Daniela y el pervertido viejo de su vecino 2.

Luego del largo trayecto, Daniela regreso a su casa, en todo el camino nunca miro atrás, entro y cerro con fuerza la puerta, una vez adentro se apoyó en esta y se puso a recapacitar todo lo que había ocurrido , estaba molesta consigo misma, se arrepentía de haber sido tan permisiva con aquel horrible viejo, un simple juego “picaron” como ella tenía en mente se había convertido en una completa infidelidad, pensó entonces en Jorge su novio, el pobre en estos momentos seguramente se debía estar matando en él trabajo y ella no tuvo mejor idea que meterse en la casa de su vecino, darse unas buenas manoseadas y algo más.

Apenas pensó en Don Rómulo, se le vino a la mente esa tremenda herramienta que poseía, recordó como la hábil lengua de este se metió en todo su sexo y con solo una pasada llego a rincones donde su novio jamás había llegado, recordaba también lo bien que este había tratado sus senos con esa forma tan ruda y esa poca delicadeza para meterle toda la verga en su boca sin previo aviso,  aún tenía en su mente como 3 potentes chorros de semen llenaron su boca, algo que ni siquiera su novio tenia permitido hacer ya que le parecía asqueroso, pero lo peor para ella es que aun tenia en su cabeza como estuvo a punto de decirle a Don Rómulo que le meta la verga  y la hiciera suya en aquel viejo sofá, todos esos recuerdos la hacían renegar pero a la vez inconscientemente la volvían a poner caliente, no se había dado cuenta que ya se estaba volviendo a tocar, sin duda su cuerpo aún no se había calmado del todo dada la nueva y rica experiencia que había pasado, lo único que le quedo fue darse un largo baño para relajarse, pero aun así la calentura de su cuerpo tardo bastante en pasar.

Esa misma noche , Daniela esperaba a su novio, no había hecho la cena ni ninguna otra cosa desde que regreso a la casa, no le importaba nada , solo estaba en su sala esperándolo con una sexy camiseta transparente de color rojo con una pequeña tanga del mismo color, Dani esa noche estaba que echaba fuego,  deseaba olvidarse de la experiencia que había tenido en la mañana, quería demostrarle al horrible viejo de su vecino que se equivocaba y que su novio también era un macho semental, eran casi las 9 p.m. cuando Jorge entro a la casa, agotado como todas las noches, sus ojos carentes de vida por el cansancio comenzaron a brillar al ver a su amor en esas diminutas prendas esperándolo, sintió el impulso de lanzarse sobre ella, pero su cansancio era evidente.

– hola bebé, mi amor — ­Dani enseguida recibió a Jorge con varios besos, sorprendiéndolo por lo animada y sexy que se veía hoy su bella novia.

— hola cielo, te ves esplendida hoy

– ¿te gusta?, ¿algo más que me quieras decir? — La sexy jovencita se dio una vuelta lentamente con la esperanza de levantarle el animo a su cansadísimo amor, además quería que este le empiece a hablar sucio y que de la calentura se comporte un poco más rudo.

— cielo tú sabes cómo me vuelve loco tu cuerpo y ese conjuntito me trae muchos recuerdos ya que fue una de las primeras lencerías que te compre, pero hoy ha sido un día bastante agotador y…

Daniela no dejo que termine de hablar, necesitaba que alguien le apague todo ese fuego y con un largo beso lo llevo a la sala y se hecho encima de él.

— Dani, ya hablamos de esto, sabes que si vengo del trabajo no podre rendir muy bien, mejor lo dejamos para el día que me toque descansar.

– shhhh deja que mami haga todo el trabajo tu solo relájate bebé.

— jeje hoy estas bastante juguetona, ¿acaso hoy es alguna fecha especial que me estoy olvidando?

Daniela sabía que su comportamiento no era el habitual, pero no le importaba nada, solo quería tener algo de sexo y olvidarse de este día para siempre.

– tranqui amorcito, hoy no es ninguna fecha especial, solo que hace varios días que no lo hacemos y realmente te necesito, te necesito dentro mío o ¿es que tu trabajo es más importante que yo?

A Jorge no le gustaban las comparaciones, pero tenía que admitir que había descuidado un poco a su mujer por culpa del trabajo, así que a pesar de su cansancio intento dar lo mejor de sí, Daniela por su parte, empezó a quitarse aquella camiseta de una forma lenta y sexy para que esas bellas toronjas estén a merced de su novio, cosa que el excitado joven no desaprovecho y se abalanzó sobre ella.

– ahhh eso mi amor, chúpalas, chúpalas mucho

–ufff me encantan tus pechos amor.

-ahhh siii sigue así, ¿recuerdas hace años cuando me las tocaste en un cine?, fue la primera vez que alguien se atrevía ha hacerme eso y me gusto, me encanto como me las apretabas y luego te atreviste a bajar mi blusa para meterte una a la boca, me las chupabas muy rico, y de rato en rato hacías mucho ruido, aun cuando estaba toda esa gente, te confieso que me gustaba ese morbo de ser descubiertos.

La joven esperaba que haciéndole recordar aquellos calientes momentos, su novio se animara aún más, con bastante habilidad metió su mano dentro del pantalón de Jorge y se dispuso a masturbarlo, para su desgracia esa vez la sintió menos gruesa de lo que recordaba normalmente.

— ufff claro que me acuerdo, aun no éramos novios cuando paso eso, ese día te comportabas tan linda e inocente, pero a la vez llevabas ese tremendo escote que era difícil verte a la cara.

– uy ¿enserio bebé? no me había dado cuenta de eso, ¿te gustaba mucho esa blusita?

— claro que sí, me gustaría repetir aquel momento alguna otra vez — le dijo Jorge y de nuevo se volvió a apoderar de uno de los pechos.

– ¿sabes? tengo una blusa bastante parecida a la de esa vez, si gustas podemos salir uno de estos días al cine y hacer eso que tú quieres…oye y si ¿alguien nos llega a mirar?

— pues que se ganen con el espectáculo, al final solo eso pueden hacer, mientras que yo si puedo hacer lo que quiera con ellos.

– uy bebe que travieso, ¿ósea que no te importaría si otro me mira los pechos? ¿Así sea un viejo verde?

— no me importa cielo, incluso le haríamos un favor si un tipo así te logra ver, es más la próxima vez que salgamos quiero verte con esa blusita que me dices y ponte alguna una falda pequeña para que todos vean lo bella y coqueta que es mi mujer.

-oooh … si tú quieres eso, pues lo haremos nene.

A Daniela le gustaba como se estaba poniendo Jorge, la sola idea de salir con su novio usando algo provocativo y que todos la devoren con la mirada le estaba empezando a gustar e inconscientemente aumento las masturbadas a este.

–uffffffffffffffffff Dani más despacito con caaaaalma.

– tan solo imaginar que me estas comiendo los pechos en el cine me pone muy caliente nene.

La imaginación de Daniela  empezaba a volar, por un momento se imaginó estar en un cine porno de mala muerte junto a su novio el cual se apoderaba de uno de sus pechos a vista de varios tipos de mal vivir que se morían por ser los siguientes, imaginar aquella escena la ponía más animada, así que pego más su seno izquierdo a la cara de Jorge para que se la chupara con más fuerza pero su forma de hacerlo tan suave de este, no prendía del todo a Daniela, ella quería que la tratasen más rudo  así que  se dedicó a masturbarlo con más ganas para animarlo a que se ponga más osado.

-vamos bebe, hazlo más fuerte, si eres bueno, hoy te dejo que acabes en mi boquita, ¿te parece? —  le dijo coquetamente en su oído

Las palabras de Dani fueron demasiado para Jorge que al saber que podría por fin vaciarse en la boca de su amada hizo que perdiera el control de la situación y empezó a correrse para decepción de Daniela.

— ufff perdón cielo, cuando escuché eso de correrme en tu boca no pude contenerme

-descuida amor, descansa, mañana lo intentaremos de nuevo – dijo la frustrada Daniela que no le quedo de otra que esperar a que se duerma Jorge e ir al baño para autosatisfacerse un par de veces.

Pasaron un par de días de aquella experiencia con su vecino, Eran ya las 7 am, el timbre sonaba insistentemente, por un momento Daniela que aún estaba acostada sin tener noción exacta de la hora pensó que se trataba de su novio que se había olvidado algo y no tenia las llaves a la mano.

Se levanto rápido de la cama y se dirigió a la puerta principal, como recién se había levantado, solo tenia puesto su sexy ropa de dormir la cual consistía en un pequeño short de algodón y un polo cortito bastante holgado ambos de color blanco.

– amor que te has olvidad…

A la sexy jovencita se le abrió los ojos al ver a Don Rómulo parado en la puerta, este vestía un terno, como si de una ocasión importante se tratase, aquel horrible sujeto tuvo la desfachatez de esperar a que Jorge saliera de la casa, para por fin acercarse y tocar el timbre insistentemente, la joven se quedó petrificada sin poder decir una palabra

— vaya, pero que rica se ve hoy señorita Daniela ¿me extraño? — dijo el viejo con total frescura mientras recorría con la vista el escultural cuerpo de la joven perdiéndose en el escote que se formaba producto de lo holgado que era el polo de algodón.

– uuusted… ¿qué hace acá?  — Tartamudeo un poco la preocupada joven

— ¿pero qué clase pregunta es esa?, Obviamente he venido a visitar a mi nalgona favorita, aprovechando que el cornudito ese ya se fue a su trabajo.

– por favor no diga nada más, usted es un sinvergüenza y está muerto para mí, así que váyase

La nena sin esperar la respuesta del viejo, procedió a cerrar la puerta, pero Don Rómulo rápidamente puso el pie para que la joven no pudiera cerrarla

— uy pero que feas formas de tratar son esas, pensé que después de aquel día nos habíamos vuelto un poco más íntimos.

– yo no sé a qué se refiere, saque su pie y déjeme en paz o llamare a la policía.

— jaja sé que no lo harás, te morirías de vergüenza si haces eso, te conozco, he visto y he analizado tu comportamiento todos estos meses desde que te mudaste, así que… ¿por qué no me dejas pasar y charlamos un ratito?

La universitaria estaba sorprendida por las declaraciones, para su mala suerte el viejo tenia razón, le daba vergüenza hacer un escándalo a media calle, sabía que no podía hacerlo, mucho menos llamar a la policía y explicarles el incidente, además le daba miedo que algún vecino pase y los vea forcejeando la puerta dándoles a entender ideas equivocadas y yendo con el chisme por toda la urbanización, lentamente dejo de forcejear en la puerta y el viejo entro a la casa de una manera calmada.

— así que este será nuestro nuevo nidito de amor o ¿prefieres que nos sigamos viendo en mi casa?, No es tan acogedora como la tuya, pero si le das una buena limpieza yo creo que puede quedar decente.

– por favor ya no siga, ya obtuvo mucho más de lo que quería ese día.

— jaja ósea ahora si se te refresco la memoria, pero te equivocas mamasota, te fuiste corriendo antes de tiempo y me dejaste bastante caliente todos estos días, ni siquiera el prostíbulo al que fui me calmo mi hambre de sexo, todos estos días solo he pensado en ti y en tu rico culo.

-por favor ya olvídese de eso…le puedo dar dinero para que vaya a un mejor prostíbulo si gusta.

El viejo soltó una carcajada y sin que nadie lo invite se sentó en uno de los grandes sofás de la feliz pareja

— ¿pero para que haría eso? Si te tengo a ti, ese tremendo culo que posees no tiene comparación…y dime preciosa ¿cómo la has pasado estos días? ¿extrañaste mi verga?, ese día la succionabas como toda una perrita, me dejaste seco por unos minutos, ahora tengo una gran carga guardada solo para ti preciosa, o ¿preferirías que ahora me corra dentro tuyo?

La nena no podría creer todas las cosas que le estaba diciendo el viejo, hasta hace unos pocos días, el viejo la trataba como a una nieta y ahora solo la miraba como un pedazo de carne, estaba indignada por el brusco cambio de su vecino, pero a la vez sabia que ese comportamiento estaba dentro de sus fantasías más sucias, la nena resignada intento tratar de calmar las cosas antes de que esto se le fuera de las manos nuevamente.

-Don Rómulo…por favor dejemos ese momento atrás, no sé qué me paso, admito que yo también tengo parte de la culpa así que no le hare problema, mejor olvidemos todo eso y volvamos a ser amigos.  — dijo la sexy jovencita tratando de persuadirlo de una forma amable para que se fuera y la deje en paz,

— es imposible olvidar ese culo y esas ricas tetas que te manejas, sobre todo cuando ya pude saborearlas a mi gusto, te ofrezco un mejor trato, ¿por qué no te dejas llevar y nos ponemos a coger todas las veces que el inútil de tu noviecito este afuera trabajando?, si no quieres que nadie sospeche que vengo seguido a tu casa, podríamos ir a un hostal un par de veces, obvio tú lo pagarías ya que mi economía no es tan buena estos días.

– Oiga no meta a Jorge en estas cosas.

— Jorge, Jorge, Jorge…ese inútil no te merece mamasota, de que le sirve tener todo el dinero del mundo si no puede satisfacer a su hembra, ese día ya me lo confesaste, tu noviecito es un inútil en la cama.

– ¡yo no dije eso!

— sí lo hiciste, dijiste que te gustaban las personas que se comportaran sucio contigo…y como no comportarse así contigo si tienes tremendo cuerpazo.

-ya le dije que Jorge lo hace bien, solo que por el trabajo siempre viene exhausto, ¡nunca dije que fuera un inútil!

–ya, ya tranquila yegüita, estamos algo tensos, por que mejor no te preparas un cafecito para calmar esos nervios y de paso te haces algo para tragar ya que aun no he desayunado por venir temprano a visitarte.

Daniela estaba molesta, encima del mal rato que estaba pasando y de las burlas a su novio en su propia casa, ahora este anciano sinvergüenza le pedía que le llevara algo de comer, Dani estaba a punto de mandarlo al diablo, pero sabia que tal vez podría calmar un poco la lujuria del viejo si ganaba algo de tiempo.

-quédese sentado, preparare algo de café y calentare algo de ayer, si gusta puede ver la televisión.

–ok culonsita, prepárate algo rico antes de empezar con la acción, sé que el inútil ese llega de noche, así que tenemos mucho tiempo para pasarla bien jeje

La nena ya no dijo nada, sabía que era inútil defender a su novio en estos momentos, así que simplemente se fue a la cocina, el viejo no perdía detalle de ese gran trasero que se movía en dirección a la cocina, se puso cómodo en el sofá y prendió un rato la tele como si estuviera en su propia casa.

por su parte Daniela no sabía cómo deshacerse del viejo lujurioso, sabia que si lo hacia por la fuerza o empezaba a gritar se armaría todo un escandalo en el vecindario, lo único que tenía claro es que no debía hacerlo enojar, esperaba que el recalentado del día de ayer sea del agrado de Don Rómulo.

Había pasado solo unos minutos desde que la jovencita se metió en la cocina para prepararle algo de comer a Don Rómulo, estaba tan concentrada con el sartén calentando la comida cuando sintió que la abrazaban por detrás.

– o…oiga ¿qué hace?

— lo siento ricura, no me aguanto, tienes un cuerpazo exquisito

– suélteme por favor estoy a medio calentar la comida, me voy a quemar

— deja eso, puedo comerlo despues, ahora lo que no quiero es seguir perdiendo el tiempo contigo, quiero continuar donde lo dejamos y hacerte mía de una vez.  — dijo el calenturiento anciano poniendo todo su bulto de forma descarada entre las grandes nalgas de la jovencita.

– Señor Rómulo por favor no haga esto.

— tienes un rico culo mamacita, seguramente te deben decir muchas groserías en la calle y no los culpo, cualquier hombre moriría por poner su verga entre esas dos nalgotas.

Las embestidas estaban empezando a tomar más fuerza, Daniela desconcertada y aun con el sartén en una mano no sabia que hacer, pero el solo sentir esa verga en su trasero le hizo recordar todo lo que había pasado aquel día en la casa del viejo, no podía negar que su cuerpo aún seguía caliente desde ese día.

— dime preciosa, ¿de verdad no has extrañado esta verga que tanto manoseaste ese día?, ¿no recuerdas como la chupabas con tanta devoción y como te llene la boquita de todo mi semen?

– yoooo…

Don Rómulo aprovecho la pasividad de la jovencita tomándola de la mano y llevándola a su hinchado bulto, Dani quiso resistirse, pero era inútil, los recuerdos de ese día estaban en su cabeza y su manito instintivamente quería recordar aquella sensación, así que se dejo de ofrecer resistencia.

–ufff recuérdala mamacita, recuerda lo rico que me pajeaste ese día, deja ese sartén a un lado y déjate llevar por la verga de un verdadero macho

Daniela dejo a un lado el sartén, luego de tener su otra mano presionada al bulto del vejete, no resistió darle un apretón un par de veces, recordando así que las dimensiones no habían sido solo un sueño, luego de corroborar su duda trato de quitar la mano y de zafarse de la garras de Don Rómulo, pero era inútil, el viejo la tenia bien agarrada por detrás y apenas su mano dejo de tocarle el bulto, el viejo otra vez procedió a embestir su trasero.

– doooon esto…esto está mal, déjeme por favor — decía la nena con una voz bastante bajita

Mientras la nena trataba de zafarse, el viejo empezó a pasar su arrugado rostro por el cuello de Daniela y empezar a olfatearlo, Don Rómulo sabía que esa sensación podría volver loca a Dani, así que trato de recorrer todo el cuello

–no sabes como he extrañado estos días tu rico cuerpo mamacita, extrañe tener entre mis manos esos globos que tienes por tetas — dicho esto el viejo subió sus manos hasta los pechos de Daniela manoseándolos a su antojo aun por encima de su polo, pero al no tener brasier, el viejo podía sentir a todo detalle la suavidad de esas toronjas

Dani perdía cada vez más sus fuerzas para intentar zafarse y empezaba a dejarse llevar, el viejo nuevamente la llevo hasta una pared, esto le había funcionado hace dos días, así que ahora sabía qué a Dani le encantaba sentirse acorralada y pronto cedería como aquella vez en su casa.

— ufff pero que suavecitas las tienes, jamás me voy a cansar de agarrártelas, eres una perra en celo sin duda, siente como tu respiración cambia con solo agarrarte las tetas

– nooo don Romuloooo aahh

— puedes negarte todo lo que quieras, pero tus pezones no mienten, ahora que no llevas brasier puedo sentir como se están poniendo duritos aun por encima de ese polito…dime ¿quieres que te diga manoseando las tetas?

-ahhhh dooon nooooo haga esoooo

–no seas terca y dime la verdad o te jalare fuerte los pezones — dicho esto el viejo ubico ambos pezones y les dio un pequeño pellizco.

-ayyy ahhhh no lo haga así, hágalo más suave ahhhh

— entonces ¿si quieres que te manosee bien las tetas?

La nena movió afirmativamente su cabeza con algo de pena, aun le daba vergüenza todo lo que estaba haciendo, pero a pesar de ello no quería que las manoseadas bruscas a sus pechos parasen.

Con el permiso de Dani, Don Rómulo empezó a apretarles los pechos con más entusiasmo, sus arrugadas manos apenas cubrían los bien formados senos de la jovencita, mientras al oído le decía los suaves y ricos que se sentían.

Cada apretón que sentía en sus senos, la ponían más caliente, sentir una vez más esas arrugadas manos en sus pechos la calentaban, le gustaba como aquel viejo las trataba con esa fuerza, como si fuera la ultima vez que los tendría en sus manos, de pronto sintió como esos hábiles dedos tocaban su plano abdomen y de pronto se metieron dentro de su polo con la intención de subir y apoderarse de aquellas toronjas, lo que hizo que automáticamente ella se cubra impidiéndole el paso.

— vamos déjame agarrarlas sin nada encima

-ahhhh noooo ahhhhhhhh

–dale nenita, se que quieres que te las siga agarrando, vamos quita tus manos — le dijo eso mientras suavemente volvía a recorrer su arrugado rostro por el cuello de Dani haciendo que esta cediera.

-ahhhhhhhhh está bien peeero tratelas bonito porfaaaaa ahhh — dijo Daniela mordiéndose el labio inferior para no soltar un fuerte gemido

Don Rómulo empezó a frotar los pezones de Dani con su dedo índice y pulgar, poco a poco alternaba entre apretarlos y jalarlos suavemente.

–¿te gusta como te las estoy agarrando?

– uyyyyy siiiii, pero hágalo suavecito que son sensibles

— tranquila tetona, ya veré yo como las trato, de ahora en adelante estas ricas toronjas me pertenecen ¿está claro?

– ahhhh dooon yo no…

— ¿está claro? — dijo jalándole nuevamente los pezones

– ayyyy está bien don, son suyaaaas, solo suyaaaas.

— mmm no te creo, mejor dímelo a la cara — dicho esto volteo a la jovencita y la puso frente a ella, la joven trato de desviar el rostro, pero con sus manos la puso otra vez frente a frente mostrándole de cerca su horrible rostro envejecido y maltratado por el clima y la mala vida.

– ahhhhh dooon espere, yo….

— habla tetona, estas ubres ¿ahora son mías? — le dijo agarrando firmemente ambos pechos

-ufff siiiii Don, son suyos, puede hacer lo que quiera con ellas.

–¿segura? y Si me dan ganas de apretarte estas toronjas en la calle ¿te dejaras?

-ahhhh si doncito dejare que me toque los pechos en la calle si se le antoja ufff siempre y cuando no haya gente.

— y te dejaras manosear solo con las personas que yo diga ¿está claro?

– ufff, pero don, yo solo quiero que usted me las toque ahhh

— ahora tus tetas me pertenecen, tu misma lo has dicho, así que yo decidiré si comparto estas ubres con otras personas ¿entiendes?

– ahhhhh mmmmmfff es…está bien Don, hare todo lo que usted diga.

— así se habla putita, ahora quiero que me amamantes con esas ricas ubres tuyas

Daniela procedió a hacerle caso, agarro la cabeza del vejete y quiso dirigirla hasta su seno derecho cuando este se frenó y le dijo

–noooo así no, quiero que me amamantes como debe ser, vamos al sofá y hazlo bien.

Daniela se mostró sorprendida por los nuevos requerimientos del viejo, recordaba como otras personas le había pedido permiso incluso para poder poner una mano sobre su hombro y este viejo venia con total descaro a hacer lo que se le de la gana y lo peor era que le iba a obedecer sin poner ninguna excusa.

Al final de cuentas no le quedaba de otra a la pobre universitaria, así  salieron de la cocina y se dirigieron al sofá café el cual no tenía comparación al que había en la casa del viejo, se acomodó ella primero y luego puso la cabeza de Don Rómulo sobre sus piernas, el vejete podía sentir las suavidad de esa piel, tenía una excelente vista de aquellas jugosas toronjas, desde esa posición vio como la sexy jovencita empezaba a subir su polo donde asomó uno de sus hinchados pechos el cual fue tomada por la jovencita y con su misma mano la llevó a la bocota del viejo metiendo el ya duro pezón  de color crema entre los resecos labios de este.

El asqueroso tipo se deleitó succionando con fuerza, le dijo a Daniela que se inclinara un poco para que tuviera acceso a ambos senos, una vez que los tuvo en su poder trato de meterse ambos pezones en la boca apretándolos fuertemente con ayuda de sus labios lo que hizo que Dani diera un fuerte gemido ya que sus pechos estaban recibiendo la rudeza que ella había estado fantaseando estas últimas semanas.

–que ricas ubres tiene mamasota, pronto hare que te salgan leche de ambas tetas

-uffff siiiiii señor Rómulo chupe más fuerte ahhhhhh haga lo que quiera con ellas, ¡son suyas!

— ¿quieres que haga que tus tetotas se pongan a producir leche? — decía esto mientras otra vez se metía el seno derecho de Dani en su asquerosa boca

– ahhhhhh mmmmf siiiii hagan que produzcan leche por favor y… y yo lo amamantare todas las veces que usted quiera

— así será entonces tetona, sabía que eras una putita calenturienta, mi verga esta a punto de explotar, sácamela y hazme una buena paja

Dani miro aquel bulto que luchaba por liberarse, sabia que no tenia que hacer eso ya que seguramente no habría vuelta atrás, pero quería volver a sentir aquella gruesa herramienta, así que tímidamente llevo su mano hasta aquel lugar para empezar a bajar el cierre de ese sucio pantalón y a mover como pudo el calzoncillo de este.

Don Rómulo sin desprenderse del seno de la jovencita, perdía la paciencia ya que Daniela se tomaba su tiempo para liberar aquella verga del pantalón, así que en un movimiento brusco se bajó el mismo los pantalones hasta la altura de sus rodillas, liberando así su erecto miembro, aquel que no había dejado dormir a Dani todos estos días.

La jovencita vio que era tal cual como la recordaba, ese grosor no tenía comparación a la verguita de su novio y sin que le dijera nada el viejo, se apodero de aquella barra caliente para sentir su volumen una vez más.

El viejo se sentía en el cielo, estaba siendo amantado por una escultural jovencita mientras esta le estaba agarrando la verga en el sofá donde seguramente siempre se sentaba la feliz pareja a ver alguna película o pasar el momento.

–vamos nena empieza a mover tu mano

Daniela obedeció y tímidamente empezó a subir y bajar su mano, mientras miraba como aquel miembro empezaba a soltar algo de líquido pre-seminal

-a…¿así?

–más fuerte culona, hazlo como lo hiciste ese día

Dani entendió el mensaje así que procedió a mover su mano con más intensidad, haciendo que el viejo se retuerza del placer y succione con mas fuerza los pechos de la muchacha.

– ¿le gusta que se lo haga así?

–ohhhhh ya vas entendiendo, dale sigue moviendo así tu mano y ven para acá   — dicho esto soltó el seno de la jovencita y trato de alcanzar los finos labios de la nena que enseguida volteo el rostro negándole su cometido haciendo que este se enfurezca

-noooo don eso no, no quiero besarlo

–¿pero de que mierdas me hablas pendeja?, Tuviste toda mi verga metida en tu boca el otro día y ¿ahora te acobardas por un pequeño beso?

-pero don…

–ahora serás tú la que buscaras mis labios, hazlo de una vez o dejare de chuparte las tetas y te dejare toda caliente

-noooooo don Rómulo no se ponga así

–pues entonces tráeme esos ricos labios tuyos, compórtate como la hembra calienta vergas que eres.

La nena no tenía otra alternativa, el viejo tenía razón, su calentura le estaba ganando de nuevo así que esta vez cedió mucho más rápido y la razón era simple, ya que la jovencita quería seguir pasándola bien y no quedarse con las ganas como el anterior día, sino estaría otra vez autosatisfaciéndose toda la noche.

Ya con la calentura al tope y dejando la vergüenza a un lado, la nena llevo su lindo rostro hasta los labios de este, pero justo cuando cerro los ojos para darle un tierno beso, el asqueroso sujeto movió su rostro, sorprendiendo a Daniela ya que le había rechazado el beso, algo que jamás le había pasado cuando ella tomaba la iniciativa.

-don no se mueva

–tú me rechazaste, lo más justo es que yo haga lo mismo   — decía haciéndose la victima

-perdóneme, le prometo que no volveré a rechazarlo

–no se si creerte nalgona

-le digo la verdad — la nena volvió a acercar su rostro, pero el viejo nuevamente lo rechazo, hiriéndole en el orgullo ya que ahora había sido rechazada dos veces

-Don Rómulo no sea así, le prometo que no le volveré a rechazarle un beso, desde ahora mis labios serán suyos.

–¿estas segura ricura?

-si don, usted será libre de besarme cuanto guste…bueno siempre y cuando estemos a solas y….

Daniela no pudo terminar su frase, cuando el viejo asalto esos suaves labios para fundirse en un apasionado beso que fue permitido por la nena, el viejo aprovecho y le metió la lengua por todos los rincones haciendo que Dani le correspondiera de igual manera, primero tímidamente, pero luego le siguió el ritmo hasta que el beso se pareció al de unos verdaderos amantes que no se veían en mucho tiempo.

–que ricos labios tienes chiquita

-usted también besa muy rico

Los besos siguieron por un par de minutos, Dani sintió como esa babosa lengua recorría toda su boquita, la nena al hacer lo mismo sintió que el al viejo le faltaban algunos dientes y su aliento era horrible, de alguna manera eso la calentó más y permitió que el viejo le llenara de babas toda la cara para otra vez fundirse en un nuevo y apasionado beso donde el no dejaba de masajearle los pechos y ella no dejaba de masturbarlo, en un momento ella dejo de besarlo para solicitarle algo que iba a dejar atónito al viejo

-ahhh don haga…hagamos otra vez lo que hicimos el otro día

–¿a qué te refieres ricura?

-uff ya sabe… a eso donde estaba encima mío

a pesar de todo lo que habían pasado, a la nena le daba algo de vergüenza pedirle que volvieran a hacer el 69, por supuesto el anciano había captado la idea de lo que se refería Dani en un instante, pero quería que la jovencita le sugiriera con todas las palabras para recién hacerle caso

–no me acuerdo a que te refieres.

-ayyy si sabe, a eso donde yo se lo chupaba y usted también me lo hacia — le dijo medio ofuscada y avergonzada

–haaaa eso mi culoncita se llama 69, ¿quieres que te empiece a lamer toda tu vaginita y tu culito?

-uffff si don, quiero sentir su lengua nuevamente…quiero sentirla dentro mío

–esta bien, pero antes haremos otra cosa, primero vamos a tu cuarto y me la empezaras a chupar, depende a cómo te comportes te recompensare con la mejor lamida en tu concha que te puedas imaginar

-Pe…pero don

–si te niegas, no tengo problemas en irme y ya veras tu como te quitas toda la calentura

sin duda el viejo se la estaba jugando, pero tenia fe en que la calentura de la nena era mas fuerte que su sentido común, Dani pensó por unos cuantos segundos ya que ir hasta la recamara donde dormía y tenia sexo con su novio era demasiado descarado, pero sabia que si le daba la contra podría quedarse con toda la calentura por días y no podía quedarse así, su ya lubricado sexo quería seguir con la acción nublando su juicio, así que sin decir palabra movió su cabeza afirmativamente.

Al horrible Don Rómulo se le dibujo una sonrisa ya que todo estaba saliendo como el quería, ambos se pararon, el viejo se acomodó el pantalón y siguió a la jovencita por las escaleras, recordó como días atrás solo podía limitarse a mirar ese tremendo par de nalgas, pero ahora era libre de tocarlas a su gusto y así lo hizo durante todo el camino hasta el cuarto, metiéndole mano y abrazándola por detrás, todo con el consentimiento de la caliente jovencita que solo se dejaba hacer.

Al llegar a la habitación el viejo pudo notar que era un lugar bastante grande para ser solo un dormitorio, todo el cuarto era de color crema, estaba adornado con fotos de lugares que había visitado la feliz pareja todos estos años, así como peluches románticos que estaban encima de la enorme cama que tranquilamente superaba las dos plazas, el aroma a pétalos de rosa era un toque que siempre le gustaba echar a Dani después de levantarse.

–vaya sin duda ustedes están nadando en dinero — dijo el despreciable sujeto mientras entraba junto a Dani manoseándole fuertemente todo su trasero

Al entrar lo primero que hizo el viejo fue atraer a su musa hacia su fofo cuerpo y volver a sentir esos suaves labios, mientras sus manos manoseaban fuertemente las nalgas de la nena, por su parte Dani solo cerraba sus ojos y se dejaba llevar.

Mientras el viejo seguía besuqueándola a su antojo, volvió a dar un vistazo rápido por todo el cuarto y vio que los roperos eran separados por lo que soltó por un momento a la jovencita y se dirigió al gran ropero de color rosa, apenas abrió las puertas principales, vio una enorme cantidad de ropa, a pesar de eso, al viejo le tomo solo unos segundos encontrar alguna lencería o conjunto sexy y este era aquel conjunto que había usado Dani el día de ayer para su novio.

–vaya vaya el cornudo de tu novio es un suertudo, verte con estos trapitos sin duda es mucho premio para él, cambio de planes nalgona, antes de hacer el famoso 69 que tanto quieres, primero quiero verte modelándome usando esto, ya sabes como el otro día con la ropa que yo te compre, pero ahora quiero que lo modeles y me bailes de la forma más erótica que se te pase por la mente.

Daniela miraba aquella lencería de color que hasta hace unas horas se había puesto solo para animar a su novio, pero ahora lo tenia que usar para aquel horrible vejete, estuvo a punto de negarse, pero el viejo la anticipo y agarrándole uno de sus suaves pechos le dijo:

–ni se te ocurra darme la contra nenita, ya te he dicho que tu eres mi hembra, así que compórtate como tal poniéndote lo que te digo de una vez, ¡VAMOS ES UNA ORDEN!, te daré solo 1 minuto para que te cambies, así que no me hagas esperar

— termino de decir el viejo volteándola y dándole una sonora nalgada para que se dirija al baño del dormitorio sin poder argumentar nada.

La sexy jovencita ya se encontraba en el baño, en su cabeza solo retumbaba la palabra “es una orden”, de alguna manera le gustaba sentirse sumisa y humillada por aquel desagradable sujeto que seguramente nunca en su vida había estado con una mujer como ella, por otro lado sabía que no podía abandonar el lugar como la última vez ya que ahora se encontraban en su casa, no podía correr hacia otro lado en caso cambiara de opinión a ultimo momento, aunque eso difícilmente iba a suceder ya que había estado caliente por lo que paso hace dos días y este era el momento de calmar su calentura, sin duda no lo iba a dejar pasar, además que la idea de modelar su lencería roja le estaba empezando a gustar.

Ya con sus ideas un poco más claras, empezó a quitarse su polito, así como su ya mojado short y procedió a ponerse aquella camiseta transparente con esa minúscula tanga de color rojo intenso.

Pasado el minuto Daniela salió, al viejo se le caía la baba al ver a tan hermosa jovencita usando esa pequeña y semitransparente camiseta haciendo que se note ligeramente aquellos hinchados pezones, así como también esa pequeñísima tanga que resaltaba mucho más sus blancas y bien torneadas piernas, así como su gran y firme trasero, sin dudas era todo un espectáculo verla en aquellas ropas a su musa.

Don Rómulo aun sorprendido por tan bello espectáculo, busco su celular y puso el tema Back In Black de AC/DC para que empiece el show.

Dani tomo aire y empezó a contornear sus caderas, el viejo Rómulo se acomodó en la orilla del colchón, disfrutando del espectáculo.

La jovencita sabia que su mejor atributo era su trasero, por lo que decidió sacarle partido, dándole la espalda y empezando a moverse al ritmo de la música de la manera mas sensual y provocativa que pudo, se sentía deseada, malvada, juguetona y quería que el viejo disfrute del espectáculo, lo cual no era muy difícil ya que presenciar a tan hermosa jovencita con esa lencería, alborotaría hasta al mas reservado, pronto Dani observo como Don Rómulo frotaba su miembro por encima de su pantalón, lo que hace unas horas le daría asco ahora se convertía en una motivación extra para seguir con sus sensuales movimientos.

Pronto estuvo al frente del arrugado y suertudo tipo, sabía que la tela de su camiseta no ocultaba nada por lo que decidió ella misma frotarse los senos enfrente del empalmado viejo que no perdía detalle, Dani recordaba como aquel arrugado suertudo se estuvo deleitando con sus senos hace algunos minutos, eso le encendía y poco a poco se empezaba a frotar los pezones aun por encima de la camiseta transparente,  el espectáculo era tan erótico que el viejo alargo una mano para apoderarse una vez mas de esos turgentes pechos, pero Dani le dio una pequeña bofetada a esa mano traviesa.

-no, no, no, De momento puede ver, pero no tocar — dijo coquetamente la jovencita guiñándole un ojo

Don Rómulo retiro su mano, embobado por el baile que no quería que acabe nunca, Daniela por su parte disfrutaba del momento, siempre le había gustado tomar el control de la situación y ahora lo estaba logrando, sabia que con sus contorneos podía domar a aquel viejo león que estaba que se le caía las babas de tan erótico espectáculo

Una vez termino la música, Dani aún seguía moviéndose, esperando posiblemente otra canción para cambiar la coreografía, pero Don Rómulo no aguantaba más y en un rápido movimiento atrajo a la jovencita hacia él, haciendo que se siente en sus piernas, una vez más sus arrugadas manos recorrían esa tersa y suave piel blanca recorriendo con gran vigor aquellas largas piernas, mientras le babeaba todo el cuelo en busca del lóbulo de su oreja haciendo que esta lance pequeños gemidos ya sin ninguna vergüenza

-ahhhh don Rómulo aun quería seguir bailando para usted

–ufff Danielita tienes un cuerpo muy rico, ya no podía aguantar las ganas de tenerte en mis manos

-mmmmfff ¿y le gusto el baile?

–me encanto preciosa, siento que podría ganar mucho dinero con ese cuerpito tuyo

-ay noooo que vergüenza me daría jiji

–recuerda que te dije que yo tendría la última palabra culona, así que shhhhh cállate y bésame como la hembra necesitada de verga que eres

Daniela se imagino por un momento bailando en un club de striptease de mala muerte, donde solo habían puros viejos horribles lanzándoles billetes y gritando las peores groserías, solo pensar que haría eso para alegrar a Don Rómulo la ponía a mil y con ese pensamiento en mente, se apodero de esos labios resecos para darle el más húmedo y fogoso beso que pudo dar, sorprendiendo al viejo por unos momentos, pero no tardo mucho en corresponder tan erótico beso

Las manoseadas y los besos duraron varios minutos, la nena sentada en las piernas del vejete, podía sentir como esas arrugadas manos recorrían sus piernas y luego subían hasta sus antojables pechos recibiendo un fuerte masaje, entre sus nalgas podía sentir esa enorme erección, Dani empezó a mover sus caderas de forma circular, le gustaba sentir aquella gruesa verga aun dentro de los pantalones empujar su pequeña tanga.

–ahhh maldita nalgona, me encanta puntearte en la misma cama que duermes con el cornudito de tu novio todas las noches, Dime, ¿te gustaría estrenar esta cama con la verga de un verdadero hombre?

-uuyyyyy si Don me gusta

–de ahora en adelante serás mi perra en esta cama y me correré dentro tuyo todas las veces que quiera ¿está claro?

-ufff pero doo…

–ya te dije que no me tienes que contradecir maldita sea, de ahora en adelante yo voy a ser tu dueño y te cogeré todo el tiempo que quiera y en el lugar que se me antoje

-sí señor Rómulo, hágame suya en la cama donde duermo con mi novio, pero por favor use condón, aun no estoy lista para quedar embarazada

–esas estupideces no van conmigo, yo te lo hare al natural o no lo hare, tú decides, además de esa forma me asegurare que esas tetotas tuyas produzcan la rica leche que tanto deseo probarte, tú me prometiste que me ibas a amamantar todas las veces que quiera ¿verdad?

La nena simplemente asintió mirando fijamente a su macho, el viejo satisfecho por lo sumisa que se había puesto, le ordeno que se subiera a la cama y se pusiera en 4 , Dani no objeto nada y solo obedeció, dando una vista tremenda de su enorme y bien trabajado trasero, entonces el viejo se bajó su pantalón y lo tiro a un lado, se subió a la cama y empezó a embestirla aun con su calzoncillo puesto, quería calentar a la nena hasta el punto donde ella misma fuera la que le rogase que le meta la verga.

Las embestidas eran cada vez más fuertes y la nena ya no contenía los gemidos, le encantaba sentirse punteada por aquel horrible y ordinario hombre, Don Rómulo no perdía el tiempo y a cada rato le lanzaba un sonoro palmazo en sus nalgotas, Dani simplemente disfrutaba

La nena estaba tan a gusto que no se dio cuenta cuando el viejo se había bajado sus calzoncillos y ahora era solo la telita de su tanga era la que la protegía de una inminente penetración, el viejo por su parte solo jadeaba como cerdo, pasaba su verga por todo el trasero de la nena y hacia especial énfasis en sus zonas mas sensibles, su verga ya sentía el calorcito que emanaba la vagina de Dani, sentía como esa zona que cada vez se ponía más mojaba se mezclaba con su liquido pre-seminal, el viejo se sentía en la gloria y sin importarle nada dio un leve empujón haciendo que Dani cierre sus manos haciendo puños, esperando su tan ansiada penetración, pero la tela impedía que esa gruesa verga entrara dentro de ella por completo

El viejo Rómulo estuvo jugando con ella de esa manera por unos minutos, le encantaba empujar y ver hasta donde resistía el elástico de aquella tanga, con una mano recogió el cabello de Daniela y empezó a jalarlo con cada punteada que daba haciendo que los gemidos se escuchen por toda la habitación, la nena por su parte sentía que perdía la cordura cada vez que aquella gran cabeza se quería hacer espacio dentro de ella, pero su tanga le impedía el paso, ya no soportaba más, alargo su manito  y sin decir una palabra intento mover a un lado su pequeña ropa interior para que por fin se consumiera el acto, pero se sorprendió cuando el viejo le agarro la mano negándole su deseo

–¿quieres que te la meta de una vez?

La sexy jovencita movió su cabeza de forma afirmativa, pero esto no era suficiente para el viejo, quería que la nena se humille más, quería que las palabras salgan de esa boquita y que lo gritase a los 4 vientos.

–dilo, quiero que me lo pidas como debe ser — le dijo mientras le jalaba su larga cabellera, haciendo que la jovencita pare mucho mas su trasero para seguir sintiendo las punteadas.

-siiiiii doooon hágamelo de una vez

–¡MAS FUERTE!

-hágalo don Rómulo conviértame en su mujer en la cama de mi novio ahhhhh se lo ruego — el viejo estaba satisfecho con aquellas palabras, sabía que tenía a Daniela en sus manos.

— pues si tanto anhelas que te meta la verga, primero dame una buena mamada, recuerda que eso fue lo primero que te pedí antes de subir a tu cuarto, métetela toda en tu boquita como lo hiciste aquella vez.

Dani rápidamente se volteo, tumbo al viejo en la cama, justo en el lado donde siempre dormía su novio y procedió a meterse ese gran trozo de carne en su boquita, esta vez no fue tímida como hace un par de días, esta vez puso todo de su parte para que el viejo disfrute de la mejor mamada de verga de su vida.

Ya sin nada de vergüenza, empezó dándole grandes lamidas por todo el tronco de aquella gruesa y caliente verga como si de una paleta se tratase, se quedo por un momento en sus testículos donde le lleno de besos y caricias.

–eso putita, lame y chupa así, dales toda la atención que se merecen mis bolas, recuerda que ahí esta toda la lechita que te gusta, así que trátalos con cariño

Dani le dio un especial tratamiento a esa zona, luego poco a poco subió hasta que su lengua pasaba por la punta de la verga, sentía ese olor del líquido preseminal inundar toda su boquita, con una mano tomo la gruesa verga del vejete y empezó a masturbarlo mientras lamia la punta, como si quisiera vaciarle todo el semen que tenía acumulado estos días.

Don Rómulo estaba encantado por el trato que estaba recibiendo su verga, ni las prostitutas le habían ofrecido un trato tan completo a su verga y esta jovencita se lo estaba haciendo gratis. Como aún se encontraba echado, estiro sus manos hasta la cabeza de la jovencita e hizo que esta se tragara de una sola vez casi toda su verga

Los movimientos se volvieron más rápidos, Don Rómulo estaba literalmente follando la boca de Dani y esta simplemente se dejaba hacer, solo paraba en ciertas ocasiones cuando sentía que el viejo se pasaba un poco y hacía que se atragante, pero luego volvía a abrir sus labios para que este se la siguiera follando por la boca.

Daniela estaba sorprendida por el aguante que tenia el viejo, si fuera su novio Jorge, estaba segura que a estas alturas este se hubiera corrido un par de veces dejándola con ganas de más juegos previos, pero ahora tenia a un verdadero semental que estaba a la altura de su calentura, sin duda la experiencia del vejete la volvía loca, hasta hace unas pocas horas, aun sentía asco por aquel viejo, pero ahora se sentía agradecida por que aquel hombre era el indicado para apagar toda esa calentura que necesitaba calmar para volver a ser ella misma.

Luego de estar varios minutos dejándose follar la boca a gusto del viejo, Dani dejo de hacerlo y se subió encima de el hasta la altura de su rostro, su linda boca ahora inundada por el aroma de la verga del viejo fue hasta su oreja y le dijo de forma suplicante:

-Señor Rómulo, ya no aguanto más, tome la responsabilidad por ponerme así de caliente, ¡POR FAVOR FOLLEME Y HÁGAME SU MUJER SE LO RUEGO!

Esas eran las palabras que el viejo había estado esperando desde que vio por primera vez a la jovencita, su plan de excitar a la nena había sido todo un éxito y ahora era ella la que le pedía tener sexo.

–muy bien culoncita, ahora si sentirás como es follar con un verdadero macho

-siiiii hágalo don, hágame suyaaaaaaa

Ya a estas altura al estar ambos cara a cara se fundieron en un ultimo beso antes del acto final, la gruesa verga del viejo ya estaba buscando instintivamente la entrada de la sensual jovencita, los roces eran cada vez mas intensos , Dani jadeaba pesadamente y le seguía pidiendo que se la folle de una vez , el viejo alargo sus manos, poco a poco y con ayuda de los movimientos de la nena logro bajarle la mojada tanga hasta la altura de sus rodillas, luego de eso la misma Daniela  termino de quitarse la mojada prenda y la tiro a un lado del cuarto, ahora si por fin la verga  del viejo podía rozar sin ningún impedimento toda la mojada vagina de la nena la cual ya se estaba acomodando para aguantar aquella gruesa y venosa barra de carne.

El viejo ya sentía la mojada entrada de la nena, solo tenía que empujar y la sexy jovencita seria toda suya, pero para su desgracia justo en aquel momento sonó el timbre de la casa haciendo que la caliente Dani diera un salto del susto y se alejara momentáneamente un poco del viejo. Don Rómulo algo disgustado por arruinar el momento solo le dijo:

–bahh deja que toquen noma culona, concéntrate en cumplir a tu macho

-e…este tiene razón don Rómulo, perdón

La nena junto sus finos labios a los del viejo para seguir en su juego, mientras su mojada entrada estaba a la espera de ser penetrada, cuando una voz la saco totalmente de sus casillas y es que esa potente y chillona voz solo le pertenecía a una persona.

—DAAAAANIIIIIIIIIIII abre la puerta

Era la odiosa y sobreprotectora madre de Jorge.

– ¡oh por dios!, esa voz es de la madre de mi novio

–pero que caraj…Deja que siga gritando esa vieja de mierda y continuemos con lo nuestro

-noooo don usted no entiende, ella es muy insistente y no parara hasta que le abra la puerta

–vete a la mierda, esa vieja de voz chillona no malograra este momento tan rico que estamos teniendo, simplemente no estas, has salido a alguna parte a comprar o que se yo, ya te inventaras algo

-o…ojalá tenga razón y se vaya pronto

–claro que tengo razón culona, veraz que pronto dejaras de pensar en esa vieja y solo te dedicaras a mi verga

Dani quiso hacer caso al viejo, pero sus odios ahora estaban bastante atentos a lo que pasaba afuera de su casa, por su parte el viejo volvía a besarla para que otra vez entre en el estado que el quería, luego de unos 5 a 6 gritos, por fin la chillona voz se dejó de escuchar

— ¿ves?  Te dije que se iba a cansar y se iba a ir

– ti…tiene razón, perdón por preocuparlo don, ahora si podemos volver a lo nuestr…

La suegra cansada de gritar pensó en irse, pero había comprado tantas cosas (y es que pronto se acercaba una fecha especial), que decidió dejarlas en el interior de la casa, preparar algo de cenar a su hijo cuando venga y luego marcharse, por lo que decidió buscar la llave de emergencia, algo que Dani pensaba que solo ella y Jorge conocían.

La jovencita había cantado victoria muy temprano, ella no sabia que Jorge le había indicado a su madre donde se encontraba la llave de emergencia para que ella entre a la casa en caso su novia no este, así que la suegra se dirigió al jardín y diviso la piedra con un punto blanco el cual al darle la vuelta encontró la llave para entrar a la casa, el sonido de llave abriendo la puerta llego a los odios de Dani que horrorizada, ahora si se alejó del viejo.

– ¡oh por Dios!, ¡está entrando!, tiene llave, está abriendo la puerta, Jorge le ha debido decir donde escondo la llave de emergencia — decía horrorizada la jovencita que no sabía que hacer

El viejo por su parte estaba bastante molesto, una vez mas se le iba la oportunidad de poseer a tan tremendo manjar

–shhh solo quédate callada, cogeremos en silencio hasta que la vieja esa se vaya

-nooooo usted no la conoce, esa mujer tiene buen odio y no dudara en subir si es que escucha algo raro.

Al cabo de unos segundos la suegra ya estaba dentro de la casa, dejo las cosas a un lado y llamo una última vez a Daniela. La nena asustada le pidió por favor al viejo que se mantuviera callado, que ella se encargaría de todo, así que arreglando un poco la garganta grito desde su cuarto.

–se…señora Ana, buenos días, ahorita estoy en la ducha, en unos minutos bajo

—hasta que por fin me respondes, estaba grita y grita afuera y no me decías nada

–perdón, no escuche nada desde el cuarto.

—-bueno, bueno, termina rápido de bañarte, te necesito en la cocina para preparar las cosas para el cumpleaños de Jorge, mañana toda la familia vendrá a esta casa y necesito que todo este impecable para dar buena presencia

-deme un par de minutos ya bajo

Dani estaba hecha un mar de nervios, su relación con ella no era muy buena, ya que aquella mujer sobreprotegía mucho a su novio a pesar de que este tenía más de 30 años, por mas que trato de llevar la fiesta en paz, aquella gorda y vieja mujer siempre encontraba algo para criticarla e incomodarla, hasta el momento aun no lograba que la acepte como un miembro de la familia a pesar de todo el tiempo que estaba viviendo con Jorge.

-señor Rómulo por favor tengo que ir abajo

–vete a la mierda culona, no dejare que te me escapes otra vez

-Doooon por favor se lo ruego si mi suegra nos descubre…

–pues que nos descubra, mejor para mí, así por fin te separas de ese inútil y te vienes a vivir conmigo, además hasta donde se tienes mas de dos años de convivencia, así que por ley le podemos sacar un buen dinero a ese idiota y vivir bien hasta que encuentres trabajo

-por favor don no diga eso, ayúdeme, le prometo que después hare todo lo que me pida

–¿todo lo que te pida? ¿Estas segura de lo que me estás diciendo culona?

-si doncito, hare todo lo que me pida, pero ahora necesito que este en absoluto silencio hasta que pueda deshacerme de la señora Ana.

–no lo sé, luego te pondrás especial nuevamente y te harás la desentendida

-se lo prometo don, le doy mi palabra

Don Rómulo miro a Dani, sabia que esta vez la nena iba en serio, algo que era conveniente para él ya que podría aprovechar la situación.

–esta bien zorrita, tomare tu palabra, me harás un par de favorcitos luego de que me despaches a esa vieja ¿está claro?

-si don, yo le doy mi palabra

–bueno entonces, dicho esto, creo que es momento de que te des una ducha, vamos juntitos, te ayudare a bañarte jeje

-e…esta bien don, pero solo será un baño rápido, la señora Ana se irrita muy rápido si no le hacen caso

–descuida, veras que será algo rapidito

Dani rápidamente entro al baño acompañado de su fofo y viejo amante, prendió rápido la ducha y empezó a enjabonarse, ver esa piel blanca llenándose de jabón era todo un espectáculo para el viejo, tenía claro que podía poseerla  y follársela en ese lugar por unos momentos, pero  sabía que no sería la mejor opción ya que ahora  que confirmo que la jovencita está bastante necesitada de sexo y se moría por su verga además con los favores que le había prometido, se aseguraría pronto de poseerla como debería ser hasta el punto que ella se enamore de su falo, tal y como lo había venido pensando estos días antes del reencuentro.

–tranquila señorita Daniela yo te ayudo con eso — dijo el viejo aun empalmado, quitándose la ropa para meterse a la ducha y con total desfachatez se puso a enjabonar los suaves pechos de la nena

-por favor don, deje eso, me tengo que apurar

–tranquila, aún hay tiempo, pronto ya no te volverá a molestar esa vieja ya que tú serás mía culona, así que ve olvidándote de caerle bien a esa bruja.

El manoseo en los sensibles pechos de Dani estaban surgiendo efecto nuevamente en ella, pronto ella estaba nuevamente parando su trasero buscando aquella gruesa herramienta que tanto deseaba tener dentro suyo.

-don creo que mis pechos ya están bastante limpios

–dices eso, pero tu cuerpo no miente, tu culo esta que busca mi verga — le dijo mientras su gruesa herramienta empezaba a puntearla cerca de su jugosa entrada, Dani quería seguir disfrutando el momento cuando otra vez la voz chillona la saco de sus fantasías.

—DANIIIIII ¿muchacha tanto te demoras?, ¡Necesito que me ayudes!

– ¡ya voooy!  ¡Deme unos minutos porfis!

La nena una vez mas dejo las cosas que tenia en mente y se apuro a terminar de bañarse, por otro lado, el viejo quiso probar uno de los favores que le prometió la sexy jovencita.

–arrodíllate pendeja, quiero que me la chupes antes de que te vayas

– ¿quéeeee? Noooo don ahora no, si quiere cuando la señora Ana se vay….

–que te arrodilles o hablare mas fuerte para que me escuche esa vieja de mierda

A Daniela no le quedo otra que obedecer a Don Rómulo para que este no se irritara.

–ahora chupa mi verga hasta que me corra en tu boquita

-pero doooo, crei que esto lo haríamos despue…

–hazlo de una vez maldita sea, mis bolas necesitan descargarse — dijo el viejo levantando un poco mas la voz asustando a Dani y deseando que la vieja no haya escuchado nada.

Una vez más Dani tenía es mástil de carne dentro de su boquita, esta vez no disfrutaba, solo quería que el viejo se corriera para cambiarse e ir donde su suegra, por eso apuro el paso tanto como pudo, de pronto la voz chillona una vez más se hizo presente.

—DANIIII ¿cómo miércoles se usa esta batidora? Tiene tantos botones, ¿Cuál es el botón de encendido?



La pequeña infiel se saco la verga de la boca para responder a la duda de Doña Ana, pero está lejos de dejarla tranquila seguía con mas preguntas ya que los aparatos eléctricos de cocina no eran su fuerte, Apenas Daniela terminaba de explicarle otra vez se metía aquella gruesa barra de carne dentro de su boca para seguir su cometido , por su parte el viejo miraba gustoso como su hembra lamia con gran devoción y se sacaba la verga de su boca solo para responder cualquier duda.            Luego de unos minutos de intensa felación, el viejo sintió que por fin se iba a correr

–ahí viene culona, ahí viene la leche que tanto te gusta

-córrase don, échela sobre mi cuerpo

–noooo… quiero acabar en tu boca nuevamente, pero esta vez quiero que te la tragues

– ¿queeeee? Pero don eso no…

–hazlo o empezare a hablar más fuerte…ufff ahí viene abre la boca putita

Dani no tenia otra salida, tomarse el semen era algo que nunca había hecho, incluso era algo prohibido dentro de las sesiones de sexo que tenia con su novio, pero ahora no podía pensar en eso, cerro los ojos y espero aquella descarga que llene su boca, de pronto 4 poderosos chorros de semen inundaron su boquita haciendo que el viejo jadeara y levantara la voz del gusto

La nena recibió toda la semilla del anciano, pero a diferencia de la otra vez, ahora si se lo tenía que tomar y con total humillación se lo trago a plena vista del vejete que miraba orgulloso como su hembra se tomaba toda su leche.

–abre la boca para demostrarme que te la has tomado

La nena hizo caso y abrió su boquita demostrándole que le había hecho caso

–bien, bien, eres toda una putita, te has tragado hasta la última gota, así me gusta

-ahora si por favor tengo que ir abajo

–un ultimo detalle, no quiero que te laves los dientes, ve así a saludar a tu “suegrita” jeje

– Pero mi aliento huele a su seme…semilla

–por eso mismo quiero que te quedes con ese sabor todo el tiempo que sea necesario

-pero doooon

–¡HAZ CASO CARAJO!

-ok señor Rómulo, como usted diga — dijo ofuscada la jovencita que sabia que no iba a ganar esa conversación.

–me da mucho gusto que obedezcas a tu hombre, ahora si corre, te doy premiso para que bajes donde esa vieja, pero bótala lo más rápido que puedas, por mientras descansare un rato en la cama…nuestra futura cama.

Daniela se secó rápido, saco de su ropero un polo y una pantaloneta típica del gimnasio, con su cabello aún húmedo se hizo una cola de caballo y bajo rápidamente cerrando con llave su cuarto dejando ahí al desnudo sujeto que se había echado en la cama a mirar televisión sin ninguna vergüenza.

Por otra parte, la señora Ana estaba molesta con todo lo que se había demorado la jovencita “bañándose” y es que no era para menos ya que se había tomado un buen tiempo para hacer que el viejo se corriera.

Ambas mujeres tuvieron un frio saludo de lejos, la madre de Jorge quería que de una vez Dani se ponga a ayudarla en la preparación de la comida y bocaditos para el día de mañana, en todo momento Daniela permaneció lo mas alejada posible de la señora Ana para que esta no sienta el hedor a semen que emanaba de su boca.

Las horas pasaban y parecía que las ideas culinarias de la señora Ana no tenían fin, ya que apenas terminaban con algo, empezaban con otra cosa, haciendo preocupar a Dani ya que al no ser buena en la cocina, se demoraba más de lo debido con las ordenes que le daban, mientras preparaba las cosas, se preguntaba que estaría haciendo el viejo en estos momentos en su cuarto, a cada rato miraba el reloj, las horas pasaban y ya eran las 2 de la tarde, esperaba que la vieja se quede solo un rato más y continúen con lo que faltara el día de mañana en la mañana, pero grande fue su sorpresa y preocupación al escuchar que su casi suegra le dijo que mejor terminarían todos los preparativos el día de hoy y luego de terminar esperaría a que venga su hijo para cenar con el antes de irse.

A Dani esta declaración le cayo como un balde de agua fría, se preguntaba como sacaría a don Rómulo de su cuarto, ya que para lograr que el viejo se vaya de su casa, obligadamente este tenía que pasar por la cocina y la señora Ana no salía de ese lugar en ningún momento.

Las horas seguían pasando, ya estaba empezando a oscurecer, la sexy jovencita aprovecho un momento para subir con la excusa de ponerse algo más abrigador y sin que se diera cuenta la señora, se escondió dentro de su polo un par de plátanos para don Rómulo que seguramente debía estar muriendo de hambre, se subió rápido antes de que la vieja la vea, abrió con mucho cuidado su cuarto, esperando que tal vez el viejo se haya quedado dormido y no haya hecho ningún alboroto, pero al abrir la puerta descubrió que había pasado todo lo contrario a lo que había deseado.

Apenas abrió la puerta, vio todo su cuarto hecho un desastre, su ropero estaba totalmente desordenado ya que el viejo había estado husmeando toda la ropa de la jovencita tratando de encontrar más piezas como la lencería roja, aquella búsqueda fue todo un éxito ya que encontró más de un trajecito erótico, Dani también pudo notar que el pequeño frigorífico que se encontraba a un lado de la cama estaba totalmente abierto y muchas latas de cervezas importadas se encontraban vacías y regadas por todo el cuarto, eso sin contar el olor impregnado por todo el cuarto, ya que se sentía que el viejo se había estado masturbando luego de que Dani lo había dejado.

Daniela se acercó lentamente al baño y lo que vio fue una escena de los más asquerosa, vio a Don Rómulo totalmente desnudo con aquel demacrado cuerpo, masturbándose mientras aspiraba con todas sus fuerzas una de sus tantas tangas, pudo observar que mucha de su ropa interior se encontraba en el baño tiradas y mojadas, ya que seguramente el vejete las había estado usando para limpiarse cada vez que se corría, se podía apreciar que el despreciable sujeto se había estado masturbando por horas con toda su ropa interior, Don Rómulo al verla le regalo una gran sonrisa burlona y la invito a entrar.

–hasta que por fin te apareces, mira cuanta pajas te he dedicado.

-Don Rómulo ¿qué ha hecho?, ha desordenado todo mi cuarto

–dirás nuestro cuarto…y pues ¿querías que hiciera?, pasaban las horas y me aburria, me tome un par de cervezas que encontré y me puse algo cariñoso con toda tu ropa interior jeje

– ¿un par?, se ha tomado casi media docena y las ha dejado tiradas por toda la habitación

–bahh, luego lo limpias culona, mmm que ¿tienes escondido ahí?

-a ¿esto?, pues le traje algo de comer ya que la señora Ana aun no se ha ido — le dijo la jovencita enseñándole el par de plátanos que había podido conseguir

–dentro todas las frutas que tenías en la cocina, me trajiste un par de plátanos, si que has estado pensando en mi todo este tiempo jaja

Dani le explico la situación a Don Rómulo, le dijo que la señora se iba a quedar hasta que Jorge llegue del trabajo por lo que tenia que ayudarla a ver una manera de que el salga y no sean descubiertos

–pues la verdad no tengo idea de como vas a solucionar esto, pero ya que mañana es el cumpleaños del tarado ese, que mejor que le regales un buen par de cuernos jaja

-por favor, tome esto enserio, mi novio llegara en unas 3 horas, tenemos que pensar en algo.

–ahora solo puedo pensar en ese rico cuerpo tuyo…por cierto, recuerdas que me dijiste que me harías cualquier favor si ¿permanecía callado?, pues acabo de recordar que tengo un amigo que me gustaría que visitaras … lo apreciaría mucho.

– ¿Qué? ¿quién?  — dijo enojada y sorprendida por la facilidad como el viejo cambiaba el tema de conversación

–Solo es un viejo amigo que está sufriendo en un asilo a las afueras de la ciudad, significaría mucho para él recibir la visita de una hermosa joven el día de mañana.

– ¿quiere que vaya hasta ese lugar para visitar a un amigo suyo?

–pues sí, en lo que estabas abajo lo llame y quede en que mañana una bella jovencita lo visitaría, pero descuida solo le alegraras la vista con tu rico cuerpito, nada más.

-No … lo siento, no lo creo, mañana es el cumpleaños de Jorge y tengo que estar acá —   respondió con firmeza.

–te recuerdo que me diste tu palabra a camio de no hacer ningún ruido.

Daniela pensó por un momento, si recordaba la promesa, sabía que no tenía que darle la contra sino seguramente el viejo haría un escándalo y supo que, por supuesto, no tenía otra opción.

– está bien, pero dígame la verdad, ¿quién es?

–Solo un amigo ya te dije, no ha estado bien por mucho tiempo, solo ve a verlo y anímalo un poco por la mañana así llegaras tranquila al cumple de tu noviecito.

– O…ok, iré solo para visitarlo, nada más.

Con la aprobación de Daniela, el viejo solo atino a sonreír, tenía en cuenta que hoy las cosas no salieron como esperaba, pero aun así tuvo un gran avance y confirmo que la nena se muere de ganas por su verga, sabía que su plan aún seguía en pie, todo lo que había estado planeando estos dos días por fin rendirían sus frutos y tendría a la sexy jovencita en sus manos si todo sale bien mañana en aquel asilo.

Por su parte Dani no tenía cabeza para pensar que cosas le esperarían mañana, de momento solo pensaba en como burlar a la señora Ana para que Don Rómulo pueda abandonar la casa, antes de que Jorge llegue a la casa

JVR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *