor, estaría eternamente agradecido contigo Danielita, imagina que fuera como si estuvieras probándote un bikini antes de ir a la playa, es casi lo mismo, tal vez solo podría ser una prenda… ¿Tal vez solo tu parte superior?»

Daniela se encontraba pensativa, posar en bikini ya lo había hecho en alguna oportunidad para un concurso de belleza en la playa y para su novio, pero nunca para otra persona en particular, además sabía que los bikinis que había usado era de tamaño normal, en cambio su ropa interior era bastante más pequeña tanto en la parte superior como inferior, a pesar de eso su morbo era mas,  pronto empezó a encontrar más pros que contras al pedido del viejo, por su cabeza pensaba y sentía lastima de recordar de que tal vez esta sería la última vez que podría ver a una jovencita en ropa interior,

-Bueno, está bien…supongo

Al viejo se le dibujo una sonrisa de oír esas mágicas palabras, dicho esto, la nena puso sus manos arriba y comenzó a quitarse aquella blusa transparente que ponía loco al viejo, de pronto esos ojos lagañosos se abrieron como platos cuando vio ese perfecto par de senos caer al momento de que la nena se sacara la blusa, era increíble el bote que daban, se les notaban majestuosas, firmes y listas para ser chupados.

A pesar de su duda inicial, pronto se dio cuenta de que estaba disfrutando la atención que él vejete le estaba dando, Ella observó esos ojos que miraban fijamente su pecho.

–Dios mío… OH dios mío

jadeó el viejo, viendo como esta joven diosa había cumplido con su pedido y ahora vio esas esplendidas montañas de carne adornadas con ese pequeño brasier en su propia sala de estar. Ella permaneció inmóvil, sintió que sus pezones una vez más se tensaban al saber que él los miraba fijamente. Nadie dijo nada por unos segundos. La nena se quedó quieta mientras el viejo verde la miraba sin pestañear, ahora sin esa blusa, pudo notar las pequeñas pecas que adornaban la parte superior de los pechos, le dio un pequeño piropo referido a esas lindas pecas sorprendiendo a la jovencita lo observador que era el anciano y recordaba como su novio jamás le había dicho algo de sus pecas

la joven universitaria se movió ligeramente y sus senos temblaron. Don Rómulo finalmente rompió su mirada y miró a su musa que buscaba la reacción de él.

–¡guau!, Dios mío, me he quedado sin palabras, son magníficos… digo, ummm, no puedo creer lo perfectos que son.

– veo que realmente le gusta la vista, señor pervertido jiji

La joven un poco más calmada y caliente por la situación, tomó cada pecho en su mano, levantándolos mientras el viejo lo seguía con la mirada, luego los dejó caer para que la fuerza de la gravedad hiciera su trabajo y el suertudo tipo pueda ver el bamboleo y la firmeza de esos juveniles pechos que volvían a su lugar luego de un par de rebotes.

-ufff, sí que son perfectas Danielita, cualquier hombre moriría por tenerlas en sus manos

A pesar de la tensa situación y de que el viejo cada vez se soltaba más en sus palabras, Dani se acostumbraba rápidamente a la situación, por su parte al viejo ya en estos momentos poco le importaba esconder su erección, solo quería seguir viendo esas perfectas y antojables toronjas.

La situación se ponía cada vez más favorable para el viejo Rómulo ya que sin mucho esfuerzo había logrado que la joven universitaria y ama de casa se encuentre frente a él con una pequeña microfalda y con su brasier negro de media copa, viendo su suerte decidió estirarla un poco mas

–pequeña Daniela, realmente eres un ángel caído, estoy muy feliz con todo lo que has hecho por este pobre anciano solitario, pero …

-no me diga, ahora quiere que me quite la falda ¿verdad?

La respuesta sorprendió al arrugado tipo que solo asintió con la cabeza.

Daniela miró los ojos suplicantes del señor Rómulo. No estaba segura de poder llegar tan lejos, su firme trasero era lo que más anhelaban los hombres en ella, pero  ya se encontraba envuelta en el momento, un pequeño impulso dentro de sí le insistió a que continuara, ya que con este morbo seguramente tendría mucho en que pensar en las frías noches en las que Jorge no la tocaba, así que sin más se bajó el cierre y  empezó a quitarse lentamente aquella apretada microfalda, se le hizo algo difícil hacerlo ya que realmente se encontraba bastante ajustada y con cada movimiento que hacía no se daba cuenta que sus pechos se movían alegremente frente a los ojos de aquel viejo lujurioso.

Don Rómulo apenas podía creer su suerte, esta vez la chiquilla había dado el primer paso, sus ojos se abrieron cuando las finas manos de la nena se iban a los lados de su cintura y comenzó a bajar poco a poco la microfalda para luego darle la espalda e inclinarse levemente mostrándole la parte favorita de su cuerpo, la parte que la había hecho famosa en la universidad, su enorme y bien formado trasero que lo había trabajado por años en el gimnasio , una fina prenda interior de color negro que se asemejaba a una tanga completo el espectáculo

–Oh por Dio …

El viejo Rómulo jadeó porque apenas podía hablar.

– ¿Le gusta, señor Rómulo? — preguntó. Coquetamente Daniela,

-nunca había estado a si frente a otra persona que no sea mi novio, pero esto solo lo hago por usted ya que siempre ha sido buenito conmigo y será nuestro secreto

–sí si lo que tu digas preciosa será nuestro secreto, ufff eres toda una diosa, me estas volviendo loco nena, ese trasero es perfecto

-jiji gracias Don, Me gustó mucho ambos conjuntos, desgraciadamente no creo que los pueda usar en la calle, la gente afuera no es tan educada como usted además mi novio nunca me dejaría usarlos.

–pero que tonterías dices preciosa, todo te queda tan bien y sería una pena que no lo vuelvas a usar

-hummm bueno si usted se sigue portando bonito conmigo, tal vez y solo taaal vez pueda venir a visitarlo uno que otro día y volver a ponerme la ropa que me compro, pero solo eso he, lo de hoy es un regalo especial jiji

–siempre te tratare como una reina nenita y bueno ya que hoy es un día especial como tú lo has dicho… que tal ¿un abrazo?

– ¡uy! Señor Rómulo que atrevido se ha vuelto usted, no lo conocía así, pero creo que me negare a su petición ya que se puede mirar, pero no tocar jiji

–vamos Danielita solo por hoy que es un día especial, tú mismo lo dijiste

La nena pronto se dio cuenta que no debería hablar demás ya que cualquier cosa podría ser usada en su contra más adelante

-mmm bueno está bien, pero solo por hoy que es especial

Dicho esto abrió los brazos y espero que el viejo se parara del sillón para que se acerque a ella,  el viejo Rómulo se paró como si fuera un resorte y prácticamente se abalanzo hacia ella para darle su mejor abrazo, la nena pudo sentir un olor raro y es que el viejo al estar solo no frecuentaba mucho la ducha hasta que era realmente necesario, pero lo que más le sorprendió es que sintió algo duro en su pierna derecha, era imposible no saber qué era eso.

–gracias por todo preciosa, este fue el mejor día de mi vida, tienes un cuerpo realmente exquisito, cualquier hombre mataría por estar en mi lugar

La nena correspondió el abrazo unos momentos, pero esa cosa dura que sentía en su pierna la ponía nerviosa así que después de unos segundos ella misma rompió el abrazo y retrocedió.

-Ok señor Rómulo creo que ya mucho abracito

–Bueno pequeña Daniela, realmente me has hecho muy feliz, pero como todo hombre al ver tremendo monumento de mujer que estas hecha siempre quiere más así que … ¿hay alguna forma de que me dejes …

– ¡Señor Rómulo!,

la sexy nena se río luego del llamado de atención. Le sorprendía como el viejo conchudo quería aún mas

– ¿Qué más podría pedirme?, Quiero decir, estoy en su sala solo en ropa interior y le he modelado todas las veces que ha querido, ¿qué más podría pedirme? – dijo en un tono coqueto, pero algo sorprendida

El viejo noto el tono de voz con el que hablo su musa y sabía que tenía luz verde para seguir y lanzarse con todo, era ahora o nunca

–Daniela, si no te has dado cuenta, tengo la erección más grande que he tenido en muchos años y es gracias a ti y te lo agradezco, ha pasado mucho tiempo desde que se me ponía así y muchos más años desde que alguien me hiciera sentir bien y creo que tu podrías hacer ese último trabajito para calmar a mi Rómulo Jr. jeje

– ¡Señor Rómulo! ¿me está pidiendo que los masturbe? ¡En serio!

El tono de la nena ahora si cambio de coqueto a serio y es que Daniela no pensó que el viejo se atrevería a tanto, a lo mucho pensaba que le pediría que le modele una vez más, pero masturbarlo ya era pasarse de los límites que ella había creado.

–por favor bombón no te molestes, pero es algo que no he sentido en mucho tiempo y me gustaría volver a experimentarlo una vez más antes de que me vaya de este mundo

– Usted es un exagerado, no está en las últimas como para decirme eso, además usted mismo puede hacerse eso y sentirse bien con todo lo que le he enseñado hoy.

–no es lo mismo, no se siente tan bien como que te lo haga otra persona, por eso te lo pido, solo una única vez y estaré tranquilo

El viejo intento poner su cara más patética para tratar de llegar al corazón de la joven

-Lamento que no haya podido sentir esa sensación en mucho tiempo, sin embargo, eso es realmente demasiado lejos para mí … lo siento.

Ante la negativa de la nena el viejo se desilusiono totalmente, hasta acá llegaba su suerte, pero pensó que debería seguir el impulso que tenía ahora, así que tiró de su cinturón y dejó caer sus viejos pantalones. Daniela no se dio cuenta de lo que había pasado, estaba buscando sus prendas con las que vino para vestirse nuevamente y salir ya que pensaba que esto se le estaba yendo de las manos, ni siquiera se dio cuenta de lo que había sucedido cuando el Sr. Rómulo de repente sacó su verga totalmente erecta de su calzoncillo. Ella se congeló en su sitio cuando el Sr. Rómulo se empezaba a acercar a ella con aquella gran herramienta apuntándola.

-oiga señor, no se comporte como un ordinario, por favor guarde su cosa … yo ya me tengo que ir, se puede quedar con sus prendas ya no las quiero

A pesar de ponerse firme, el viejo la empezó a ignorar, en su mente solo estaba sentir esas jóvenes carnes en sus arrugadas manos, la jovencita no sabía cómo reaccionar, el viejo de pronto se acercó a ella y la abrazo una vez más, ahora si podía sentir con total lujo de detalle aquella dura y venosa herramienta puntear su pierna desnuda, el viejo la empujo hasta la pared para tener en donde apoyarse y dejarle menos salidas de escape a ella

–vamos culoncita, solo este último favorcito, mira como la tengo, esto no bajara nunca si tu manita no me ayuda

Daniela no podía moverse, una sola mirada basto para ver que ese cobrizo pene tenía dimensiones más favorables que la de su novio, sus manos permanecían inmóviles, el viejo seguía punteando la pierna derecha de la jovencita, al ver que la nena no hacía ni decía nada, el viejo tomo la mano de ella y trato de ponérselo en su verga, cosa que se negó a hacer la dulce universitaria que detuvo su mano a centímetros de esa oscura herramienta.

–vamos bebita solo un poquito, haz que me corra y todo esto acabara, no querrás que los demás vecinos se enteren de todo lo que ha pasado en esta sala ¿verdad?, hazlo solo por esta vez que es especial

Ahora la estaban chantajeando, la nena se arrepentía de haber dejado que las cosas llegaran hasta este punto por ponerse juguetona y creer que tenía el control de la situación, sabía que no le quedaba de otra, el viejo a pesar de su edad aún conservaba su fuerza para contrarrestarla y saber lo que este maldito anciano diría a los vecinos le empezaba a preocupar, sus opciones se acababan, así que sin ninguna otra alternativa empezó a bajar su mano hasta la altura de la verga del viejo que estaba rodeado por una abundante mata de pelo como si no se hubiera afeitado en años

Tímidamente su manito sintió los hinchados testículos del viejo, aún tenía miedo de tocar la verga así que empezó sintiendo esos testículos que se encontraban bastante sensibles ya que volvían a recibir la caricia de una mujer en mucho tiempo.

–uffff ohhh esooo sigueee masajea mis huevos, vamos sigue asi uffff

La jovencita comenzó a jugar suavemente con aquellos testículos dándoles suaves masajes y apretándolos suavemente al punto que hacían jadear al horrible viejo, a pesar del asco, la nena sentía curiosidad ya que incluso los testículos del viejo eran más grandes que los de su novio, al viejo le gustaba la sensación de tener a una joven mano agarrándole las bolas, pero quería de una vez que la jovencita le diera una buena masturbada , así que guio su mano hasta la cabezota de su verga y dejo ahí su mano para que la universitaria empiece a tocarlo

Los dedos de la joven por fin estaban en esa apestosa y maloliente verga, con mucho cuidado empezó a dar unos leves círculos con su dedo pulgar por aquella cabeza que ya botada algo de líquido preseminal, los movimientos fueron suaves y poco a poco empezó a bajar por el tronco de ese venoso mástil de carne, sentía como palpitaba, trataba de recordar el miembro de su novio, pero la diferencia era notable, ya que si bien el largo era parecido, lo que no entraba en discusión era el grosor que le ganaba de encuentro a la de su novio

Poco a poco empezó a subir y bajar su mano por aquella barra de carne, mientras el viejo solo jadeaba como un animal, después de muchos años una mujer lo estaba masturbando, se sentía tan bien que empezó el mismo a mover las caderas como si se estuviera follando la mano de la joven

El movimiento poco a poco empezó a aumentar, la nena sabía que entre más temprano acabara con esto, más rápido se podría ir a casa, así que movío su mano tal y como le gustaba a su novio, pero a pesar de que ya había pasado unos cuantos minutos el viejo no eyaculaba, a la nena le parecía raro ya que siempre movía de esa manera y a esa velocidad su mano y su novio nunca aguantaba más allá de un par de minutos

-viejo asqueroso ya … ¿ya está por acabar?

–hummmff nooo culoncita, tus manos son divinas, pero aún estoy lejos de eso uffff creo…creo que necesito un poco más de estimulo

– ¿más estimulo?

–sí señorita calienta vergas, tal vez si te toco un poquito ese cuerpazo que te manejas, pueda acabar más rápido ufff

La joven mujer no podía creer lo que escuchaba, ahora el viejo quería que ella se dejara manosear, la idea le repugnaba, el amable anciano que conocía había muerto para ella, este viejo era un total desconocido que la estaba empezando a tratar como un pedazo de carne por su forma como se estaba expresando, pero a pesar de todo la jovencita estaba empezando a sentir cositas extrañas.

La situación en la que estaba, estar sometida estando solo en ropa interior dándole la paja de su vida a un viejo verde ordinario y ver que ahora no era ella la que tenía el control de la situación sino que era el viejo horrible el que le estaba empezando a controlar a su antojo, pensar en eso , en toda esa situación le estaba empezando a calentar, nunca antes había sido sometida de esa manera, era un experiencia nueva para ella y poco a poco se dejaba llevar

-ufff, señor Rómulo… sí … si cree que eso le ayudara, supongo que está bien que me toque… pero solo un poquito y solo será para ayudarlo a que se venga

— pequeña zorrita ufff que conste he, me estas dando permiso para agarrarte ese culazo que te manejas

La nena mordiéndose el labio inferior miro el suelo y movió su cabeza de forma afirmativa, el horrible anciano con el permiso inesperado otorgado, no perdió el tiempo y extendió sus callosas manos para ir directo al gran trasero de la nena, el cual solo estaba protegido por la minúscula prenda de color negro que tenía la jovencita

por fin sus manos callosas de apoderaron de ese par de monumentales y firmes nalgas que siempre hay soñado tener desde que la vio por primera vez

–pero que rico culo te manejas Danielita, nunca había tocado un trasero tan firme y grande como el tuyo, es tal cual como siempre me lo imaginaba

Esa última parte retumbo hondo en la mente de la universitaria, el viejo vecino que siempre fue amable, estaba loco por su trasero y ella nunca lo había sospechado, siempre lo vio como un viejo solitario, pero buena persona, pero ahora en estos momentos le estaba dando la manoseada de su vida a su trasero, invadida por la curiosidad solo atino a preguntar

– ¿desde cuándo?

–¿ahhh?

El viejo recorría con sus manos toda la parte baja de la nena, sentía desde los suaves muslos hasta la firmeza de ese imponente trasero, sentía como esa pequeña ropa interior poco a poco se metía entre sus enormes nalgas por tan intenso manoseo, le faltaba manos para deleitarse con tan imponente trasero que se cargaba la jovencita, apenas podía escuchar la débil voz de Daniela que hacía esfuerzo para dejar de respirar pesado y tratar de vocalizar lo que le iba a decir

– Señor Rómulo, dígame ufff… dígame ¿desde cuándo siente esa atracción por mí?

–desde la primera vez que te mudaste con ese petulante y engreído de tu novio, aún recuerdo ese jean apretadito que te pusiste, sentía un fuerte impulso de darte unas fuertes nalgadas

De pronto, dos fuertes nalgadas retumbaron por toda la sala haciendo que la jovencita se queje y deje de masturbar al viejo

– ¡ayyyyyyy!  Nooooooo no haga eso

Daniela adolorida y algo asustada llevo sus manos a su trasero y trato de alejarse, pero debido a que el viejo la tenía contra la pared, no logro su propósito

–siempre quise hacer eso, desde el primer día que te vi quise agarrarte a nalgadas

El viejo Rómulo se apegó nuevamente a la joven y volvió a poner sus arrugadas manos en las firmes nalgas de la chica

-Don esto fue suficiente, permítame que me vaya, le prometo que no le diré a nadie lo que paso hoy, puede quedarse con la ropa, ¡esto fue un error!

–no mamita rica, no fue ningún error, te estoy siendo sincero, te estoy expresando mis sentimientos, tú sabes que siempre me he portado bien contigo a pesar de estar con ese hijito de mama de tu novio.

-pe…pero ¿porque dice eso?, si usted siempre se llevó bien con el

–bahh, fue pura actuación, solo cuando estabas tú aparentaba llevarme bien con ese inútil, nunca me agrado ese tipo, desde que se mudó siempre fue un cretino insoportable con aires de superioridad disfrazado de bondad… pero ahora se un secreto suyo y es que por lo que veo el tipo es un inútil en la cama

– ¡eso no es verdad! Por favor no se refiera así de el

— yo sé que es así culoncita, una hembra bien pisada nunca estaría en manoseos con otro hombre si no fuera porque esta insatisfecha sexualmente, pero descuida yo si soy un verdadero macho que te hará sentir cosas que el inútil de tu novio nunca podrá hacerlo

– ¡cállese! él lo hace bien… solo que últimamente ha estado ocupado en su trabajo… eso es todo

–uy pobrecita… el tarado ese trabajando como burro por unas monedas más, mientras que su yegua se queda solita en casa y frustrada sexualmente jajaja te digo algo culoncita, ¿sabes por qué mi mujer nunca me hecho de la casa a pesar de que nunca hacia nada?… es bastante sencillo, ¡la tenía bien cogida¡ , es por eso que siempre me mantenía a pesar de que le era infiel con sus amigas o me gastaba todo su dinero que ganaba en cerveza o putas, a ella poco le importaba, lo único que quería era terminar bien follada al finalizar el día y yo siempre le cumplía de la mejor manera, así que déjate llevar nenita a pesar de tener casi 63 años sigo manteniendo mi virilidad y pronto sabrás lo que es gozar como una verdadera perra, pronto me rogaras por verga , ya verás , así que ahora olvídate de todo y deja que mi verga haga todo el trabajo jejeje

Dicho esto, el asqueroso anciano volvió a agarrar la mano de la joven y se la llevo nuevamente a su miembro, Daniela intentaba sacar su mano, pero el viejo se mantenía firme y no la iba a soltar hasta que vuelva a su labor masturbatoria

–vamos perra, ¡termina tu trabajo!

-no señor Rómulo, yo…yooooo… est…esto es un error, amo a mi novio, no puedo hacerle…no puedo hacerle esto

El viejo noto que la nena aún no estaba totalmente entregada y se había pasado con todo lo que había dicho por lo que trato de apaciguar las aguas

–no seas así nenita, mira lo rico que lo estamos pasando, vamos discúlpame por ponerme así de idiota, compréndeme que hace muchos años que no tenía una experiencia como esta y verte con tan poca ropita me descontrolo un poco

El viejo trato de usar otra vez palabras suaves, pero era demasiado tarde, ya había revelado su verdadera cara

Daniela ya no quería creerle nada a ese anciano machista, quería irse de ese lugar pero su cuerpo no le hacía caso, había pasado un buen rato desde que el asqueroso viejo había empezado a manosear su trasero, por más que quisiera, no podía negar que el viejo sabía muy bien cómo tratar y manosear un trasero con la rudeza exacta que a ella le gustaba y ahora con una mano poco a poco le empezaban a tallar su zona intima con dos de sus dedos aun por encima de su pequeña ropa interior, la sensación fuerte con la que era sometida su lugar más preciado le estaba empezando a gustar, y solo se retorcía ya que los manoseos y las palabras  de grueso calibre que estaba usando el vejete la estaban poniendo bastante excitada

-yo…yo lo entiendo y acepto sus disculpas, por favor terminare de hacer esto, pero será lo último que haga ¿está bien?

El viejo asintió con la cabeza, sabía que poco a poco la escultural jovencita estaba cediendo y pronto la tendría ensartada llenándole todos sus agujeros con su leche.

–jeje gracias por entender ricura, gracias por entender a este solitario viejo

Daniela intuía que el viejo antes del altercado ya estaba pronto a llegar a su límite por lo que que volver a llevarlo a ese estado no le iba a llevar mucho tiempo, así que luego de volver a masajear un poco las bolas del viejo, se puso a mover su mano mucho más rápido haciendo jadear al viejo como un animal, producto de eso el viejo dejo de acariciar su zona íntima y volvió a sujetarle fuerte las nalgas.

La jovencita observo como el repugnante aliento del viejo se volvía más rápido ,sabía que era la señal inequívoca de que faltaba poco para que se venga, cada vez que su mano llegaba a la parte superior, con su dedo pulgar masajeaba la cabeza para estimularla cada vez más, el viejo por su parte trataba de aguantar, pero que una hermosa mujer te hiciera eso mientras le agarras el trasero  a tu antojo era demasiado para él, poco a poco empezaba a perder la cabeza, lo apretones y las nalgueadas cada vez eran más fuertes , Daniela lo dejaba hacer ya que sabía que esto pronto iba a acabar .Don Rómulo jadeante levanto su rostro para mirarla a la cara

–Eres tan encantadora, tan jodidamente encantadora.

Sus ojos se posaron en el siguiente premio

–Oooh, esas grandes y ricas tetas — le susurró al oído– ¿qué tan grandes son? Mmmm ¿De qué tamaño es tu sostén?

Don Rómulo volvía a sonar como el viejo y sucio pervertido que realmente era., Daniela no le hizo caso y evitaba mirarlo, seguía concentrada en su labor, le impresionaba como con la velocidad a la que lo estaba masturbando aún no lograba que se corriera , peor aún , la que estaba volviendo a perder la cabeza era ella debido al fuerte y estimulante manoseo al que era sometido su trasero, comprendió entonces que el viejo pervertido necesitaba un último estimulo.

-Tu… viejo mañoso –dijo con un temblor en su voz cuando comenzó a perderse en el momento

-Oooooh, tu viejo mañoso, amas mis grandes tetas, ¿no?, Eres un viejo sucio, ¡apuesto a que nunca pensaste que las tendrías tan cerca a tu cara, mmmmm! ¡Apuesto a que piensas en ellas todo el tiempo!

–Oh, sí, sí, sí — dijo el vejete cuando la jovencita empezó a mover sus pechos más descaradamente enfrente de sus ojos

– ahhh siempre piensas en mi colita y en mis tetas … ¿eh?

–Sí, sí, sí, todo el tiempo, Ooooh, esas preciosas tetas, siempre las quise tener en mis manos.

-dime viejo maldito…que te gusta más ¿mis tetitas o mi colita?

–uff me gusta todo; tienes un culo muy rico, pero tus tetas también son magníficas, son tan grandes y suaves…ufff

-ya me has manoseado mucho mi trasero, mmmfff porque no te encargas ahora de mis niñas.

–uffff claro que sí, esas ubres merecen ser ordeñadas

-mmmm ahhhh así que ubres ¿no?, y si son ubres ¿no te gustaría chuparlas?

–mmmfff claro que sí, muero por succionarte tus ricas tetas y morderte esos hinchados pezones hasta sacarte leche

-ahhhh mmmmff ¿te tu gusta la lechita? ¿Siii?…. uff pues para tu mala suerte aun no puedo hacer eso, ahhh pero igual chúpamelas para ver si sale algo, son todas tuyas maldito viejo con suerte, de momento yo tratare de sacarte tu lechita de tu verga también

El viejo ya invadido por la lujuria dejo caer su arrugado rostro justo en medio de ambos senos, haciendo que Daniela se muerda el labio inferior del placer, realmente lo estaba disfrutando, sentía como ese viejo lujurioso metía su rostro lo más adentro que podía, Daniela sentía como esa babosa lengua recorría sus blancas y suaves carnes, sentía ese mal afeitado rostro hacer cosquillas por todo su pecho el cual solo lo protegía ese pequeño brasier de media copa

-oh sí … que rico…ahhh… siiiiiiii — Gemía suavemente en la oreja del viejo

Por más que el viejo hundía su cara no podía bajar el brasier de Daniela, así que dejo un rato el manoseo al trasero de esta y con un fuerte tirón rompió el brasier negro de media copa que tenía la nena haciendo que esta gima más fuerte por la rudeza de como se lo habían quitado

-ahhhhh siiiiii papiiii

Por fin fueron liberadas esas majestosas montañas de carne adornadas con un pezón de color café claro las cuales estaban listas para ser succionadas de la manera más salvaje posible, el viejo sentía que quería llorar por tan hermoso espectáculo, esos pechos que por tanto tiempo había soñado por fin estaban al alcance de su maloliente boca así que sin pensarlo más, se apodero del seno derecho de la joven succionando lo más fuerte que pudo

-ahhhhh ayyyyy no lo haga tan fuerte que me la va a arrancar uyyyyy

–tetas ufff tetas mfffff que ricas ubres tienes, no me cansare de chuparlas hasta que me den leche

El horrible viejo se sentía en el cielo, chupaba, mordisqueaba, le lamia el pezón y todo el pecho derecho mientras que con su otra mano amasaba con fuerza el otro, mientras la nena le daba una fuerte masturbada, nunca se imaginó estar en esta situación con una joven tan bella como Daniela

-O… Oh… Ohhhhhhhhhhh…! A… Ah… Ahhhhhhhhhh…! Mmmmmmmm…!  don… Romulo…  q… que… ri… coooooo…siga asi…ufff… aaaahmmm, si que le gustan, ¿esta rico?

–uffff están sabrosas perrita

-pues no se olvide de mi pecho izquierdo, también se merece un poco de su amor

El viejo no se hizo de rogar y pronto su apestosa boca se apodero del seno izquierdo para darle el mismo trato rudo que sufrió el seno derecho, por lo tanto, la nena seguía masturbándolo, se estaba empezando a cansar y no podía lograr que el viejo se viniera, ni siquiera con el enorme incentivo que le estaba dando, de pronto su ya mojada vagina volvía a sentir unos dedos juguetones que intentaban abrirse paso de su pequeña ropa interior y es que el viejo aún seguía chupando y perdiéndose en esos blancos montículos de carne, pero con la otra mano volvió a tallar el sexo bastante lubricado de la nena, por un momento quiso cerrar sus piernas, pero era inútil, el viejo le ganaba en fuerza y además ella realmente lo estaba disfrutando por lo que no ofreció mucha resistencia y dejo que esos arrugados dedos jugueteen con su zona más íntima, zona que solo había tocado su novio

Pronto lo dedos hábiles del lujurioso anciano movieron hacia un lado la pequeña ropa interior de Daniela y sin previo aviso introdujo uno de sus dedos y de una manera muy lenta comenzó a abrirse paso haciendo gemir a una desinhibida jovencita que se estaba dejando llevar por el momento.

–Estas bien apretadita — decía el viejo, para luego llevarse sus dedos a su boca y lamerlos

-ahhhh ufff sea gentil ahí abajo don ahhhh

–slurrp me gusta como tu manito juega con mi verga, yo también hare lo mismo con ese huequito rico que tienes, ufff mira lo mojadita que estas y eso que solo he metido un dedo, imagínate cuando te meta por completo mi verga, te hare gozar como la yegua que eres y pronto me rogaras por más , por cierto yo no soy de esas tonterías de condón he, a mí me gusta meterlo calato y si te hago una guagua tendrás que tomar la responsabilidad y venirte a vivir conmigo como mi mujer – le decía todo esto mientras seguía chupando los juveniles pechos de la nena



Daniela sabía que a este paso era inevitable que el viejo le metiera su maloliente verga y probablemente la embarazara ya que estaba en días fértiles, lo peor es que aún no lograba su cometido su hacerlo correr, por primera vez sus manos le habían fallado, así que con la cabeza totalmente nublada por la situación pensó que la mejor solución era si le daba una mamada. Tomada la decisión Daniela se dispuso a inclinarse de cuclillas para regalarle al viejo la mejor de las mamadas, pero este la detuvo

–me leíste la mente culoncita, justo te iba a pedir que me chuparas la verga mmm, pero tengo una mejor idea, ven

Sabiendo que Daniela estaba totalmente nublada producto de las nuevas sensaciones a la que su cuerpo era sometido, el viejo aprovecho el momento y la jaloneo hasta el sofá donde la jovencita le había regalado las mejores modeladas de su vida. Tumbo primero a Daniela, la jovencita pensó que el viejo se tiraría encima de ella para besarla y automáticamente cerro sus labios y ojos, pero grande fue su sorpresa cuando los abrió y vio la enorme verga del viejo muy cerca de su rostro, mientras que la arrugada cara de este se acercaba a su zona intima.

El viejo bajo hasta las rodillas la pequeña ropa interior que le quedaba a la nena, estaba sorprendido del espectáculo que estaba viendo y es que la zona intima de Daniela estaba totalmente depilado, ya lo había sentido con sus dedos, pero verlo tan cerca era un espectáculo totalmente distinto.

Luego de apreciar el espectáculo, como si su vida dependiera de ello, se hecho a pasar su cara y lamer todo el sexo de la jovencita, haciendo que esta se retuerza de placer

-ufff ahhhh ahhhh doooon Romu….loooo no haga es….ahhhhhhhhh

La leves quejas de Daniela eran ignoradas por el vejete que se daba un tremendo banquete, mientras ella levemente se dejaba llevar por la hábil lengua del viejo y recordaba que hace mucho que no hacía un 69 con su novio,  el imponente miembro del anciano ya se encontraba golpeando uno de sus cachetes como tocando la puerta para que la sexy universitaria abriera la boca y se comiera tremenda pieza de carne , a lo cual ella lo acepto ya que estaba sintiendo muy rico en su parte de abajo así que lo mínimo que podía hacer era devolverle el favor, aunque aún lo hacía tímidamente

-Siiiiii!! Ricooo!! Ahhhhh!! Comamelaaa!! Ahhhh!! Asiiii!! Meta su lengua mas adentro  Donnnn, mas fuerteee!!

— que rica conchita que te gastas putita…srrrpppsss….tan suavecitaaaaa… Srpsssschtss…tan rosaditaaa…srrrpsssss — le decía sin poder parar de lamerle toda su vagina

Daniela por su parte empezó con unos pequeños besitos a la cabeza y a los testículos, pronto empezó a aumentar el ritmo y los besos se convirtieron en lamidas como si de una paleta se tratase, motivada por las pequeñas y placenteras mordidas en sus zonas más sensibles y es que para hacer un buen sexo oral a una mujer es todo un arte, para su buena suerte la vejete tenía bastante experiencia y sabía que lugares lamer, meter lengua o darles suaves mordiscos

la joven sentía tanto placer que abrió su boca y el miembro del viejo se abrió paso haciendo que le dé arcadas por lo repentino que fue, pero luego se recompuso y motivada por lo bien que la hacía sentir el viejo allí abajo empezó a mamarle la verga lo mejor que pudo.

A estas alturas Daniela ya había comenzado a menear sus caderas producto de las ricas sensaciones que estaba sintiendo, el viejo sofá en el que estaban acostados rechinaba por cada mínimo movimiento que ellos hacían

–MMMmmm…OOHhhh…nfsssss!… nfsssss!!… nfssss!!! — eran los gemidos, más la sonora respiración de Daniela por lo bien que era tratada allí abajo.

–Te gusta verdad pendejaaaaa!! — le consultaba el viejo entre jadeos

–Siiiiiii…!!, le confirmaba la caliente universitaria

-¿quien te lo chupa mas rico ha? ¿Yo o tu noviecito?

–ahhhh ahhhh ufff usteeeed…usted es mas puerco y eso…eso me encanta ufff

La felación mutua, mientras el viejo pasaba su lengua hasta llegar a los alrededores de su virginal ano, la jovencita continuaba y le encantaba estar con la boca llena de esa gruesa verga, las abundantes cantidades de salivas y babas que caían mescladas con otros tipos de líquidos que provenían desde el interior de la enorme verga del hombre, llegaban hasta sus pechos donde ella misma se encargaba de desparramárselas con sus dos manos por todas sus tetas y vientre, Ahora ya succionaba y chupaba la enorme verga como desesperada, la ensalivaba y se la pasaba ella misma por toda su cara, todo lo que se había estado reprimiendo por semanas lo estaba soltando en esos momentos.

Habían pasado varios minutos, Daniela ya se había olvidado de su misión principal que era hacer eyacular al viejo, de momento solo se dejaba llevar y disfrutar las ricas sensaciones que estaba sintiendo, pero al cabo de un par de minutos más, sintió como su boquita era bombardeada por 3 poderosos chorros de semen que llenaban completamente su boquita, el viejo solo jadeaba sin gestionar ninguna palabra, como si fuera un animal. Tanto semen había llenado por completo la boquita de la universitaria, se negaba a tragárselos y con un movimiento y un gesto hizo que el viejo satisfecho se moviera y la dejara libre para dirigirse al baño a botar la semilla del anciano que estaba esparcida por toda su boca y cara.

Ya en el baño, la calentura del momento había pasado, Daniela no solo se había dejado llevar y manosear por aquel acabado anciano, sino que también se la había chupado, su mente era un desastre, se sentía la peor mujer del mundo por dejarse llevar por su calentura hasta tal extremo, pero su vagina lubricada era la señal de que ella no había sido obligada sino que también era participe de este error producto de la calentura del momento, sabía que tenía que largarse de ese lugar antes de que no hubiera vuelta atrás , para su buena suerte sus leggins, zapatillas y su polo aún seguían en el baño, lo único que le faltaba era su ropa interior, desgraciadamente su brasier había sido roto por la calentura del viejo y su pequeña braga estaba totalmente mojada, no tenía tiempo para pensarlo así que se cambió rápido sin la ropa interior ,no le quedaba de otra

Por su parte el vejete se sentía en el cielo acababa de recibir la mejor mamada de su vida y esperaba continuar con la segunda parte que era hacerla suya completamente.

–oye mujer ¿lista para el segundo round?, ahora si sentirás la verga de un verdadero macho

Pero grande fue su sorpresa cuando vio a Daniela totalmente vestida

–oye oye ¿a dónde crees que vas? — le decía mientras se ponía enfrente de ella con su verga totalmente erecta nuevamente

-por favor déjeme pasar

–no te puedes ir culona, ¿no ves que la estamos pasando rico?

-déjeme pasar o gritare y todo el vecindario escuchara – amenazo la joven totalmente decidida

–¡hazlo! ¡grita! que escuchen todos, que sepan que la estoy pasando rico con la mujer más rica de toda la ciudad jajaja

-usted es un idiota nunca debí darle tanta confianza

Dicho esto, la nena se movió rápido hacia la puerta y se alejó para desgracia del viejo que no la podía seguir ya que no veía donde había tirado sus pantalones, solo pudo gritarle ofuscado

–¡sabes que esta no será la última vez que nos veamos, mujer que prueba mi verga siempre querrá repetir! ¡sé que volverás culona!

La infiel universitaria no quiso voltear a responderle, solo esperaba que sus vecinos no hubiesen escuchado, se dirigió a paso firme hacia su casa, sin percatarse del espectáculo que estaba regalando a todo hombre que se le cruzaba y es que ese polito ceñido sin brasier era una tentación para cualquier hombre ya que con cada paso se podía ver el movimiento libre de esas perfectas montañas de carne, asimismo podían ver claramente los marcados pezones de la nena, además que sin su prenda intima inferior su leggin se le metía y era inútil tratar de disimularlo

Justo en ese momento, por cosas del destino, el viejo heladero se encontraba rumbo a la plaza en la misma dirección que la jovencita como todos los días de su rutinaria y aburrida vida y cuando la sensual jovencita lo paso, era imposible no fijarse en ese imponente trasero con ese leggin apretado el cual era imposible olvidar, era la misma jovencita que hace unos días estaba en la plaza, el tamaño y el enorme trasero concordaban con lo que recordaba este horrible viejo, que sin que se diera cuenta la nena, se dedicó a seguirla desde una distancia prudente

Por su parte el viejo Rómulo si bien estaba frustrado por que se le escapo su presa que estaba ya casi entregada, sabía que pronto vería nuevamente a la nena, ya que pensaba en darle una pequeña visita pronto, sabía que tenía que pensar en la mejor manera de tener nuevamente a ese monumento de mujer en sus manos mientras veía en el suelo el brasier roto de la jovencita, lo recogió y le dio una tremenda olfateada recordando como se había merendado esos enormes globos de carne blancos, mientras lo hacía pensaba en la mejor manera de sorprenderla y hacerla suya…

JVR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *