Deliciosa follada con mi admirador secreto.

Todo inicia con una buena presentación. Mi nombre es Gabriela, mi baja estatura me otorga un grado angelical, pero realmente mi coño siempre está tan caliente como en el infierno. Mis tetas podrían ser tu colirio, pezones rosados, duros, ansiosos de conocer y experimentar sensaciones, pero sin duda te encantará correrte sobre mi rico culo, apretadito y divino. Me encanta conocer mi cuerpo y me ingenio nuevas formas de masturbarme siempre, adoro ser una puta, entre más sucio más disfrutas

Hace un tiempo quería contarles está historia, fue hace mucho, pero podemos decir que esta fue la vez que descubrí que el sexo me vuelve loca y más cuando es rudo y sucio, y aún más, cuando es con un hombre maduro y con experiencia.

Llevaba años viviendo en el edificio con mis padres, tenía 19 años apenas, un modesto apartamento en un cuarto piso, acaba de empezar mis estudios en la universidad, me encantaba usar faldas ajustadas y a veces un poco atrevidas, mis piernas se ven divinas con el color correcto y con un toque de sensualidad, puedo tener a cualquier hombre a mis pies, siempre que pasaba a la puerta del apartamento notaba que alguien me miraba, pero no sabía quién, al principio me asustaba pero después empezó a agradarme la idea de un admirador secreto, he de admitir que más de una vez me vestí un tanto provocativa para ese admirador que me observaba con timidez.

Una noche que mis padres no estuvieron en casa, yo dejé mis llaves dentro. A lo cual tuve que esperar a que el portero del edificio encontrara las llaves de mi puerta. Mientras el portero buscaba las llaves me hice amiga de Marcos mi vecino de piso, era un señor unos 10 años mayor que yo para ese entonces, alto, con una barba corta que enmarcaba su rostro y lo hacía ver super varonil, tenía brazos fuertes y manos grandes y una voz que me causaba cierto cosquilleo en mi entrepierna sin saber cómo explicar porque, ya para ese entonces no había estado con más de 2 chicos y eran contemporáneos conmigo.

Luego de ese día Marcos me saludaba cada vez que llegaba a mi apartamento, deje de sentirme observada cuando llegaba, empecé a sospechar de el, una noche llegue un poco tomada a mi edificio, como era de esperarse, Marcos estaba allí, en su puerta, esperando a saludarme.

Marcos: Hola Gaby!!

Con la valentía que me brindaron los tragos de más, le pregunto.

Gabs: Hola Marcos, oye, debo preguntar algo, tú me observas?

Marcos sorprendido por la pregunta responde con total sinceridad.

Marcos: Vaya, me has descubierto, siempre te he observado, cada vez que llegas o sales, la verdad es que me gustas mucho como mujer, esas sexis piernas y tú cara de niña mala me hacen desearte mucho.



Con sus manos Marcos sujeto mi cadera y me pegó a una pared mientras me miraba a las tetas como si deseara ahogarse en ellas, con sus grandes manos me sujeto mientras me empujaba contra la pared quedando yo sin escapatoria y sin ganas de escapar tampoco, me encantaba sentir como me apretaban esas grandes y fuertes manos, empecé a mojarme en seguida y decidida a culpar al alcohol si algo pasaba le besé la boca con tal deseo que pude sentir como su verga se iba haciendo cada vez más dura y grande.

Después de ese beso Marcos me llevo a las escaleras del edificio, allí bajo dos escalones y se arrodilló al mismo tiempo que mi falda subió hasta mi abdomen, mi coño estaba súper mojado, tocó mis pantys y yo no puede evitar no gemir, las arranco como si fueran de papel y mis piernas ya temblando se empezaron a mojar por tantos fluidos que bajaban por ellas, hasta ese momento no me había mojado tanto jamas en la vida, Marcos mantuvo de pie mientras se paseaba por mis muslos desnudos con sus manos, de repente sentí su rica lengua en mi coño apretado y todo se salió de control, empecé a pensar que alguien iba a subir y iba a vernos, pero esa rica lengua estaba haciendo maravillas en mi coño.

Gabs: aaahhh!!! Que rico!!! Sigue lamiendo!!!

Maldita sea que rico!!!

Marcos: esto es solo el comienzo, voy ha disfrutar esto muchisimo.

Marcos me decía esto mientras metía sus dedos en mi coño, primero uno, luego otro, escupía y chupaba mi coño al mismo tiempo y me iba a hacer explotar!!

Marcos: tu estás muy mojada y mi verga está súper seca.

Dentro de mi mood de perra entendí esto a la perfección, baje su pantalón y descubrí un nuevo vicio, una verga de un maduro!! Grande, venosa, palpitante y deliciosa, lo escupí, le hice una paja suave con ambas manos y termine mentiendo la punta en mi boca para chuparla, jugaba con sus bolas y mi lengua y seguía chupando, cuando estuvo bien mojado Marcos se sentó en un escalón y me sentó sobre el sin ningún esfuerzo, su verga entro en mi de un solo golpe, grite de dolor.

Gabs: aaaahhhh!!!! Me duele!!! Es muy grande!!! Mi coño es muy cerrado!!

Marcos: acostumbrate, sube y baja suave y disfrutalo…

Metía y sacaba su verga de mi coño que cada vez dolía menos y se mojaba más!! El sonido de los fluidos me llegaba a mis oídos y no podía creer lo mojada que estaba, olvidé por completo que era en unas escaleras de mi edificio donde me estaban cogiendo y solo pedía más y más verga.

Marcos: es hora de terminar con esto antes de que nos descubran perrita Gaby.

Gabs: por favor no lo saques!!! Por favor sigue!! Sigue!!! Aaaahhh!!! Que rico papi, metemelo más!!! Sigue dándome así de rico!!! Aaahhh!!

Marcos sujeto mi cuerpo y empezó a darme más fuerte y rápido!!! Demasiado fuerte!!! El sonido del choque de su cuerpo con el mío me tenía extasiada.

Marcos: Gaby me voy a correr!!! Dios!! Que rico coño de perrita tienes!!!

Gabs: córrete mi amor!!! Por favor, no pares!!! Aaaahhh!!! Sii!! Sigue!!!

Su lechita lleno mi coño apretado y adolorido al mismo tiempo que yo llegaba a uno de los orgasmos más ricos que me han dado!!

Gabriella

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *