Red Sexonet

Hablemos de sexo

  • En esta web, como su nombre indica, hablamos de sexo y publicamos fotos eróticas.
  • Aunque NO es un sitio de porno, no recomendamos su lectura a menores de edad ni personas con sensibilidad negativa a estos temas.
  • En esta web, como su nombre indica, hablamos de sexo y publicamos fotos eróticas.
  • Aunque NO es un sitio de porno, no recomendamos su lectura a menores de edad ni personas con sensibilidad negativa a estos temas.
Relaciones Pareja

El ‘ayuno sexual’: ¿Un nuevo método para relanzar tu vida sexual y la de tu pareja?

Si tú y tu pareja estáis atravesando por un momento en el que no tenéis demasiados momentos íntimos, lo más seguro es que tengáis una especie de presión por cumplir basadas en unas expectativas y prejuicios sociales. Normalmente, la frecuencia con la que se hace el amor resulta ser una buena vara de medir la pasión que existe entre una pareja romántica, pero a veces muchas parejas acaban practicando sexo sin pasión solo porque es lo que toca. Entonces, lo que a simple vista parece una solución acaba convirtiéndose en problema debido a que cada vez existirá una mayor insatisfacción sexual.

En algunos medios estadounidenses como Men’s Health ya se habla del “sex fasting” (“ayuno sexual”), aplicando la terminología del mundo de las dietas (el “intermittent fasting” o ayuno intermitente). Y, como el nombre indica, la tendencia va precisamente de eso: abstenerse de cualquier contacto sexual durante un tiempo determinado, sin caer tampoco en el riguroso celibato. “Un ayuno sexual puede variar en duración, desde una semana hasta algunos meses, dependiendo de lo que se quiera obtener de él”, asegura Alice Child, sexóloga estadounidense. “Algunas personas renuncian por completo a tener orgasmos, mientras que otras pueden tenerlos a través de la masturbación, pero nunca con su pareja”.

“Un descanso de la actividad sexual puede brindarte una nueva perspectiva y una revaluación de patrones sexuales potencialmente nocivos”

Entre los beneficios, obviamente, está el de conseguir recuperar la pasión que antes estaba presente entre los dos. Como cualquier cosa de la que abusamos más de lo que nos gustaría, al dejar de practicarla en teoría nos entrarían más ganas y volveríamos con las energías renovadas. “Algunos podrían buscar un reinicio físico y emocional”, asevera por su parte Melissa Cook, terapeuta sexual. “Un descanso de la actividad sexual puede brindarte una nueva perspectiva y permitir una revaluación de patrones sexuales potencialmente nocivos. Otros pueden buscar una liberación de energía mental para otras áreas de la vida”.

Una mejora… ¿a largo plazo?

Aunque no hay ninguna investigación que respalde los beneficios de abstenerse de cualquier contacto sexual en aras de mejorar la relación de pareja a largo plazo, nunca está de más poder experimentar. Del mismo modo, esto no quiere decir que haya que alejarse físicamente de la pareja, pudiendo compartir espacios íntimos pero sin llegar nunca al final. En teoría, está dirigido a fomentar más la química que hay entre vosotros si sabéis comunicaros en el plano emocional, ya que de algún modo estaréis esperando el momento en el que por fin os reencontréis en vuestra faceta íntima.

Es posible que uno de los dos no quiera cumplir con el plazo. Ante todo, se precisa una comunicación abierta y honesta entre ambos

Las expertas consultadas por la revista certifican que esto conduce también a un alivio de la presión o ansiedad por no poder rendir como a uno le gustaría. Mientras estáis en vuestra fase de ayuno, podéis pensar en nuevas aproximaciones sexuales que hacer cuando termine el plazo. Los sexólogos siempre suelen aconsejar a las parejas con problemas sexuales explorar facetas de su sexualidad, y en este caso sería lo mismo, pero sin llegar a ponerlas en práctica, solamente una vez acabe el período de abstinencia. Entonces, es fácil pensar que llegado el momento disfrutaréis tanto como al principio.

Hay un problema y es que seguramente uno de los dos no quiera o no sienta que puede llegar a cumplir con el plazo. En cualquier caso, como en todas las cuestiones de pareja, hay que tener una comunicación sincera, abierta y honesta para conocer bien los pensamientos y sentimientos del otro según vaya la marcha. De todos modos, habría que coger el ayuno sexual con pinzas, ya que no tiene por qué funcionar para todo el mundo. Pero lo que sí que es cierto es que como forma de experimentación sexual en común no está nada mal. Incluso aunque sea bajo el objetivo divertido de saber quién de los dos es el que aguanta más sin tocar al otro.